Actualización: Sáb, 15 / Ago / 2015 12:59 pm
Sábado, 15 / Ago / 2015
Media: 4

Los cuatro representantes bolivianos, al borde del barranco

Las cuatro derrotas sufridas esta semana por Oriente Petrolero, Bolívar, Real Potosí y Aurora en la Copa Sudamericana son el peor comienzo de Bolivia en el torneo continental.

Los cuatro representantes bolivianos, al borde del barranco
El jugador Thiago Dos Santos de Oriente Petrolero en el encuentro ante Nacional de Uruguay en el inicio de la Copa Sudamericana. EFE

Oriente Petrolero, humillado en casa por 0-3 por el Nacional uruguayo, está frente a la misión imposible de no solo ganar a domicilio, sino de anotar el jueves en Montevideo al menos cuatro goles de diferencia si quiere seguir de pie en el certamen.

Pero el desafío deportivo no es todo lo que le preocupa al técnico argentino Roberto Pompei, pues el equipo 'refinero' está expuesto a un castigo de la Conmebol que puede costarle tres puntos si es que llega a sumarlos.

La posibilidad de la sanción fue provocada porque en el partido que terminó goleado en casa alineó el argentino Mariano Brau, que tenía una sanción pendiente por una expulsión de enero de 2014.

"Alguien tenía que tomar en cuenta todos estos aspectos, se nos viene un problema", dijo Pompei a los periodistas.

Bolívar, que en teoría, por historia y por la inversión hecha en refuerzos, es la formación con el mayor potencial de todos los bolivianos que compiten en la Sudamericana, fue apaleado por otro uruguayo, el Defensor Sporting, por el mismo marcador.

El entrenador boliviano Eduardo Villegas, que reemplazó este año al dimisionario Xabier Azkargorta y llegó con el cartel de ser el técnico más ganador del país, no ha encontrado explicaciones a lo sucedido en Montevideo y ha sido objeto de críticas de la hinchada.

"Yo me siento mal, me siento muy mal. Estoy triste por lo que está sucediendo pero tengo una fortaleza interior que la expreso en el día a día de trabajo y la voy a seguir expresando mientras tenga el respaldo y la confianza de la dirigencia", dijo Villegas.

El copresidente del club, Guido Loayza, ratificó su confianza en que el técnico encontrará la fórmula para lograr una diferencia de cuatro o cinco goles el próximo martes ante el Defensor en la altitud de La Paz, situada a 3.600 metros sobre el nivel del mar.

No sería la primera vez que Bolívar consigue una remontada de ese tipo en la altitud, si bien cada vez más formaciones extranjeras están logrando triunfos y clasificaciones en La Paz.

La caída de Real Potosí en su visita al novel Atlético Juventud uruguayo, también por otra paliza (4-1), deja al equipo con el reto de devolver la goleada con una diferencia de al menos tres tantos.

El descuento conseguido la noche de este jueves por Miguel Loayza al minuto 94 con un penalti, abre un resquicio para la esperanza, ya que sin esa anotación hubiera necesitado marcar cinco goles el jueves 20, en los 4.000 metros de altitud de Potosí.

Los tres equipos ligueros fueron presas fáciles ante los uruguayos y el Aurora, que juega en la segunda división desde el año pasado, mostró anoche en casa más determinación pero no tuvo suerte e igual cayó por 1-2 ante el Sportivo Luqueño paraguayo.

Un gol en propia meta del portero del Aurora, el colombiano Wanerge Delgado, y un penalti le dieron el triunfo al Luqueño.

El autogol del meta Delgado es el segundo de la Sudamericana, tras el protagonizado por Ronald Raldes, del Oriente Petrolero, en beneficio del Nacional.

Curiosamente, Raldes, el también capitán de la selección boliviana, cerró su participación en la pasada Copa América con un autogol y debutó en la Sudamericana con otro.

Aurora buscará el milagro el próximo 19 de agosto en Paraguay. EFE

Media: