Historia de un enano jiboso que se transformó en un ser regordete llamado Ekeko
Recientemente recuperado de una operación ocular, el arqueólogo e investigador, Carlos Ponce Sanjinés explica cuáles son los orígenes del Ekeko, cuya aparición surge conjuntamente con la cultura tiwanacota.
Un ser enano que se asemeja más a un amuleto que provee de bienestar y dones a los indios. Esa es una de las tantas conceptualizaciones que se le ha asignado a este estatuilla que, a decir del especialista, sufrió cambios en cuanto a su representación, más no así en lo que se refiere a su significado. >>>


El Ekeko y la Alasita
Pequeño, casi enano, fuerte (mastuco en lenguaje criollo), de ralos bigotes, fumador empedernido, con lluchu y sombrero, cargado de innumerables productos de la canasta familiar y de otros que también son necesarios para la vida y comodidad de la familia, el Ekeko, ancestral figura de la cultura paceña sigue entronado en la fiesta de la Alasita.
Todo se hace a su nombre, nadie compra nada sin pensar en que éste dios de la abundancia (significado castellano de la voz aimara ekeko) lo hará realidad en el transcurso del año. >>>

 

 

Historia|Expositores|La Feria |Fotografías|El Ekeko |Notas|Inicio

Especial desarrollado por el equipo de Bolivia.com
Prensa@bolivia.com

Bolivia.com  Derechos Reservados 2002