Biografías

Modesto Omiste, gracias a su legado se recuerda el Día del Maestro

Un 6 de junio de 1840 nació en Potosí Modesto Omiste Tinajeros, un esclarecido hombre que dedicó su vida a la educación popular. Su personalidad y su talante lo llevaron a crear y orientar las escuelas municipales.

La voluntad que impuso en su tarea educadora lo llevó a erigirse como un ejemplo para las generaciones posteriores. En tal sentido, con motivo de la fundación de la Primera Escuela Normal de Maestros de Sucre, el Gobierno Constitucional del Presidente Ismael Saracho encomendó a los doctores Misael Saracho y Daniel Sánchez Bustamante, entre otros, establecer la fecha para tal designación.

En ese marco, se escogió la fecha de fundación de la normal el 6 de junio como un sentido homenaje al que fuera autor de la Reforma de la Instrucción Primaria en Potosí. Durante el gobierno del doctor Bautista Saavedra se declaró oficialmente como Día del Maestro el 6 de junio gracias al Decreto Supremo del mes de mayo de 1924.

Todo un pedagogo

Como presidente del municipio de Potosí, Omiste creó las escuelas: 1 de abril para los niños y Juana Azurduy de Padilla para las niñas en el año 1883. Gracias a la implementación de las Asambleas de Maestro de la que fue gestor, pudo impartir sus modernos métodos pedagógicos a través de conferencias, convirtiendo a las escuelas municipales en las abanderadas del país.

Las escuelas municipales funcionaron hasta el 9 de abril de 1952 y se reactivaron gracias a la Ley de Participación Popular.

Algunos escritores como Subieta Sagárnaga lo llamaron "El Sarmiento Boliviano" por su consagración a la enseñanza libre en todos sus grados y la influencia que tuvo en la Ley de Libertad de Enseñanza aprobada un 22 de noviembre de 1872.

Hombre de varias profesiones

Al margen de su dotes de educador, Omiste fue periodista, abogado, historiador, diplomático y político. Como periodista fundó el periódico El Tiempo el 1 de enero de 1883 gracias a la imprenta que trajo consigo desde Filadelfia, Estados Unidos..

Fue considerado precursor del periodismo nacional debido a las múltiples tareas que desempeñó como funcionario de gobierno. En su imprenta tuvo la opción de publicar libros traducidos del inglés y del francés, cuya distribución fue gratuita en las escuelas municipales.

Como historiador sobresalió con obras como "Crónicas Potosinas", "Caracas Cuna del Libertador", "Historia de Potosí 1811 y 1812" y "Monografía de la Ciudad de Potosí"; éste último fue presentado en la Feria Internacional de Chicago en conmemoración del primer centenario de la creación de los Estados Unidos.

Asimismo, representa a Bolivia como enviado especial en países como Brasil, México y Estados Unidos. También fue Ministro Plenipotenciario en Argentina y Venezuela, al margen de ser presidente del Congreso Bolivariano.

En el ámbito literario funda la Sociedad Cortez y el Centro de Estudios de Potosí. Convirtió el Salón Prefectural en centro cultural cuando ejerció como Prefecto de Potosí. Fue diputado y senador de la República en los años 1874, 1889 y 1892, presidente del Concejo Municipal.

Lo que dejó

Con tan sólo 18 años de edad fungió como profesor en el Colegio Nacional de Pichincha,, después de rendir exámenes de competencia en la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca.

Fue el primer alcalde que hizo empedrar las calles de Potosí y realizó las gestiones correspondientes para que el edificio de las "Casas Reales" pase a poder del municipio para convertirse en lo que hoy es el Palacio Consistorial.

El 20 de octubre de 1890 logró la repatriación de los restos del expresidente del Bolivia, Tomás Frías. Gran parte de su vida se dedicó a trabajar por su país a través de, no sólo el enriquecimiento cultural e histórico del mismo, sino a través de la ejecución de diversas políticas y obras que su legado dejó en bien de Potosí y Bolivia.

Fuente: Alfredo Omiste