CAPITULO XVIII
RECURSOS DE VIDA SILVESTRE

Bolivia ocupa el 6% de la superficie de Sudamérica con una extensión de 1.098.581 Km2. Su posición geográfica determina características fisiográficas y ambientales variadas y diversos paisajes geográficos. Este escenario heterogéneo alberga una gran biodiversidad que ha motivado que Bolivia sea considerada megadiversa y uno de los países más atrayentes y espectaculares del continente. Parte de este capítulo se ha extractado de la Estrategia Nacional de Biodiversidad publicación de Ministerio de Desarrollo Sostenible y Planificación. 2001, (1) que toma referencias de varios autores.

Bolivia está entre los 10 países con mayor riqueza biológica del planeta. Su altitud oscila entre los 74 y 6542 metros sobre el nivel del mar, dando lugar a la existencia de una amplia variedad de regiones y pisos ecológicos que albergan una extraordinaria diversidad de plantas, animales y germoplasma.

18.1.1 La biodiversidad
Se entiende por biodiversidad a la variedad y variabilidad de genes, especies y ecosistemas, incluyendo los aspectos de composición, estructura y funcionamiento en todos los niveles jerárquicos de organización biológica. Así, la composición se refiere a la variedad de genes, poblaciones, especies, comunidades, ecosistemas y paisajes. La estructura se refiere a la organización de los componentes, desde la estructura genética y demográfica de una población hasta la complejidad de los habitats y los patrones al nivel de paisaje. La función se refiere a los procesos ecológicos y evolutivos, como el flujo genético, interacciones interespecíficas y flujo de nutrientes. La biodiversidad debe considerarse como un patrimonio nacional por cuanto provee bienes y servicios que contribuyen al bienestar de las poblaciones humanas.

18.3 DIVERSIDAD DE VIDA SILVESTRE

18.3.1 Fauna
La región Neotropical, a la que pertenece Bolivia, es considerada como un área de alta diversidad. La fauna silvestre forma parte de los Recursos Naturales Renovables que deben ser conservados para mantener esta condición.

La conservación es la utilización adecuada de la naturaleza por el hombre. Los objetivos de la conservación son: el mantenimiento de los procesos ecológicos, evolutivos y los sistemas vitales esenciales, para preservar la diversidad genética y permitir el aprovechamiento sostenido de las especies y los ecosistemas.

La fauna en Bolivia es muy amplia y variada, tiene un alto grado de endemismo. Por cambios climáticos muy severos en períodos geológicos pasados se produjeron modificaciones en la vegetación de los bosques, formándose estepas y sabanas. Estos cambios pudieron causar la desaparición de muchos mamíferos grandes que dejaron sus restos que luego se fosilizaron en los valles de Tarija.

La presencia de la cordillera de los Andes y de las extensas planicies orientales, determina la distribución de la flora y fauna de Bolivia con grandes diferencias.

18.3.1.6.1. Vertebrados de Bolivia
Mamíferos
A nivel mundial, Bolivia está entre los 10 países con mayor cantidad de especies de mamíferos.
En Bolivia se han descrito 325 especies de mamíferos pertenecientes a 10 órdenes y 36 familias que representan el 35,5 % de la fauna sudamericana CDC Bolivia 1996 (4). Según Hershkovitz 1972 (5) en Sur América hay 810 especies que representan el 20 % del total mundial (4.170 especies de mamíferos).

Aves
En Sur América existen cerca de 3100 especies de aves residentes y migratorias. Debido a la diversidad de sus regiones ecológicas, Bolivia es uno de los países más ricos en cuanto al número de especies de aves a nivel global habiéndose registrado 1358 especies que representan el 43 % de todas las aves de Sur América. Arribas et al., 1995 (8). Se considera a Bolivia como el sexto país con mayor número de aves en el rango neotropical y el séptimo a nivel mundial. MacNeely et al., 1990 (9)

Reptiles
Se conocen 1115 especies de reptiles en Sur América entre las que se destacan por su número las lagartijas.

Bolivia está entre los ocho países con mayor diversidad de reptiles, 35 de los cuales solo existen en el país. En los reptiles, se consignan 260 especies, siendo Colubridae y Teiidae las familias más diversas.

Anfibios
La cantidad de anfibios que se encuentran en Bolivia ubica al país entre los veinte con mayor diversidad de especies.

Peces
Bolivia tiene una importante ictiofauna distribuida en los ríos de la cuenca del Amazonas, el lago Titicaca y el río Pilcomayo de la Cuenca del Plata.

La lista de peces de la cuenca amazónica en Bolivia incluye 389 especies de éstas 327 han sido registradas en la cuenca del río Mamoré. En la cuenca del Iténez se registraron 163 especies, y 101 en la cuenca del río Beni; sin embargo, en estos casos los datos son aún parciales. Lauzanne et al., 1991 (21).

La fauna ictiológica del lago Titicaca (21) incluye solamente 4 géneros. Dos son autóctonos, los géneros Orestias (Orestiinae, Cyprinodontidae) y Trichomycterus (Trichomycteridae). Los otros dos fueron introducidos: el género Salmo con principalmente la trucha arco-iris Salmo gairdeneri y el género Basilichthys con una sola especie, el pejerrey, Basilichthys bonariensi).

18.3.1.6.2 Invertebrados
Con los invertebrados se carece de inventarios a nivel nacional. Sin embargo, se estima que la diversidad de mariposas alcanzaría a 3.000 especies aproximadamente, lo que ubica a Bolivia entre los cuatro países del mundo con mayor biodiversidad en este grupo. Por otro lado, se conocen 50 especies de Oligoquetos, con ocho endemismos, que representan sólo un pequeño porcentaje de lo conocido por la ciencia en este grupo en Bolivia. Asimismo, la diversidad de escarabajos tigre (Coleoptera, Cicindelidae) califica al país entre los trece países megadiversos, con 102 especies, 21 de los cuales son endémicos de Bolivia.

18.4 CAZA EN BOLIVIA
La diversidad de ecosistemas de Bolivia permite contar con una amplitud muy grande de fauna. La caza, considerando la prioridad de procura de proteínas animales en la alimentación, está relegada a las poblaciones nativas y minoritarias del trópico. Existen aún cazadores nómadas chimanes, en el departamento del Beni, que movilizan sus grupos familiares en procura de caza.

18.4.4 Humedales
La Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat para Aves Acuáticas, también conocida como la Convención de RAMSAR, es un tratado intergubernamental que brinda las bases para la cooperación internacional para la conservación del hábitat de los humedales.

Se entiende por humedales a “las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros.”

En Bolivia se reconocen 8 humedales:
1.- Laguna Colorada (Potosí)
2.- Lago Titicaca (La Paz)
3.- Cuenca de Tajzara (Tarija)
4.- Pantanal Bolivia (Santa Cruz
5.- Palmar de las Islas y Salinas de San José (Santa Cruz)
6.- Río Parapetí y Bañado del Izozog (Santa Cruz)
7.- Laguna Concepción (Santa Cruz)
8.- Lagos Poopó y Uru Uru (Oruro)

18.5 FLORA
Bolivia es uno de los 11 países con mayor diversidad de plantas superiores y aproximadamente unas 5.000 especies son exclusivas del país.

Antes que se hicieran estudios sobre la ecología del país, para describir metódicamente el mundo de las plantas, se acostumbraba dividir a Bolivia en zonas fitogeográficas que más o menos coincidían con las regiones fisiográficas. Muñoz Reyes en su Geografía de Bolivia (28) describe con meticulosidad la presencia de plantas en los diferentes ambientes.

18.5.4 Plantas Medicinales
En el país se conocen alrededor de 2.849 especies de plantas medicinales con identidad taxonómica verificada en los distintos herbarios del país, de las cuales los investigadores han evaluado cerca de 1.726. (1)

Los Kallawaya en el valle de Charazani, departamento La Paz, utilizan plantas mayormente para fines medicinales - preventivos, curativos - y mágicos. Su terapéutica presenta actualmente diversas influencias hispánicas y europeas. Girault, 1987 (32). Entre el 25 - 30 % de las 980 especies de plantas que los kallawaya utilizan tienen acción efectiva. Las familias de plantas con mayor número de especies, aprovechadas para fines medicinales, son Compositae (157), Leguminosae (63) y Labiatae (23).

De 167 especies de plantas utilizadas por el grupo étnico Mosetenes de Santa Ana de Alto Beni (provincia Sud Yungas) un 31,5 % son para fines medicinales, 21 % para fines alimenticios, un 12 % para fines artesanales y el resto para construcción y ornamentación. Hinojosa, 1991 (33). Las familias más importantes son Leguminosae (16 especies), Solanaceae (9) y Piperaceae (8).

18.5.5 Plantas Industriales
Bajo este término se agrupan las plantas utilizadas como fuentes de taninos, tintes, resinas, fibras, aceites.

18.5.6 Plantas para leña y combustibles
La leña sigue siendo un recurso importante en las poblaciones que no cuentan con recursos energéticos alternativos (energía eléctrica, gas natural) para cubrir sus necesidades domésticas.

La producción de carbón es un recurso económico que abastece alguna demanda interna de fundiciones.

En la zona altiplánica existe una fuerte presión por leña y combustible. Arbustos resinosos como las tholas Parastrephia lepidophylla, Baccharis spp., yareta Azorella compacta y árboles como la keñua Polylepis spp., son muy explotados.

18.5.7 Plantas ornamentales
Unas 20 familias de plantas presentan valor ornamental, sobresaliendo las Amaryllidaceae, Orquidaceae, Cactaceae, Begoniaceae, Iridaceae, Nyctaginaceae. De Amaryllidaceae, como Amaryllis pardina, A. leopoldii, A. vittata, se han obtenido híbridos comerciales. Cárdenas, 1969 (31). De mayor valor ornamental son las A. pseudopardina, A. pardina, A. vittata, A. escobar-uriae y A. mandoni.

18.5.8 Plantas Forrajeras
Los pastizales de diferentes regiones de Bolivia contienen especies nativas de gran importancia como forrajeras. Sin embargo, estas especies no siempre son dominantes en las formaciones naturales debido al sobre pastoreo, a la alteración antropogénica de sus hábitats y a la falta de un manejo adecuado de las tierras de pastoreo.

 

 
HOME
 
ANTERIOR
INDICE
SIGUIENTE