Fiestas Tradicionales
Semana Santa en Moxos | Todos Santos en los Andes | Alasitas y el Ekeko | Gran Poder | Anata Aymara | Carnaval en Santa Cruz | Carnaval en Cochabamba | Carnaval en La Paz | Caranaval en Beni | Carnaval en Sucre | Carnaval en Pando | Carnaval de Oruro | Carnaval de Tarija | Carnaval Potosí | Phujllay |
____________________________________________________________________________________________________

Fiesta de Todos Santos en Los Andes

En el territorio andino boliviano desde tiempos inmemoriales las comunidades aymaras y quechuas celebran la fiesta a los muertos. Con la llegada de los españoles ésta fiesta se confundió con la fiesta de Todo Santos que los católicos celebran el primero de noviembre de cada año. Desde entonces la tradición de festejar a las almas y ajayus de los muertos forma parte de la cultura boliviana.

El encuentro con las almas se realiza en el cementerio, donde los deudos arreglan el nicho y montan un altar con ofrendas de pan y dulces, queman copal e incienso, arreglan las tumbas con flores, rezan y encienden velas conmemorativas.

Paralelo a las atenciones que los familiares tienen con sus seres queridos en los cementerios, sobre todo el 2 de noviembre -Día de los Difuntos-, un día antes en un ambiente apropiado de la casa arman una mesa donde colocan la comida y bebida preferida del fallecido, masas, agua, flores, de manera que al mediodía se recibe al o las almas.
Para los aymaras la muerte es una continuación de la vida y cerca de dos años el alma permanece acompañando a los vivos. Luego asciende a las montañas donde se integra al mundo de los Achachilas.

Con la fiesta de Todo Santos comienza el tiempo femenino de jallupacha o tiempo de lluvia. Los abuelos dicen que los ajayus o almas de los muertos se constituyen en los portadores de las lluvias que requieren los campos para florecer.
En los centros urbanos se acostumbra intercambiar bandeja de panes, chicha morada, dulces y otras delicias elaboradas, con preferencia, en casa. En algunas poblaciones altiplánicas se tenía hasta no hace poco la costumbre de sacar el esqueleto de un difunto elegido por sus familiares que eventualmente eran los encargados de limpiar y adornar la iglesia y pasar la preste del santo del lugar.

Problemas como la poca productividad de la tierra, el desempleo o el minifundio obligaron a los jóvenes a migrar a Santa Cruz, La Paz, Brasil o la Argentina. Y mantuvo a los viejos y niños en condiciones de vida muy precaria. Ocasionalmente los migrados retornan con algo de dinero, precisamente, para Todo Santos, Navidad o la fiesta de Santiago Matamoros.

Por David Mendoza

 

Ingrese al nuevo sitio del Viceministerio de culturas en: www.culturasdebolivia.gob.bo

Sitio web desarrollado y mantenido por
Bolivia.com  Derechos Reservados 2002