Actualización: Jue, 20 / Nov / 2014 9:40 am
Jueves, 20 / Nov / 2014
Media: 4

Federer buscará su último gran reto en la final de la Copa Davis ante Francia

 El inmaculado currículum tenístico de Roger Federer solo tiene una mancha, que está dispuesto a borrar este fin de semana, y tras días de incertidumbre por una lesión de espalda, el suizo participará en el asalto a la anhelada Copa Davis frente a Francia.

Federer buscará su último gran reto en la final de la Copa Davis ante Francia
El capitán del equipo suizo Severin Luethi posa con los tenistas Roger Federer y compañeros. EFE

La presencia del número dos del mundo, confirmada hoy antes del sorteo de los partidos, le da una nueva dimensión a la final, que sin él parecía tener claro color francés.

Finalmente Federer, que se ha entrenado suavemente estos días en la sede de la final, Lille (norte de Francia), buscará su primera Ensaladera formando un equipo temible junto al número cuatro del mundo, Stan Wawrinka.

Pero Suiza tendrá delante no solo a los jugadores franceses, sino a las 27.000 gargantas que prometen convertir en un infierno el Estadio Pierre-Mauroy y que abren todavía más el pronóstico de la final.

El francés Jo-Wilfried Tsonga abrirá el fuego el viernes a las 14:00 hora local (13:00 GMT) frente a Wawrinka en un partido de imposible pronóstico, y de antecedentes muy igualados (3-2 para el francés).

A continuación debería debutar Federer frente al número 19 del mundo, Gael Monfils, a quien ha batido en ocho ocasiones, frente a solo dos derrotas, aunque en su último encuentro, en el US Open, el francés lo llevó al límite en cinco sets.

El sorteo ha concedido una pequeña ventaja adicional a Suiza, ya que si Wawrinka gana el primer duelo del viernes y Federer no se halla plenamente recuperado de sus molestias, este podría descartarse en su debut y reservarse para la jornada del domingo contra Tsonga.

Hasta una hora antes del partido, Suiza librará presumiblemente una guerra de nervios contra Francia, pendiente sobre la alineación del jugador leyenda.

El sábado, a partir de las 15:30 hora local (14:30 GMT), las parejas Julian Benneteau-Richard Gasquet (FRA) y Marco Chiudinelli-Michael Lammer (SUI) librarán la batalla de dobles, aunque los capitanes también podrán variar en este caso las formaciones hasta una hora antes del encuentro.

Para la última jornada quedarían los enfrentamientos directos entre los números uno, Federer y Tsonga, y dos, Wawrinka y Monfils, de cada equipo, si es que la final todavía no se ha decantado de ningún lado.

Federer ha vencido en 11 ocasiones a Tsonga, quien a su vez lo ha batido en cinco partidos, mientras que la balanza entre Monfils y Wawrinka está mucho más equilibrada, con dos triunfos por cabeza.

Suiza llega a la cita en cierto estado de convulsión, no solo por la duda hasta última hora de su gran estrella.

Las aguas bajan turbias por el vestuario helvético después de que la esposa de Federer, Mirka, tuviera un roce público con Wawrinka en pleno partido de semifinales del pasado Másters en Londres.

Pero Federer, viejo amigo de su compañero de equipo, parece demasiado interesado en no dejar escapar esta oportunidad de agarrar la Ensaladera, quién sabe si la última que pasará delante de su puerta.

"No corro un riesgo enorme si juego mañana. Confío en mi cuerpo, soy optimista", declaró hoy el suizo, algo que Monfils recibió con una sonrisa de resignación. "Si Federer ha decidido jugar, es que se siguiente preparado para ganar", dijo.

La camaradería reina entre ambos equipos, como recuerda el semanario satírico francés "Le Canard Enchainé", por razones que van más allá de lo deportivo.

No en vano, de alguna forma la final enfrentará a Suiza contra la propia Suiza, si hay que atenerse al lugar donde los jugadores tienen su residencia.

Los cinco componentes del conjunto francés (Tsonga, Monfils, Benneteau, Gasquet y Simon) viven en diferentes ciudades suizas, lo que hace concluir al semanario que el verdadero triunfador de esta edición de la Davis será el fisco helvético. EFE

Media: