CAPITULO III
GEOGRAFÍA HUMANA

3.1 LA POBLACIÓN ABORIGEN PREHISPÁNICA

La antropología física ha sistematizado los datos somáticos de la población indígena y es indudable la existencia de un primitivo substrato común ancestralmente asiático.

Los nativos americanos emigraron de Asia hacia América con un ritmo lento de penetración creando culturas diversificadas, en un proceso de adaptación al medio ambiente. La emigración tuvo lugar hace más de 40.000 años por dos rutas: 1 Estrecho de Bering, 2 directamente por el Océano Pacífico. (1)

Se denomina período prehispánico al tiempo que media desde la llegada del hombre al continente, hasta el descubrimiento de América por los españoles.

Formativo

Según Carlos Ponce Sanginés (4), el horizonte formativo comienza con la aparición de las primeras comunidades sedentarias en el altiplano y empiezan a definirse las altas culturas. El periodo de las culturas formativas se extiende desde 1200 antes de Cristo hasta el 133 después de Cristo. En la parte occidental del territorio boliviano hay que distinguir varias culturas pertenecientes al horizonte formativo: Wankarani, Chiripa, Yaya mama.

Tiwanaku

Esta cultura ha sido dividida en tres grandes épocas: Período Aldeano, Período Urbano y Período Imperial.

El primer período ó Aldeano contemporáneo a Wankarani y Chiripa, se inicia hacia l 200 a.C. y dura hasta el siglo I de la era cristiana, cuando se produce en Tiwanaku un cambio radical conocido como “revolución urbana”.

El periodo urbano es un proceso expansionista de Tiwanaku, del 375 al 715, es llamada la época clásica, donde todas las expresiones artísticas alcanzan un valor estético indiscutible, mereciendo especial mención la estatuaria y la cerámica, cuyos motivos decorativos se acomodan a las más complejas leyes de la simetría.

A la conclusión del periodo urbano, se inicia la expansión del estado Tiwanaku, comenzando así el período imperial.

En el siglo VIII, Tiwanaku se expande políticamente sobre la base de los enclaves preexistentes, esta expansión se evidencia por la difusión de los símbolos y elementos tiwanakotas que aparecen en la cerámica y los textiles. Es el periodo Imperial.

Tiwanaku llega a la cumbre de su poderío, pero en los cinco últimos decenios de 1150 a 1200, curiosamente se destruye y queda sumido en el ocaso, huérfano de la conducción de la aristocracia dirigente. Los investigadores y arqueólogos han sido muy cautos en pronunciarse sobre las causas que determinaron la desaparición del Imperio Tiwanaku

Dominación incaica. En el siglo XV algo más de dos centurias después de la desaparición de la cultura de Tiwanaku, la civilización colla quedó automáticamente incorporada al Tawantinsuyu, como directa consecuencia de la invasión incaica a las regiones centroandinas del actual territorio boliviano.
El invasor imperio incaico, describió una trayectoria fulgurante aunque meteórica, ya que su desarrollo se interrumpió bruscamente por la invasión española, ocurrida en 1532. Su expansión aglutinó a la región andina casi en su totalidad y a todos los estados de habla aymara posteriores al ocaso de Tiwanaku.

3. 2 ORÍGENES DEL PUEBLO BOLIVIANO

Todas las repúblicas latinoamericanas nacieron a la vida independiente con poblaciones indígenas que hablaban sus propias lenguas. Pero la mayoría de éstas se esforzaron por unificar culturalmente su país en base al castellano. El resultado ha sido su conformación en verdaderas nacionalidades, unidas por el idioma, la religión y la tradición histórica.

Los nativos del territorio que hoy es Bolivia eran aymaras (altiplano), quechuas (valles) y un sinnúmero de etnias que vivieron en el oriente. Cada uno de estos grupos con su propia identidad.
Los conquistadores españoles vinieron solos y se juntaron con las mujeres nativas. El encuentro iba a enlazar seres distintos. La india fue nexo de unión con el futuro; ésta con pudor enhiesto y recatado se entregó al varón avasallante, que quiere y toma, no le permitió siquiera ser madre orgullosa. (10)

El fondo originario del pueblo boliviano, en el sentido concerniente a su individualidad física y psíquica, se debe sin duda, por lo menos primariamente, a la fusión de dos componentes étnicos ancestrales; el español y el indígena. No obstante, no hay que exagerar la universalidad de esta mezcla. Ella estuvo contrarrestada por la acción de tres factores: geográfico, social y económico
Los mestizos formaron un nuevo grupo étnico distinto del español y del aborigen, constituyendo un conjunto matizado que iba desde el español casi puro hasta el indígena también casi puro. La población del territorio en la colonia se caracterizó por varios tipos étnicos, estableciendo la legislación y las costumbres sociales una serie de distinciones y segregaciones basadas en la mayor o menor “pureza de sangre”.

Durante la Colonia el territorio americano fue dividido en Distritos, donde funcionaban Audiencias, Gobernaciones, Intendencias y Corregimientos, con la finalidad de ejecutar una administración controlada.

La República

Al obtener su independencia los países americanos, para garantizar el ejercicio de su propia soberanía, definieron la delimitación de sus territorios aceptando voluntariamente la doctrina del Uti Possidetis Juris (“así como habéis poseído, seguirás poseyendo en derecho, razón y justicia”), como regla invariable de demarcación territorial. Los países se organizaron sobre los antiguos distritos, heredando los derechos correspondientes a cada jurisdicción que se establecía mediante Cédulas.

Cuando la fundación de Bolivia, ya se había esgrimido los tonos aprendidos en la Universidad de Charcas, en la voluntad personalista del doctor altoperuano; los argumentos impresionaron, eran grandielocuentes y declamatorios, el concepto de patria todavía confuso y abstracto, quedaría afirmado en la oratoria de aquellos doctores.
Así se forjó la conciencia y el sentimiento de orgullo nacional que, más que la unidad antropofísica o la unidad de la lengua, hace nación y hace pueblo. De esta suerte, advino la nacionalidad y el pueblo boliviano como resultado de un fuerte sentimiento de autodeterminación y autosuficiencia, que es el mejor sentimiento del “nosotros” como factor de cohesión interna del gran intragrupo social que sociológicamente recibe el nombre de pueblo o nación.

3. 2.1 El medio geográfico

La colonización del vasto territorio nacional por pequeños grupos de pobladores españoles habría sido imposible sin la formación del mestizaje. El resultado de los primeros contactos entre españoles e indígenas no fue sólo la destrucción de los modos de vida de los aborígenes, significó también la mezcla creadora de los aportes de elementos humanos y culturales de origen autóctono y europeo.

La posición enclaustrada de Bolivia, que perdió su litoral por una guerra de conquista chilena, su ubicación rodeada de altas montañas, dio un marco rígido a su desenvolvimiento interno, un poco ajeno a las migraciones extranjeras.

Bolivia fue una realidad histórica que creció alrededor del altiplano donde aún habitan más de la mitad de sus habitantes.

3. 2. 2 Factor humano

El factor humano es el que da contenido y forma a un espacio geográfico y es el protagonista de los procesos históricos que determinaron la actual configuración del territorio boliviano.

El patrón de poblamiento territorial de las antiguas formaciones socioeconómicas precolombinas, estaba basado en la comunidad indígena o Ayllu y en el asentamiento de colonias o Mitimaes.

Tal patrón de poblamiento fue roto con la colonización española, la cual inicia los “Repartimientos” y “Encomiendas”, y continúa con el establecimiento de la hacienda colonial. La colonización sometió a la población indígena a un régimen de servidumbre y a todo tipo de prestaciones personales; entre ellas se destacaba la Mita, como sistema de provisión de fuerza de trabajo a la actividad minera de la plata que, en los entonces territorios de Charcas, dio una dinámica especial a la ocupación española.
3.3.3 Características Lingüísticas

Según el ILV, en territorio boliviano se hablan unas 32 lenguas que se subdividen en 127 dialectos.

El Instituto Lingüístico de Verano ILV clasifica 32 grupos dentro de 11 familias que comprende a las: 1. Arawacan con los Baure, Ignaciano, Trinitario; 2. Chapacuran con los Itene; 3. Mataco Maca con los Matacos; 4. Mosetenan con los Tsimane; 5. Panoan con los Cjácobo, Pacahuara, Yaminahua; 6. Quechuamaran con los Aymaras y Quechuas; 7. Tacanan con los Araona, Cavineña, Ese Ejja Chama Huarayo, Reyesano, Tacana; 8. Tupi Guaraní con los Guaraní, Guarayo, Pauserua, Sirinó, Tapiete, Yugui, Sirionó; 9. Macro Mayan con los Chipaya; 10. Yuracárean con los Yuracaré; 11 Zamucoan con los Ayoreo. Varios grupos no clasificados como los Kallawallas, Cayubaba, Chiquitano, Itonama, Leco y Movima.

3.3.3.1 El idioma aymara

La comunidad aymara, que debería llamarse colla pues habita en el collao o collasuyo, habla una lengua muy antigua.

3.3.3.1.1 Particularidades del idioma aymara

Según las investigaciones realizadas por Iván Guzmán de Rojas (17) en el idioma aymara por medio de nueve sufijos modales, es posible formular cualquier enunciado simple o compuesto que cumpla inequívocamente con las tablas de verdad de una lógica trivalente.

La traducción del aymara al castellano se hace muy difícil y a veces imposible principalmente en enunciados que exigen el uso de palabras correctivas. Todas las palabras del aymara terminan en vocal, que a veces la pierden por el uso de sufijos.

Se piensa que el lenguaje matemático es el único capaz de manejar la lógica trivalente. El carácter estrictamente algorítmico de la sintaxis aymara, es decir, el hecho que siguiendo una secuencia pre establecida de pasos lógicos siempre permite generar cualquier oración independientemente de su contenido, hace que este lenguaje sea muy apto para automatizar cualquier traducción de otro idioma a éste, (al revés no es posible).

3.3.4 El idioma quechua

El quechua sigue siendo el idioma autóctono más hablado en Sur América y también en Bolivia. Como el aymara, el quechua aumenta en cifras absolutas de hablantes, pero pierde en importancia relativa. La tasa de castellanización de los hablantes quechuas ocurre a un ritmo más acelerado que en los aymaras. En 1950 el quechua ocupaba el primer lugar entre los idiomas hablados en el país con el 36,52 %; seguido del castellano con el 35,95 %; el aymara 24,9 % y otros el 2,97 %. En l976 era el idioma habitual de una de cada cuatro familias bolivianas, pero lo dominaba el 38 % de la población.
Es interesante señalar que con datos del Censo de 2001, en el departamento Santa Cruz, más de 250.000 personas, habla el quechua o sea casi el 16% de su población de más de seis años de edad.

3.4 POBLACIÓN

Desde la fundación de la República, se llevaron a cabo diferentes censos de población con distintos criterios.

En el siglo XIX (1831, 1835, 1845, 1854, 1854 y 1900) los eventos fueron una combinación de recuentos poblacionales y estimaciones. Recién en 1950 se llevó a cabo el Censo Demográfico con una programación adecuada. Posteriormente se realizaron censos a nivel nacional en 1976, 1992 y 2001, y censos departamentales (Cochabamba).

3.5 ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN BOLIVIANA

La población boliviana se la puede agrupar de acuerdo a diferentes características. Según su distribución geográfica, edad y sexo, grado de instrucción, idioma.

3.5.1 Distribución geográfica de la población: La distribución de la población en el territorio nacional emerge de procesos históricos, económicos, sociales y migratorios.

El año 2001 sobre una extensión territorial de 1.098.591 Km2 se distribuyen irregularmente 8. 274.325 habitantes, en una configuración en la que se destacan las regiones del altiplano norte, los valles y el área integrada de Santa Cruz densamente pobladas; el altiplano sur menos poblado debido a sus limitaciones naturales y una extensa región de los llanos benianos y chaqueños despoblados.

3.5.1.1 Área urbana y rural
Se denomina área urbana a la agrupación de viviendas de más de 2000 habitantes, clasificándose las ciudades en principales, secundarias y resto urbano. El área rural comprende toda la población repartida en pequeños grupos de vivienda con menos de 2000 habitantes.

3.5.1. 2 Crecimiento del área urbana
En el Censo de 2001, el área urbana de Bolivia, con más de 2000 habitantes, está conformada por 158 centros poblados urbanos.

3.5.1.3 Ciudades de más rápido crecimiento
Tiquipaya cerca a la ciudad de Cochabamba experimenta el crecimiento más elevado del país con el 23,5 % anual, 6 veces más que la tasa nacional de 3,62%.

La ciudad de La Paz, en el período 1992 - 2001, experimenta el crecimiento más bajo 1,1 % que se explica por la enorme absorción de población de la ciudad de El Alto, que de alguna manera afectó el crecimiento de la ciudad sede de gobierno.

Las ciudades de Santa Cruz de la Sierra con 1.113.582 habitantes y El Alto con 647.350 de mantener su ritmo de crecimiento de 5,06 y 5,05% % anual duplicaran su población en solo 13,7 años.

3.5.4. Estructura según la edad.

3.5.4.1 Pirámide de edades de la población.
La pirámide de población es una gráfica que muestra la composición de una población por edad y por sexo. La pirámide, al presentar el número o la proporción de varones y mujeres en cada grupo de edad, da una idea clara de las características de la población. La suma de todos los grupos de edad y sexo de la pirámide es igual al 100 por ciento de la población.

La población de Bolivia se caracteriza por tener una estructura por edad joven.
El alto nivel de natalidad en Bolivia ha determinado la gran proporción de población de edades infantiles y jóvenes.

De acuerdo al censo de 2001, los menores de 15 años eran 3.198.074.

La esperanza de vida al nacer ha subido de 56,84 años en el quinquenio 1985-1990 a 62 años en el quinquenio 1996- 2001. El hogar boliviano (1.838.730 hogares) consta en promedio de 4,5 miembros y tiene un varón como jefe en el 81% de los casos.

3.5.5 Estructura de la población según condición de instrucción

3.5.5.1 Alfabetismo La tasa de alfabetismo* de la población de 15 años o más alcanza a 86,72%, es decir 4.377.064 personas declaran que saben leer y escribir. De acuerdo a los últimos tres censos realizados en 1976, 1992 y 2001, la tasa refleja incremento de población alfabeta.

En el año 2001, la diferencia de tasa de alfabetismo en área urbana y rural alcanza a 19,33 puntos porcentuales, mientras que en 1992 era 27,58 y en 1976 de 37,81 puntos.

3.5.6 Nivel de Instrucción
La educación, uno de los pilares del desarrollo de los pueblos, guarda relación directa con la calidad de vida y es determinante en las posibilidades de inserción dentro del mercado laboral.

La cobertura del sistema educativo, se mide para la población comprendida entre 6 y 19 años, considerada como población escolarizable. La tasa de asistencia general en total del país, alcanza al 74,3 %; siendo del 76,5 % para hombres y del 72,1 % para mujeres

La principal causa de la deserción y repetición es la pobreza. Sin embargo, los datos muestran que pese a ella los padres hacen el esfuerzo de mandar a los niños a la escuela y si los retiran es porque ven que en ella no aprenden o lo que aprenden no les es útil. Es decir, las fallas del sistema educativo también provocan fracaso escolar. Otra causa de deserción es la temprana inserción de esta población en el mercado de trabajo para ayudar en la economía familiar.

Los datos del Censo 2001 muestran una tasa de asistencia escolar de 79,71%, que desagregada por sexo muestra un 81,05% para los hombres y 78,32% para mujeres.
Entre 1992 y el 2002 la matrícula de la educación secundaria se ha incrementado en más del cien por ciento.

Educación superior

En 1992 se declararon universitarios o con formación universitaria 324.693 personas y en 2001 lo hacen 644.045 personas. En 2001 la educación universitaria se impartía en 12 universidades estatales y 34 universidades privadas.

3.5.7 Estructura según idioma
Una de las características mas importantes de la población boliviana es la diversidad étnica y lingüística en los nueve departamentos. Además del español, una importante fracción de la población habla idiomas nativos, principalmente quechua y aymara.

En Bolivia el año 2001, del total de la población de 6 años o más de edad, 6.097.122 personas declaran hablar español, mientras que 2.124.040 personas hablan quechua, 1.462. 286 personas hablan aymara, 57. 218 personas hablan guarani, en menor proporción se hablan otros idiomas nativos como ser, chiman, chiquitano, guarayo, trinitario (20)

Autoidentificación
En el país según el Censo 2001, de la población de 15 años o mas 1,922.355 personas declaran que no se autoidentifican con algún pueblo originario o indígena, mientras que 1.555.641 personas declaran que se autoidentifican con el pueblo originario quechua, 1. 277.881personas se identifican con el pueblo aymara.

En el área urbana 1.522. 231 personas no se autoidentifican con algún pueblo originario o indígena, mientras que 790.436 personas se identifican con el pueblo quechua, 716.712 personas con el pueblo aymara.
En área rural el número de personas que se autoidentifican con algún pueblo originario o indígena es proporcionalmente mayor al del área urbana ya que 765.205 personas se autoidentifican con el pueblo quechua, 516.169 personas con el pueblo aymara, mientras que 400.124 personas declaran que no se autoidentifican con algún pueblo originario o indígena.

3.6 RECURSOS HUMANOS

El trabajo tiene gran importancia en el proceso de la producción de bienes y servicios económicos de un país.

El censo 2001, (20) define como población en edad de trabajar al segmento de 10 a 65 años. La población de 10 años o más en edad de trabajar es de 6.000.868, la población en edad de no trabajar o menor de 10 años 2.170.110 y 90.576 habitantes no especifican su condición de actividad.

 


 
HOME
 
ANTERIOR
INDICE
SIGUIENTE