Lorenzo Carri: "La radio está vigente"
 Fermin Roque: hizo de los controles su profesión

 

El día del radialista tiene en
Mario Castro a su mentor

Hablar sobre el día del radialista significa mencionar que Mario Castro, Director de Radio Cristal, fue el impulsor del festejo de esta fecha hace 41 años.

En 1960 se llevó a cabo el Primer Congreso Nacional de Trabajadores de Radio donde, además de contar con la presencia de delegados de todo el país, llegaron profesionales de Chile, Paraguay, Argentina, México y España. Fue ahí donde nació la idea.

"En ese momento, ante la perspectiva de la presencia de la televisión, se amplió la estructura de esta organización y el nombre mismo y desde entonces se llama Federación de Trabajadores de Radio y Televisión. A ese primer congreso asistieron muchos delegados del interior, mucha gente muy calificada de la radiodifusión", recordó.

En ese congreso Castro fue elegido como presidente del congreso por unanimidad y fue a iniciativa suya que se instituyó el 19 de marzo como el día del radialista según él mismo explicó.

"Yo fui elegido presidente pero ya había una antesala de organización muy cuidadosa y ahí tuvo mucho que ver un importante hombre de radio que ha muerto ya: Hugo Sánchez Careaga, quien fue el de las grandes iniciativas de organizar este congreso junto con otro hombre de radio que también ha fallecido: Carlos Hinojosa Monje", rememoró.

La radio es su pasión

Al preguntarle sobre los años que trabaja en radio, Mario Castro se limitó a decir que desde sus 16 años está inmiscuido en el mundo de las grabaciones y los micrófonos.

Con su acostumbrado timbre de voz melodiosa, Castro rememora los años que le ha dedicado a la radio y los años que todavía le dedicará. "Sin precisar los años piense usted que está frente a un hombre ya con canas que empezó en la radio siendo estudiante de secundaria", comentó

La palabra no morirá

A la pregunta de si la radio ha perdido vigencia como medio de comunicación, el Director de Cristal enfatizó "que la virtud de la palabra no va a ser eclipsada de ninguna manera", a pesar que la presencia de la televisión le es desfavorable.

"Es cierto que por lo atractivo que pudiera ser un medio combinado audiovisual se le reste importancia a la radio, pero perder vigencia de ninguna manera más aún en un país como el nuestro en el que la radio suple la carencia de una buena infraestructura. Un país desvertebrado por la falta de caminos como el nuestro se vincula a través de la radio aún desde los más apartados rincones".

Y si se habla de radio no hay que dejar de mencionar las transmisiones deportivas donde el oyente tiene en la radio a un compañero aún en estos días de elevada tecnología. Castro señaló que dentro del área urbana la televisión tiene vital preponderancia en el deporte, pero en las áreas alejadas la radio conserva su vigencia.

"Allí donde inclusive no hay electrificación, el radio transistor hace posible que se pueda escuchar una transmisión".

Las cosas cambian

La radio, como cualquier otro medio de comunicación, evolucionó con el transcurrir del tiempo y el crecimiento de la tecnología. No obstante de esa evolución, Castro consideró que existen muchos géneros radiofónicos que se han perdido

"Los géneros como el radioteatro con obras unitarias, las dramatizaciones, la radionovela que puede ser episódica se han perdido. Teníamos relatos dramatizados que recurrían a efectos especiales que inclusive hoy se utilizan en el cinematografía ya que hay ingenieros que no tienen todo pregrabado. A veces se recurre a efectos hechos manualmente como el sonido de la marcha de una locomotora y el cabalgar de caballos".

Asimismo, la proliferación de medios y la falta de recursos económicos han influido -a decir de Castro- en el desarrollo de la radio. "Tenemos muchas radios que, en relación con la densidad demográfica que tenemos, tendrían que repartirse la audiencia con índices bajos", dijo.

Un mensaje

Mario Castro aprovechó la oportunidad para mandar un mensaje  a los nuevos profesionales de comunicación y sus colegas.

"A las nuevas generaciones decirles que, a pesar de los estudios realizados, la culturización se debe realizar constantemente. A mis colegas que están todavía en el escenario, mis congratulaciones", concluyó

 

" La radio no ha perdido vigencia,
sólo unas horas": Lorenzo Carri

A quienes siguieron la radio a principios de la década de los 60 no les debe resultar extraño el nombre de Lorenzo Carri, radialista cuya experiencia la supo plasmar en programas de gran audiencia como El Informal.

Hoy, día del profesional del micrófono, Bolivia.com quiere rendirle un sencillo homenaje a quienes, a través de la palabra, supieron marcar historia en la vida del país.

Para Lorenzo Carri, hablar de radio implica hablar del viejo periodismo que se ejercía en Bolivia. Implica hablar del trabajo "casi heroico" que realizaban los periodistas - como él mismo mencionó - y de la programación que se tenía en aquella época.

"Yo viví la radio intensamente y en algunos casos como una fuente de trabajo entre 1960 y 1980, estoy hablando de 20 años atrás, estoy hablando de la radio en La Paz que por entonces llevaba una eminente ventaja sobre las radios de otras partes del país pese a que, tanto en ciudades como Sucre, Potosí, Oruro, como en los centros mineros con la Radio Nacional de Huanuni y en Cochabamba; hubo radio mucho antes de que yo comenzara el trabajo", recordó Carri

Un trabajo sacrificado

Al preguntarle si la radio cambió con el transcurrir de los años, Carri no dudó en afirmar que sí, sobretodo porque  las limitaciones eran más notorias hace 20 años, pero la programación era más abundante y eso - a juicio de Carri - se ha perdido hoy en día.

"La radio tenía en los años 60, y yo diré que buena parte de los 70, un papel primordial. Era casi un trabajo heroico por recordar el hecho de que se informaba sin contar con agencias internacionales y nacionales en prensa y había que buscar la noticia. Era la época de las primeras grabadoras pesadas, difíciles de portar, de manejar, tan diferentes de las actuales. La programación podía parecer más ingenua, pero la radio boliviana tuvo aciertos, tuvo un liderazgo considerable que, en definitiva, casi lo ha perdido", sentenció. La radio cambio, pero la esencia de la misma aún se mantiene. En ese marco, Carri quiso rendir un homenaje a dos estaciones radiales que para él siguen dando ejemplo en la radiodifusión nacional: Fides y Panamericana.

El recuerdo de El Informal

Nueva América albergó en los años 70 a cuatro personalidades que en ese momento  se constituían en un referente de la radio nacional. Raúl Salmón, su hijo Martín, Nilda Lafaye y Lorenzo Carri se reunieron para producir El Informal.

"Confieso que siempre me han gustado los programas en vivo que no tengan una estructura rígida, que de pronto se dejen llevar por la emoción, el comentario, la pasión , etc. En El Informal eso ganó terreno porque escuchábamos a la gente por teléfono o por cartas simplemente, porque de pronto dejábamos escapar nuestros pensamientos que eran muy diferentes, etc. Cito ese programa como a uno al que le guardo un cariño muy especial".

Asimismo, Carri comentó sobre otro programa que marcó época a fines de los años 70 en radio Cristal: Caminata. El referido programa tenía el horario de 8.00 a 13.00 y contaba con información, música y comentario, entre otras cosas. En ese programa -dijo- dio sus primeros pasos Carlos Mesa Gisbert.

"La inteligencia de Mario Castro permitió crear un programa de radio de cuatro a cinco horas de duración en el que participaban mucha gente. Allí comenzó a dar los primeros pasos Carlos Mesa Gisbert, quien llegó a un acuerdo con Mario Castro en el resumen final de noticias que iba de 12 a 13, donde se repasaba información que se desarrollaba en el transcurso de la mañana o las que se presumía iban a producirse más tarde y Carlos adelantaba juicios, hacía apuntes, comentaba, una cosa que el perfeccionó en la televisión".

Una radio que no se muere

Para Carri, la televisión le ha quitado un espacio fundamental a la radio, pero eso no ha impedido que la gente siga utilizando este medio de comunicación para informarse y entretenerse

"Basta con ver a quienes andan por la calle con un aparato de radio, quienes andan en un vehículo. La radio no ha perdido vigencia, creo que ha perdido algunas horas, creo que se entregó sin luchar en algunas horas que la televisión le disputó, creo que hay menor cantidad de programas que atraigan al público, creo que se hace menos trabajo de prensa por el aspecto económico", puntualizó.

En ese contexto, el conductor de Estudio Abierto recordó que anteriormente existían departamentos de prensa muy bien constituidos, pero que con el paso del tiempo se han dedicado más a la música. "Ahora se dedican a lo fácil, a poner música con animadores de radio que lo único que piensan es animar de la manera que ellos creen. No creo que la radio haya perdido la batalla definitiva, creo que todavía está en condiciones de dar pelea", acotó.

Su experiencia en deportes

Carri cataloga como una experiencia rica y apasionante su incursión en el periodismo deportivo radial. No obstante, destacó que con el tiempo se ha ido perdiendo la puntualidad, la profundidad en el relato y la opinión con la que se manejaban los temas deportivos  en años pasados.

"Yo recuerdo programas deportivos que no se limitaban a buscar en los diarios su fuente de información, hoy me avergüenza que haya gente en el micrófono que lea el diario y no sea capaz de decir que pertenece a La Razón, a la Prensa, a El Diario, me avergüenza realmente", dijo a tiempo de recordar que su generación era de las que buscaban las noticias y citaba a las fuentes.

Las transmisiones del automovilismo y las jornadas de fútbol le vienen a la memoria ya que marcaron presencia en su vida como periodista radial. Y en esa remembranza del pasado, Carri quiso mencionar a uno de los personajes pioneros de las transmisiones deportivas.

"Cito a un hombre que a veces es olvidado injustamente y que no quiero dejar de mencionar: Mario Vargas Rodríguez , un líder y un maestro en las transmisiones deportivas. Yo no creo que haya muchos en la historia de las transmisiones deportivas de radio que hayan igualado la capacidad que Cucho tenía para dirigirse a sus oyentes. Rindo un homenaje a un hombre que fue para mi una ayuda extraordinaria y un compañero memorable" concluyó.

 

Fermín Roque:
26 años como operador de radio

Inició su trabajo como técnico de radio a iniciativa de su hermano hace 26 años en Catavi. Fermín Roque nunca pensó en trabajar en radio, pero se siente satisfecho por el camino recorrido en este campo.

Trabajó en radios como Nueva América, San Gabriel. Progreso y 21 de diciembre de Catavi. Su experiencia le permitió llegar a Radio Panamericana, estación en la que trabaja hace 14 años.

"Mi hermano, que ya producía un programa para niños en Catavi, me invitó a ser su técnico y desde ahí que nació mi afición por este trabajo", recordó.

Un trabajo en vivo

Roque señaló que el trabajo que se hacía en la radio cuando él empezó era más artesanal. "Los efectos y las mismas cortinas las hacíamos en vivo. Había muchas maneras de hacer el sonido del agua, del viento, de un trueno, de un golpe, teníamos que hacerlas nosotros. Los efectos eran propios, utilizábamos las manos, el papel celofán, hacíamos caer la piedra de manera normal. No había los fabulosos efectos que ahora tenemos en la computadora".

De igual manera, Roque rememoró que la publicidad también se la hacía en vivo y que mucho dependía de la habilidad del locutor para que todo salga bien. Además,

"En esa época trabajábamos con grabadoras 7/7 sony. Teníamos que envolver cada jingle de 30 segundos con una breve cortina, teníamos que volver a armarla para sacarla al aire, era un trabajo de habilidad del operador porque no había  esa secuencia de jingles. El locutor era un verdadero artista y teníamos que hacer malabares para realizar los programas", acotó

Ahora -dijo- la tecnología permite que el trabajo se simplifique y con apretar dos o tres botones todo está ecualizado.

Trabajo con locutores destacados

En el camino transitado por Roque los locutores fueron parte importante del trabajo que desarrolló a lo largo de tantos años. Para él, cada persona tiene que cumplir una función específica por lo que el locutor tenía un apoyo fundamental en el operador de radio 

"Yo tengo un recuerdo de un señor que hacía promoción de música, el señor Oscar Patiño. Además me vienen a la memoria Gregorio Serrano, Lalo Lafaye y Jorge Hoffman, con quien trabajé en las minas".

La radio tuvo especial preponderancia en las minas ya que servía de medio de difusión de las reinvindicaciones sociales y económicas de los mineros, ambiente del que Roque participó cuando se inició en la radio.

Trabajo serio

Para Roque, el ser operador de radio representa un trabajo serio y responsable. Es por eso que reflexiona sobre la necesidad de especializar las funciones en una estación de radio. Y ese es el mensaje que él quiso enviar a sus colegas hoy, que es el día del radialista

"Hoy en día ya no existen operadores que trabajen sólo en eso, ahora el locutor también es operador. Anteriormente la radiodifusión tenía las funciones de producción, discoteca operador, locutor, secretaria; hoy en día uno que sabe hablar bien y sabe mover dos botones cree que lo sabe todo pero no es así", sentenció.

Es por eso que Roque busca rescatar el trabajo del operador para realizar un trabajo digno dentro de la radio

 


página inicial

 

Especial elaborado por el departamento de prensa de Bolivia.com

Jefe de Prensa: Fernando Cabezas
Fuente de Fotografías: Bolivia.com
Diseño Gráfico y Programación: Erik Cerruto

Prensa@bolivia.com

Bolivia.com  Derechos Reservados 2001