Bolivia.com La Paz Miércoles, 24 / Ene / 2018

Bolivia: inflación y crecimiento para 2018

Archivado en Economía

La gestión del presidente Evo Morales no está exenta de controversias y de opiniones encontradas, y a pesar de lo cercanas que están las elecciones de 2019, es notable el crecimiento económico de Bolivia.

Bolivia: inflación y crecimiento para 2018
Foto: ABI

Se prevé que en 2018, será el país sudamericano con más crecimiento, en tanto que Latinoamérica sufrirá una contracción menor.

Echemos un vistazo a puntos álgidos que pueden ayudarnos a entender mejor razones fundamentales de la estabilidad y crecimiento de la economía boliviana: el esfuerzo para controlar la inflación y si se tiene allanado el camino para un crecimiento sostenible.

Inflación: ¿desempeño notable?

Según el Banco Central de Bolivia (BCB) la inflación en el país cerró en 2017 con un 2,71%, además, el INE (Instituto Nacional de Estadísticas) afirma que fue la cifra más baja en diez años. Varios expertos mencionan la fortaleza de la moneda boliviano, aunque no exenta de desafíos este año.

El viceministro Sergio Cusicanqui, manifestó que el gobierno ha implementado una política expansiva de gran impacto para apoyar el crecimiento de la economía, además, medidas cambiarias fijas respecto al dólar han ayudado a evitar en 2017 una excesiva presión inflacionaria.

Además, Luis Ballivián, exfuncionario del BCB, afirmó que "Una inflación baja promueve el uso eficiente de los recursos productivos, disminuye la incertidumbre. Una baja inflación incentiva la inversión. Este indicador registrado en Bolivia se dio porque se manejaron acciones de contención que mantuvieron estable la inflación"

Entre las acciones de contención que mantuvieron a raya la inflación, cabe destacar las políticas llevadas por el gobierno en cuanto a hidrocarburos (el cambio de la política de impuestos para aumentar los ingresos del Estado, gestionándolos de acuerdo a los requerimientos de la economía), y el ahorro y administración equilibrada de los ingresos por materias primas.

Crecimiento para 2018: ¿Escenario sin retos?

Un buen panorama se dibuja para Bolivia en cuanto a su economía, y por ende avanzará en su desempeño su moneda. No obstante, analistas como Pablo Cuba, Jorge Lazarte y Armando Méndez, tienen sus reservas y advierten que la nación debe prepararse bien para afrontar retos como abrir nuevos mercados, tratar de disminuir su conflictividad política y reducir su déficit fiscal.

Al respecto, Pablo Cuba afirma en relación a la apertura: “Si la tendencia es a que Bolivia no cambie su política comercial exterior y no se abren nuevos mercados, dependeremos mucho de China. Esa dependencia implica tasas de interés más altas, plazos cortos, pocas posibilidades de generar empleo, porque son créditos amarrados a contratar empresas chinas, etc”.

Jorge Lazarte, respecto a la conflictividad política, señala: “Es decir: conflictos que nacen en un determinado lugar y que van poco a poco creciendo debido a que el Gobierno no los enfrenta a tiempo y no sabe negociar, en un clima general de un creciente descontento en el país. Los conflictos nucleares se convierten en canales de salida, de expresión, de ese descontento. (…) Puede ser un año muy convulsionado en lo sociopolítico, porque aún los conflictos con demandas estrictamente sociales no dejan de transmitir un malestar político creciente, sobre todo en las ciudades y sectores de clase media”.

Por su parte, Armando Méndez sostiene que: “la deuda externa va a aumentar porque el déficit fiscal de 2018 es bastante fuerte (7,8 por ciento del Producto Interno Bruto). Ese déficit fiscal se va a financiar fundamentalmente con deuda externa. Así se sostendrá el gasto público programado para este año”.

El 2018 se perfila como un gran año para Bolivia, sin embargo, los responsables de su crecimiento deben adaptarse a los retos ineludibles que están en puerta.