Actualización: Jue, 22 / May / 2014 6:39 pm
Jueves, 22 / May / 2014
Media: 5

Simeone, el señor de las finales, reta a Ancelotti que busca su quinto título

Archivado en Fútbol Internacional

Mientras que para el DT argentino la experiencia será nueva en la primera competición europea, para el italiano, ya todo un experto veterano, la de Lisboa será su cuarta final como entrenador.

Simeone, el señor de las finales, reta a Ancelotti que busca su quinto título
Simeone, el señor de las finales, reta a Ancelotti que busca su quinto título. EFE

El argentino Diego Pablo Simeone vuelve a retar desde su pleno en las finales a un técnico mucho más experimentado como el italiano Carlo Ancelotti, que busca su quinto título de la máxima competición europea, el tercero como entrenador.

Mientras que para Simeone la experiencia será nueva en la primera competición europea, para Ancelotti, ya todo un experto veterano, la de Lisboa será su cuarta final como entrenador.

Pese a su condición de 'novato', el 'Cholo', motivador excepcional y hombre milagro de este Atlético de Madrid, ha demostrado sus cualidades en el manejo del equipo en las finales a un partido desde que regresó al club para sentarse en el banquillo.

Simeone, que como jugador a nivel europeo ganó la Copa de la UEFA de 1998 con el Inter Milán y la Supercopa de 1999 con el Lazio, se muestra infalible en las finales a un encuentro, incluida la de la presente Liga BBVA, el último partido en Barcelona en el que se jugaba el título con el cuadro azulgrana, ante el que necesitaba un empate para coronarse y lo consiguió.

El entrenador argentino logró con el Atlético de Madrid la Liga Europa de 2012, al imponerse en la final de Bucarest al Athletic Club (3-0) y posteriormente la Supercopa en Mónaco frente al Chelsea (4-1).

Y el año pasado continuó con su racha al obtener la Copa del Rey 2012/13 al derrotar en la final, jugada en el Santiago Bernabéu, al Real Madrid (1-2).

No contento con ello, en la presente campaña, que arrancó cediendo en la Supercopa de España (a doble partido) ante el Barcelona sin perder ninguno de los dos encuentros, se hizo con el título de Liga al igualar a 1-1 en el Camp Nou en el último partido, en el que el cuadro del también argentino Gerardo 'Tata' Martino necesitaba vencer para revalidar el título.

Simeone ha conseguido crear un bloque, un equipo en mayúsculas, unas individualidades al servicio de los demás, un conjunto solidario en el trabajo, esforzado, humilde, bien arropado en defensa y en el centro del campo que atosiga sin desmayo al rival y que dispone de unos puntas de lanza que lidera uno de los hombres de la temporada, Diego Costa.

Enfrente tendrá a un técnico once años más veterano con un palmarés más extenso que encabezan sus cuatro títulos de la máxima competición europea, dos como jugador (1989 y 1990) y dos como técnico (2003 y 2007), todos con el Milan, con el lunar de la derrota en la final de 2005 en Estambul ante el Liverpool, en la que dejó escapar un marcador a favor de 3-0 para caer finalmente en la tanda de penaltis.

Centrocampista como Simeone, pero con un estilo bien diferente al del argentino, se ganó la fama en el Roma y luego formó parte de un gran e histórico Milan, con el que alcanzó la gloria.

Se hizo entrenador y tras un lustro en el que dirigió a Reggiana, Parma y Juventus (logró la Copa Intertoto) retornó al Milan para devolverle la gloria desde el banquillo y agrandar su historia dentro y fuera de Italia.

Tanto fue así, que los multimillonarios proyectos del Chelsea y del París Saint Germain se hicieron con sus servicios y ahí amplió su cuenta de títulos, al menos en el plano individual.

Florentino Pérez, presidente madridista, llevaba años detrás de Ancelotti pensando que era el hombre ideal, por conocimiento y talante, para conducir la nave hacia la soñada 'Décima' y por unas cosas o por otras no pudo lograr su incorporación hasta esta campaña.

Y el italiano, en su primer curso en la Casa Blanca, ha logrado la Copa del Rey, una nueva muesca en su carrera, no ha podido con la Liga tras un mal final de torneo y sí que ha conseguido devolver al Real Madrid a la lucha por su torneo más deseado tras no lograrlo en la etapa de Jose Mourinho.

Con un 4-3-3 y un fútbol de vértigo a la vista de la velocidad de los Cristiano Ronaldo, Gareth Bale, Karim Benzema, Ángel di María y compañía, aunado en momentos por un buen rendimiento defensivo y fútbol combinativo, ha sido quizá el vértigo lo que más resultados le ha reportado a un equipo casi obsesionado por la Liga de Campeones y que espera en Lisboa zanjar doce años de sequía.

Esta temporada en los enfrentamientos directos entre los equipos de Simeone y Ancelotti el balance es favorable a los atléticos en Liga y a los madridistas en la Copa del Rey.

En la séptima jornada del torneo doméstico, el Atlético asaltó el Bernabéu con un gran partido y un triunfo con un tanto de Diego Costa (0-1), y en la segunda vuelta, en el Vicente Calderón el derbi acabó con empate a dos gracias a un tanto final de Cristiano Ronaldo tras otro gran encuentro rojiblanco.

En cambio, en las semifinales del torneo del k.o., el Real Madrid, que luego se proclamó campeón, se desquitó de la anterior final merced a su triunfo en la ida por 3-0, si bien la fortuna le sonrió, ya que en los dos primeros tantos los remates rozaron en la zaga de Simeone.

En la vuelta, dos tempraneros penaltis transformados por Cristiano Ronaldo sellaron el 0-2 que eliminaba al Atlético y metía al Real Madrid en la final de Mestalla, donde luego superaría al Barcelona por 2-1 con un espectacular gol del galés Gareth Bale al culminar una espectacular galopada.

Entonces festejó Ancelotti, quien estrenó su palmarés en España. El estadio de La Luz espera. José Antonio Pascual. EFE

Media: