Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales
9 de mayo, 2011

Falleció Lidia Gueiler, primera mujer en ser presidenta de Bolivia


Publicidad
(ABI) La ex presidenta de Bolivia, Lidia Gueiler Tejada (1979-1980), falleció el lunes en La Paz a consecuencia de una prolongada enfermedad, confirmó su nieto, Luis Eduardo Siles.

La ex mandataria, que fue la primera mujer boliviana que estuvo al mando de Bolivia, estaba a punto de cumplir 90 años.

“Lidia Gueiler luchó por la democracia y ello casi le cuesta la vida el año 1980 en ese sangriento golpe” liderado por el entonces general Luis García Meza, recapituló Siles al tiempo de confirmar “el deceso de mi abuela” en declaraciones a radio locales.

Por vía del ministro de Comunicación, Iván Canelas, el gobierno del presidente Evo Morales expresó su “profundo pesar por esta irreparable pérdida”.

Gueiler, la única mujer gobernante boliviana en 186 años de historia nacional, alcanzó la Presidencia de Bolivia el 16 de noviembre de 1979, luego de fracasar un golpe militar de Estado que desalojó del Palacio Quemado a su antecesor y otrora correligionario Wálter Guevara Arce (1979-80).

Tras 7 meses de administración acechada por aprestos militares para derrocarla, Gueiler, que presidió un gobierno de transición, organizó un proceso electoral en un intento por restaurar la democracia tras 15 años, en ese momento, de dictadura militar secante.

Su gobierno quedó signado por un juicio de responsabilidades que el diputado socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz (1932-80) instauró al ex dictador Hugo Banzer (1971-78) en el Congreso boliviano de la época.

Las tensiones espoleadas por este proceso político y los resultados de las elecciones que dieron por ganador al ex presidente progresista Hernán Siles Zuazo (1956-60), seguido del también ex mandatario de derechas Víctor Paz Estenssoro (1952-56/1960-64/ 1964/1985-89) y del mismísimo Banzer, urdieron un nuevo golpe militar.

El 17 de julio de 1980, García Meza levantó fracciones del Ejército boliviano y desalojó, tanques y metralla de por medio, a Gueiler de la casona de Gobierno, en la Plaza Murillo.

Gueiler, cuya vida corrió riesgo en marzo de 1980, cuando un oficial borracho intentó matarla en su alcoba presidencial, en la residencia oficial de la barriada de San Jorge, prefirió entregar el poder a mediodía de 17 de julio a García Mesa que ya había desatado una carnicería en La Paz y otras ciudades de Bolivia.

Una de las primeras víctimas de García Meza fue precisamente Quiroga Santa Cruz, apresado por paramilitares argentinos y bolivianos en La Paz y desaparecido ese mismo 17 de julio de 1980 hasta hoy en día.

Adscrita al ala izquierdista del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), que promovió la revolución popular de 1952, Gueiler supo ser diputada en el Congreso instalado en 1979, apuntalada por el Frente Revolucionario de Izquierda, partido del que fuera directriz.

En esa condición y en su calidad de presidenta de la Cámara de Diputados, es que, aquel 16 de noviembre de 1979, ascendió a la primera magistratura de Bolivia, activado el mecanismo de la sucesión constitucional, luego que Guevara Arce fuera derrocado entre el 1 y 2 de noviembre en medio de un cruento golpe militar encabezado por el entonces coronel Alberto Natush Bush.

“La democracia se conquistó por mujeres y hombres que lucharon” sistemática y clandestinamente desde 1964, cuando el militarismo asumió, por la fuerza de los cañones, el control del Gobierno de Bolivia, afirmó su nieto.

Tras 18 años de dictadura militar, la democracia boliviana fue restaurada en octubre de 1982.

Luego de ser electa en plancha senadora postulada por el socialdemócrata Movimiento de la Izquierda Revolucionaria y de ejercer en 1989 la Embajada de Bolivia en Colombia, Gueiler escribió dos libros, entre ellos Mi pasión de Lideresa, en que narra su agitada vida política que comenzó como cuadro femenino del MNR.

En su dilatada carrera política, Gueiler, casada en primeras nupcias con un oficial paraguayo a quien, muy joven, tal vez púber, conoció en los estertores de la guerra del Chaco, que enfrentó a los ejércitos de Bolivia y Paraguay entre 1932 y 1935, también ejerció escaños en Diputados entre 1954 y 1964.

En la primera de sus cuatro administraciones (1952-56), el ex presidente Paz Estenssoro la acusó de conspiración y la corrió del MNR.

En 1948 Gueiler había jurado al MNR, de los nacionalistas de origen y en la década de los 60 y el amanecer de los 70, ejerció cargos diplomáticos también en Alemania Occidental y Venezuela.

“Ella fue una política con los lados amargos u dulces y muy amargos de la política”, refirió su nieto.

Gueiler que en la perpendicular de su vida no se alejó del todo de la política boliviana, al punto que hace tres semanas el presidente Morales le pidió sumarse a un equipo de ex presidentes para pergeñar la estrategia nacional de recuperación marítima en estrados internacionales, será velada en las instalaciones de la bicameral Asamblea Legislativa Plurinacional y también en el Palacio Quemado, testigo de sus intensos 7 meses de gobierno.





Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

VOLVER A EL PAÍS
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.