Los objetos de la guerra están dispersos

Las reliquias, documentos y representaciones de la Guerra del Pacífico están dispersos en toda Bolivia. El Museo del Litoral, el Museo de Historia Militar y algunas colecciones privadas -como la de Gastón Velasco, que tiene miles de documentos referidos al tema- son los principales repositorios nacionales que guardan los rastros de la guerra. En Chile se guarda la colección en la sala Guerra del Pacífico, en el Museo Naval y Marítimo de Valparaíso.

También en la misma sala se exhiben fotografías, acompañadas de biografías de los principales héroes navales de la Guerra del Pacífico, junto a objetos personales de sus héroes. Las vitrinas centrales enseñan reliquias de algunas naves que combatieron en este conflicto.

Los museos bolivianos, en cambio, conservan recreaciones y pinturas de los pasajes históricos y objetos de los personajes que protagonizaron el enfrentamiento. Son pocos los objetos que quedan, pues Bolivia contaba con escaso armamento. Las armas se importaban de Estados Unidos y Europa, como la artillería pesada y los fusiles. También se conserva una colección de espadas y sables utilizados en la época. Objetos de mucho valor histórico son las armas que se conquistaron del Ejército chileno.

Las representaciones son parte de la colección del Museo del Litoral, que tiene a Genoveva Ríos (quien escondió la bandera cuando iba a ser ultrajada), Juancito Pinto (que dejó el tambor y lo cambió por una escopeta) y al corneta Mariano Mamani (quien murió al pedir refuerzos). Las banderas de la época y los uniformes de guerra son también parte de esta colección.

» Volver
Inicio «
Historia
» Ver texto





Especial desarrollado por el equipo de Bolivia.com
Con textos e imágenes de La Razón
2004 © Todos los derechos reservados

Escriba a: prensabolivia@interlatin.com