Expositores

Con 500 bolivianos se halla una casa bien amoblada

Artesanías de mimbre, madera y venesta
se encuentran en la feria

  Las muñecas Barbie son las beneficiadas. No sólo pueden tener la sala, el comedor y el dormitorio equipados, sino un estudio con computadora o la piscina con sus muebles playeros. La cocina tiene la despensa llena y con alimentos de verdad.

  Karen Medina cumplió ayer, a sus 10 años, el sueño de una casa amoblada. A cambio de 200 bolivianos se llevó un juego de sala, uno de comedor y el dormitorio completo. En estos momentos, su muñeca Barbie —que Karen rebautizó como Ana— debe estar muy contenta en su domicilio de Cochabamba.

Todos los pequeños muebles son de mimbre. El comedor es para cuatro personas y el dormitorio posee una cama, un ropero, el peinador "donde pondré el maquillaje de Ana y la cómoda donde estará su ropa".

Los muebles en miniatura son un juguete, pero también pueden servir de adorno. En la Alasita los hay de todo tamaño y de diversos materiales. El mimbre fue ganando compradores en los últimos años, como lo demuestran las ventas de Nora de Loza, una de las primera artesanas que llevó este rubro a la feria.

Loza es la propietaria de la mimbrería y del puesto ubicado en el sector Decanos. Ella dice que cada miniatura le toma un día de trabajo.

Los juegos de comedor tienen cuatro sillas acolchonadas y una mesa. Los roperos poseen dos diseños según lleven o no espejo en las puertas de manija en forma de argolla; en su elaboración se combina con venesta y pedazos de madera para sostener los colgadores.

Las cómodas tienen cajones que están barnizados y pueden servir de joyeros.

Los costos varían de acuerdo a los detalles que enriquecen cada objeto. Por ejemplo los juegos de comedor y sala valen entre 30 y 45 bolivianos, los roperos y las cómodas 40, los peinadores 28 y las camas 45.

Como oferta ya tradicional está el mobiliario de madera y venesta. Este año la novedad son los televisores, los equipos tres en uno y las computadoras, cada una con su respectivo mueble.

El artesano Humberto Vargas realiza miniaturas para todas las estancias del hogar. Hace casas amobladas de muñecas Barbie que tienen hasta dos pisos.

La casa con la cocina, el juego de baño, la cama, el televisor, la sala y el comedor  vale Bs 500.

Los juegos  vienen en dos tamaños. Los más pequeños son para el Ekeko y no sobrepasan los cinco centímetros . Claro que los más requeridos por las niñas  son los muebles para jugar que llegan a medir hasta 20 centímetros de alto.

También hay playeras que compran las pequeñas para cuando haga sol y sus Barbies tengan que broncearse a la orilla de sus piscinas.

Un peinador de madera que lleva detalles en el borde del espejo y roperos de puertas talladas son la atracción de la gente que pasea por el sector Decanos.

En cuanto a precios hay para elegir. Las camitas más pequeñas, que no pasan de los cinco centímetros, cuestan dos bolivianos. Un mueble con la computadora incluida está a 20 bolivianos; un televisor con el minicomponente y dos parlantes ya acomodados en su mueblecito está a 15.

 El juego de dormitorio con la cama, el tocador y un ropero cuesta 20, lo mismo que una cómoda, una vitrina y el comedor con cuatro sillas y su mesa. El mismo precio tiene la sala con un sofá grande y dos sillones pequeños más la mesa.

Para un cuarto de lectura o un estudio se ofrecen los estantes a 15 bolivianos y el escritorio a 10. Claro que más barato resulta  organizar una oficina con el escritorio, el librero y la gaveta que valen 30 bolivianos.

Pero no podía faltar el bar que debe estar ubicado en la sala y contener toda la variedad de bebidas como champán, singani, whisky y cerveza entre otros.

Algunos bares son tan pequeños que sorprenden: uno mide como tres centímetros y tiene de todo. Otros son ideales para el hogar de Ken, el novio de Barbie.

 La cocina completa

El sector Cochalas tiene algunos trabajos en mimbre, pero sobre todo es la madera la que destaca en miniaturas para la cocina: los usleros pequeños y los cubiertos para la mesa, también las tablas y el mazo para machucar la carne.

Lo que va desapareciendo son los implementos de cocina y baño que antes se hacían en yeso. Permanecen algunos inodoros.

La hojalata se mantiene para las cocinas a gas, con hornos y con el menaje incluidos. También para los refrigeradores que pueden llevar dentro conservas y algunas carnes de porcelana.

Y por supuesto no faltan los productos de abarrote: saquillos de azúcar, arroz, fideos, latas de leche, cajas de cereal, conservas, fósforos y toda la variedad de alimentos con las marcas de moda. También se observan atados de yute que contienen pequeñas tuntas, chuños y papas.

Así, quién no va a jugar a la casita como si fuera de verdad.



Inicio | Editorial 
| Política | Internacional  | Economía | Sociedad | Arte y Cultura  Deportes 
Turismo
| Bolivia en internet | Entretenimiento | El sabor de Bolivia | Correo electrónico | Bolsa de trabajo  
Tecnología | Especiales | Horóscopo | Bolivida | SOAT | Postales


Envíe sus comentarios a: / Send your coments to: soporte@bolivia.com

Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano, es una entidad comercial privada.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia, it is a privately held company.

Reglas Generales

Bolivia.com es una marca de Interlatin Inc.
Bolivia.com  is a trademark of Interlatin Inc.

Información legal
Legal Information

Acerca de Interlatin
About Interlatin

Pan American Marketing

 

Visite / Visit: Ir a PERU.COM Ir a COLOMBIA.COM

©  BOLIVIA.COM®  2000-2001,  Inc.  Derechos reservados.