Actualización: Dom, 03 / Dic / 2017 6:26 pm
Domingo, 03 / Dic / 2017
Media: 4

El caviar, ¿cómo incluirlo en el menú de Año Nuevo?

Tags: Caviar Navidad

Pocas delicatessen tienen más adeptos que el auténtico caviar. Y eso que este alimento no es más que huevo de pescado salado, aunque con un sabor delicioso. Desde la Antigüedad, el caviar simboliza riqueza y poder. 

  • El caviar, ¿cómo incluirlo en el menú de Año Nuevo?

    Foto: Pixabay

  • El caviar, ¿cómo incluirlo en el menú de Año Nuevo?

    Foto: Pixabay

  • El caviar, ¿cómo incluirlo en el menú de Año Nuevo?

    Foto: Pixabay

Se cree que los persas fueron los primeros en comer caviar regularmente, ya que consideraban que potenciaba la fuerza física. Para los romanos, estos huevitos de pescado tenían incluso poderes curativos.

No se preocupe: no debe tener remordimientos si incluye esta delicatessen en su menú. Hoy día se puede conseguir caviar auténtico de la acuicultura.

En otros tiempos, la sobrepesca y las aguas contaminadas hicieron que el caviar tuviera mala prensa. En todo el mundo se redujeron sus existencias.

Como consecuencia, se redujo cada vez más el caviar salvaje y el precio se fue por las nubes. A fines de los 90 se notó una caída abrupta. El esturión, del cual se obtienen los huevos, se encuentra actualmente entre las especies amenazadas y está protegido. Las últimas cuotas de pesca legal son de 2008.

El esturión es una especie originaria de los ríos y lagos del este de Europa y centro de Asia y se estima que existen unas 25 variedades.

Sin embargo, el caviar clásico ya es historia. Por eso, la carne de esturión y el caviar de granja son, según los expertos, una buena alternativa. Después de años de experimentación, el caviar de cultivo y el salvaje tienen casi el mismo gusto. También se ha impuesto la hueva de salmón como alternativa, que se conoce como caviar rojo.

Para reconocer un buen caviar de granja, hay que estar atento a ciertas señales. No debe ser oleoso, ni húmedo, sino más bien seco. También tiene que tener un sabor claro, ligeramente similar a la yema de huevo fresca. No debe tener un sabor mohoso o fuerte a pescado. Los conocedores suelen tomar una porción entre el pulgar y el índice y luego se la llevan a la boca. Si no queda olor en la mano y tampoco una película oleosa, quiere decir que es fresco.

La calidad de los huevos se define, además de por su sabor, por su contenido de sal. La sal hace que duren más. A veces se añade también bórax para su conservación, o se lo pasteuriza y se lo vende en frascos de vidrio.

Servirlo es bien fácil. Hay pocos alimentos que se puedan disfrutar metiendo simplemente una cuchara en el frasco o la lata. Lo mejor es comerlo puro de la lata, que se coloca sobre hielo. La luz y el calor perjudican la calidad del caviar. También se recomienda abrir la lata poco antes de comer y no usar cucharas de metal para no oxidar el caviar.

Para una entrada, sirva 10 a 15 gramos de caviar con nata y papas hervidas. También queda rico con remolachas tibias y nata. O sobre una tostadita de pan.

DPA

Media: