CAPITULO XXII
ROCAS INDUSTRIALES, MINERALES NO METALICOS Y GEMAS

22.1 MINERALES NO METÁLICOS
En Bolivia, todavía no se han realizado exploraciones regionales para evaluar con precisión la existencia y/o determinar las reservas de minerales no metálicos. Una de las causas seguramente ha sido el bajo valor de comercialización de este rubro, en comparación a los minerales metálicos ampliamente explorados y explotados en todo el territorio.

Las pocas exploraciones llevadas a cabo por algunas instituciones para ubicar determinados depósitos de minerales no metálicos han tenido lugar para fines específicos como la implantación de plantas de cemento, estuco y cerámica.

22.1.1 Arcillas
La arcilla es uno de los materiales más comunes dentro los minerales no metálicos y sin embargo, no es fácil definirla exactamente

La mayor parte de las arcillas se forman por meteorización de rocas preexistentes que permanecen in situ o son transportadas y depositadas como sedimentos. Siendo las arcillas el resultado de la descomposición de diversos tipos de rocas, difícilmente se encuentran depósitos de alta pureza y en muchos yacimientos se requiere efectuar un tratamiento adecuado de selección.

En Bolivia existe una amplia distribución de depósitos de arcilla tanto en el altiplano como en los valles y el oriente.
.
22.1.2 Caolín
Se denomina caolín a la arcilla que está compuesta de silicatos hidratados de aluminio y que es producto de la descomposición e intemperismo en condiciones climáticas especiales de las rocas y minerales con alto contenido de aluminio.

En Bolivia se conocen pocos depósitos de caolín. Los yacimientos del departamento de Santa Cruz son los únicos que están debidamente comprobados tanto en su ubicación cuanto por su buena calidad e importantes reservas.

22.1.3 Calizas
Origen y características. Las calizas son rocas sedimentarias de origen químico y orgánico formadas en ambientes marinos y/o lacustres constituidas esencialmente por carbonato de calcio Ca CO3; que tienen como impurezas Mg, Si, Al, K, P, generalmente en forma de óxidos.

22.1.3.2 Distribución geográfica de los depósitos de calizas
Por los trabajos de campo y bibliografía consultada se ha podido establecer la existencia aproximada de 92 depósitos de caliza en todo el territorio nacional. Fig. Nº 22.5

Las calizas no pueden resistir los altos costos de transporte a distancias muy grandes de los centros de consumo, por lo que su utilización estará en razón directa a la infraestructura caminera de los diversos departamentos.

22.1.5 Dolomita
La dolomita es un mineral de origen químico cuyo componente mayoritario es el carbonato de calcio 54 % con un porcentaje de carbonato de magnesio que puede variar de 22 a 46 %.

En Bolivia existen pocas referencias sobre yacimientos de dolomita, debido principalmente a la falta de análisis químicos. Depósitos potenciales podrían ser los afloramientos de calizas cretácicas que existen en el centro y sur del país y que se las conocían en la nomenclatura geológica con el denominativo de horizontes calcáreo-dolomítico.

22.1.6 Yeso
El yeso es un sulfato de calcio hidratado Ca SO4 2H2O. Con este término se designa tanto al mineral como a la roca. Algunas variedades de yeso incluyen a la selenita que es una forma transparente y de buen clivaje; el alabastro de color blanco puro, es macizo y finamente cristalizado.

En Bolivia los yacimientos de yeso se encuentran ampliamente distribuidos en el altiplano asociados a los red beds o sedimentos rojos del Terciario ya sea como horizontes interestratificados de gran extensión, o formando estructuras diapíricas relacionadas a las grandes zonas de dislocación tectónicas que se observan desde el Desaguadero en el norte, hasta Río Mulatos en el sur de Bolivia.

22.1.7 Fosfatos
Los fosfatos constituyen la materia prima para la industria de fertilizantes. Existen 13 lugares con fosfatos sin valor económico. Estas concentraciones se encontraron en sedimentos del Ordovícico superior.

22.1.8 Magnesita
La magnesita es un carbonato de magnesio con sílice, alúmina y hierro. En el país sólo se conoce un depósito de magnesita, situado en la región de Alto Chapare, departamento de Cochabamba, y asociado a los yacimientos de dolomita y asbestos. Se trata de una extensa faja de 15 m de espesor que aflora en los flancos de un anticlinal

22.1.9 Baritina
Baritina se encuentra en Huspa Huspa, Cochabamba, en relación con yacimientos de hierro. En la hacienda Chiapaca, cerca de Huarina, La Paz, Mosamar en Oruro y San Onofre en Cochabamba.

22.1.10 Asbestos
Los asbestos son minerales no metálicos de composición química correspondiente a metasilicatos de calcio y magnesio. Su característica más importante es su presentación en fibras. Los asbestos se forman bajo condiciones de elevadas temperaturas y presiones y son considerados como típicos productos de procesos metamórficos.

22.1.11 Azufre
En toda la cordillera occidental de Bolivia existen depósitos de azufre asociados a la acción de fumarolas y solfataras relacionadas con la actividad volcánica. Normalmente la expulsión de gases volcánicos deposita por sublimación azufre nativo cerca de la superficie y las azufreras se forman a profundidades no mayores de 30 a 50 m. Estos depósitos son muy inestables y se mantienen solamente en regiones de clima frío y seco.

22.1.13 Halita.
Se presenta en Bolivia, en depósitos de edad triásica, cretácica, terciaria y cuaternaria. Fuera de los yacimientos cuaternarios, los otros son depósitos fósiles. Entre los yacimientos triásicos se pueden citar: Salinas, Santa Bárbara, San Simón, Potrerillo, Yoquiporo. El más importante es San Simón, situado al N de Entre Ríos (Tarija), donde la sal se encuentra formando un macizo de 70 Km de espesor, probablemente de origen diapírico. Los depósitos cretácicos, se desarrollan en los Andes Centrales. Entre ellos se tiene: Salinas de Macha, provincia Chayanta, Potosí; donde la roca de sal se presenta como domos diapíricos en rocas arcillosas rojas con yeso, y Salinas de Yocalla, Potosí, situado en la cabecera del río Pilcomayo.

22.1.14 Minerales de litio y boro
Los salares del sur del altiplano, constituyen restos de antiguos lagos. La salinidad de estos lagos aumentó en distintas fases lacustres. El lago Tauca (12.000 - 10.000 años), representó la última extensión lacustre, con una salinidad entre 16 - 40 gr/l. Al evaporarse toda el agua de este lago se formaron los salares de Uyuni y Coipasa. La variación del nivel de agua de los grandes lagos podría producir derramamientos temporales a cuencas adyacentes más elevadas, las mismas que al evaporarse formarían nuevos salares. Probablemente así se formó el salar de Empexa.

22.3 LITOLOGÍA Y PETROGRÁFICA DE ROCAS
Las cadenas montañosas y serranías en Bolivia están constituidas por rocas macizas y compactas de origen ígneo, sedimentario y metamórfico. Por otra parte los llanos, el altiplano y otras cuencas menores en gran parte presentan depósitos de materiales sueltos como arcillas, arenas y gravas.

22.3.1 Rocas ígneas
Estas rocas corresponden a las formadas en base a “magmas primarios” o rocas fundidas, tanto en los tiempos antiguos del Planeta, como en las intrusiones de cuerpos plutónicos, subvolcánicos en profundidad y por otra parte las rocas extrusivas producidas por erupciones volcánicas en superficie.

En Bolivia, si bien las rocas ígneas no ocupan grandes superficies, se encuentran ampliamente difundidas en el escudo brasileño y en la región Andina en general. En la Fig. No. 22.5 se tienen los afloramientos de los principales cuerpos intrusivos en la Zona Andina.

Rocas volcánicas
Las rocas volcánicas se presentan como macizos aislados o como extensas planicies de lavas. Entre los primeros, se encuentran los cerros de Letanías /19/, Pan de Azúcar /20/, cerca de Viacha, Comanche /21/, Chilla /18/ y entre los segundos las extensas planicies de riolitas y dacitas existentes desde la frontera con el Perú hasta el río Mauri /26/.

22.3.2 Rocas sedimentarias
Las rocas sedimentarias se han formado por la consolidación de fragmentos derivados de la erosión de rocas preexistentes. Estos fragmentos denominados genéricamente detríticos, dan lugar, según su granulometría a las lutitas, areniscas y conglomerados.

Lutitas, areniscas y conglomerados, son términos que se refieren exclusivamente al tamaño del grano de los constituyentes de estas rocas..

22.3.3 Rocas metamórficas
Las rocas metamórficas son las que resultan de transformaciones texturales, mineralógicas y químicas de otras rocas preexistentes.
Es difícil dar una clasificación precisa de este tipo de rocas, debido a las diferentes condiciones que intervinieron en su formación.


 
HOME
 
ANTERIOR
INDICE
SIGUIENTE