Poemas
A MI MADRE
Alejandro Latorre Quintanilla
(Chile, 1961)

Generosa Oceanía de silencios
tu palabra de amor me levantó
más allá de mis plegarias de luz,
grabando en mármol azul, tu voz
que en mi boca crepuscular anidó
la esencia total de tus sentimientos.

La clara concepción de tus caminos
me lleva transparente por las sombras,
recojo el mensaje de la vida
que en el bautismo de mis días,
tus ojos grabaron en mi memoria.

Así, soy en ti, la poesía
tu sacrificio y tu dolor me marcaron
y forjaron en mí el concepto de la hombría
tus azules manos artesanas tallaron en mí
la verdad, el trabajo y el honor.

Día a día seguí tus lágrimas
y noche tras noche caminé tus oraciones;
te vi caer de las sombras del cansancio
cuando la noche rompía tu fortaleza,
y al segundo de tu entrega
vi alzarse tu estatura astral
en la galaxia de la vida y de la muerte.

Y hoy que soy un universo de luz,
y un huracán desmedido de ilusiones,
vivo la pasión y el amor
con la misma intensidad que has vivido tu dolor;
admiro tus batallas, madre mía;
como silueta dibujada en el océano azul
con la presencia inconfundible de la luz.

Soy en ti la prolongación rumorosa de tus sueños
y la voz universal de seis corazones invisibles,
que hacen presente el homenaje de amor
en el reino silencioso de tu entrega total.

A MI MADRE
Edda Aguilera de Arce
(Bolivia, 1927 - 1997)

Por los campos azules
caminaba mi madre
transparente y diáfana
como tarde de abril.

Al rasgarse una nube
la vi cual una diosa,
mas bella que la aurora
mas bella que la flor.

Sus ojos al mirarme
irradiaban dulzura,
y me tendió sus brazos
con infinita ternura.

No pude contenerme,
la llame suplicante:
Madre, madre, -le dije-
! Mi madrecita amante...!

Los sollozos me ahogaban,
de mis ojos las lágrimas
por mi cara corrían
y la tierra reseca, humedecían.

"No llores, hija mía
- oí que me decía-
No llores, hija mía,
turbas mi corazón"

Vi por un instante
nublarse su semblante
y tuve mucho miedo
verla desaparecer.

! Oh, madre, madre santa !
no quiero verte triste,
lo único que quiero
es irme allá con vos.

Pues, sé que son las madres,
amor de los amores,
los ángeles custodios
y el corazón de Dios.

CANTO DE LOS 5 ELEMENTOS
Sergio Rambla Márquez
(Lima, 1971)

A ti mujer de años luz,
a ti mujer de años mil.

Tu luz, tu sombra, tu esfuerzo, tu paciencia.

Años luz colmadas de inocencia, tierra.

Consejo, sabiduría, ganas de vivir, agua.

No hay nadie como tú, única en tu género, certera, viento.

Como un fiero ser en defensa tus críos, libre, tolerante, fuego.

Cuantas noches de desvelo, de lunas interminables, madre

El amor que nunca traiciona, transparente, viene de ti.

A ti mujer de segundos, minutos,
a ti mujer de años luz.

MADRECITA MÍA
Gabriela Mistral
(Chile 1889 - Nueva York 1957)

Madrecita mía,
madrecita tierna,
déjame decirte
dulzuras extremas.

Es tuyo mi cuerpo
que juntaste en ramo,
deja revolverlo
sobre tu regazo.

Juega tú a ser hoja
y yo a ser rocío,
y en tus brazos locos
tenme suspendido...

Madrecita mía,
todito mi mundo,
déjame decirte
los cariños sumos...

UNA MUJER
Ramón Angel Jara
(Chile 1930,Obispo chileno)

Hay una mujer que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor, y mucho de ángel por la incansable solicitud de sus cuidados; una mujer que, siendo joven, tiene la reflexión de una anciana, y en la vejez, trabaja con el vigor de la juventud; una mujer que, si es ignorante, descubre los secretos de la vida con más acierto que un sabio, y si es instruida, se acomoda a la simplicidad de los niños; una mujer que siendo pobre, se satisface con la felicidad de los que ama, y siendo rica daría con gusto su tesoro por no sufrir en su corazón la herida de la ingratitud; una mujer que siendo vigorosa se estremece con el llanto de un niño, y siendo débil se reviste a veces con la bravura de un león; una mujer que mientras viva, no la sabremos estimar, porque a su lado todos los dolores se olvidan, pero después de muerta, daríamos todo lo que somos y todo lo que tenemos por mirarla un solo instante, por recibir de ella un solo abrazo, por escuchar un sólo acento de sus labios.

De esta mujer no me exijáis el nombre, si no queréis que empape con lágrimas vuestro álbum, porque ya la vi pasar en mi camino.

Cuando crezcan vuestros hijos, leédles esta página y ellos, cubriendo de besos vuestra frente, os dirán que un humilde viajero en pago del suntuoso hospedaje recibido, ha dejado aquí, para vos y para ellos, un boceto del retrato de su madre.

LAS MANOS DE MI MADRE
Alfredo Espino Ahuachapán
(El Salvador 1900-1928).

Manos las de mi madre, tan acariciadoras, tan de seda, tan de ella, blancas y bienhechoras...
¡Sólo ellas son las santas, sólo ellas son las que aman, las que todo prodigan y nada me reclaman!
¡Las que por aliviarme de dudas y querellas me sacan las espinas y se las clavan ellas.

Para el ardor ingrato de recónditas penas,
no hay como la frescura de esas dos azucenas.
¡Ellas cuando la vida deja mis flores mustias
son dos milagros blancos apaciguando angustias!
Y cuando del destino me acosan las maldades,
son dos alas de paz sobre mis tempestades...

¡Ellas son las celeste; las milagrosas, ellas,
porque hacen que en mi sombra me florezcan estrellas!
Para el dolor, caricias: para el pesar, unción:
¡son las únicas manos que tienen corazón!
(Rosal de rosas blancas de tersuras eternas:
aprended de blancuras en las manos maternas).

Yo que llevo en el alma las dudas escondidas,
cuando tengo las alas de la ilusión caídas,
¡las manos maternales aquí en mi pecho son
como dos alas quietas sobre mi corazón!
¡Las manos de mi madre saben borrar tristezas!
¡Las manos de mi madre perfuman con ternezas!

Especial desarrollado por el equipo de Bolivia.com
Textos y fotos: La Razón, El Nuevo Día, Bolivia.com
Escriba a: prensabolivia@interlatin.com

Bolivia.com © Derechos Reservados 2003