Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales

El imperio de los reyes del aceite

(La Paz - La Razón)
1944. Mientras los empresarios emprendían negocios relacionados con la minería, la Compañía Agropecuaria del Oriente apostaba a la industria del algodón para la fabricación de textiles. Como las semillas no se utilizaban, en 1951 surgió la primera fábrica de aceites de la empresa que actualmente se conoce como Industrias de Aceite SA (IASA). Hoy, cuatro empresas compiten contra el contrabando que tiene en su poder más del 20 por ciento del mercado nacional. Y en el exterior figuran como las primeras exportadoras no tradicionales de Bolivia con 320 millones de dólares el 2001.

Unos 40.000 empleados agrícolas y agroindustriales dependen directa y de forma permanente de la producción del aceite, sin contar con los empleos indirectos en transporte, comercio y servicios.

El proceso en este imperio empieza en la tierra fértil y los tórridos montes cruceños. La hume- dad del suelo camba regala dos cultivos al año: el de verano se siembra en abril y mayo para cosecharse entre junio y julio. En octubre y noviembre se trabaja el de invierno. Las precoces semillas de soya tardan alrededor de 105 días y las tardías, de 120 a 130. El girasol se cultiva desde mayo y en octubre termina la cosecha.

En Bolivia, el cultivo de soya y girasol alcanza las 822.000 hectáreas. Raúl Juvenal Laguna Paniagua reunió 950 hectáreas de soya en 32 años de vida. Las variedades de soya que cultiva le sirven para programar la siembra con el tiempo suficiente como para trabajar con maquinaria propia y no tener que contratar a otros por el apuro.

“Aquí sembramos la conquista, ocepar 9, engopa 308, la huirapuró y tucunaré, la última variedad. Para los aceites es igual nomás, la diferencia se marca en la resistencia a las enfermedades y a las sequías. Unas producen más en invierno, otras en verano, otras soportan más agua”, explica Laguna, quien pronto estrenará una avioneta para controlar sus dominios.

En sus campos, luego de que la soya se ha secado y terminado su ciclo de vida, una máquina cosechadora recorre el sembradío recogiendo la planta, descascarando la vaina de soya y botando la basura por detrás. El mismo equipo llena un camión para el traslado al centro de acopio de las aceiteras. Para este año se espera un rendimiento de dos toneladas métricas por hectárea cultivada.

Ricardo Moreno Justiniano es supervisor del Centro de Acopio Norte de Fino, a 100 kilómetros de Santa Cruz. “Aquí acaparamos el grano sólo mediante papeleo y se cobra en la oficina central”. Estos centros reciben los camiones, pesan el grano y lo analizan. Cuentan con un elevador, un transportador y un silo para emergencias.

Cuando llega un camión a las aceiteras, la carga es revisada. Georgina Rojas es la encargada de analizar la muestra obtenida con un calador neumático, un brazo mecánico que selecciona muestras y las manda a un receptor global de donde se vacían en un cuarteador que las homogeneiza. Ahí se hace el análisis de humedad, se anota al proveedor y se devuelve. Otra subdivisión y se aplica el análisis de impurezas, granos dañados y bicolor en un análisis físico. “Se toman 100 gramos homogeneizados y se da el porcentaje de blancos o morados, basura, etc.”.

La soya ya está lista para ser procesada. Una rampa levanta el camión y, a través de la gravedad, el grano se vacía en un silo, pulmón donde cae toda la carga del día.

El grano pasa a una balanza neumática continua que pesa el grano antes de realizar la última limpieza. En ADM-SAO, empresa que ha resultado de la alianza estratégica entre Archer Daniels Midland y la Sociedad Aceitera del Oriente en 1998, el ingeniero industrial Oscar Salvatierra Filipovich supervisa la planta. “Luego de limpiar las impurezas como las cascarillas y los palillos, sigue el quebrado del grano en dos y en ocho. Continúa el acondicionamiento por vapor indirecto y en ese proceso se lo precocina”.

El grano está listo para prepararlo. La laminadora es una máquina con dos rodillos a una distancia programada. Allá, los granos partidos son laminados hasta quedar con la forma de una hojuela. Al pasar por la ducha de hexano, la hojuela permite sacar la mayor cantidad de aceite. Una buena preparación garantiza una extracción del 100 por ciento.

Sergio Pedroti es miembro del directorio de Industrias Oleaginosas SA (IOL), empresa familiar nacida en 1957. Es un brasileño enamorado de Santa Cruz. “La hojuela se dirige a la segunda fase, la extracción por solvente. Entra en un cilindro, donde hay 18 cajas, y cada caja tiene una bisagra debajo con todo el interior perforado. Las hojuelas se quedan dentro. La máquina da una vuelta en hora y media en la que recircula el hexano, un derivado del petróleo”.

través de una especie de ducha, el hexano cae sobre cada caja de hojuelas. Cuando las atraviesa y baja por la malla milimétrica, agarra las moléculas de aceite que se van al fondo junto al hexano.

La mezcla pasa por una serie de calentadores y evaporadores que están a 100 grados centígrados para que el hexano, que se evapora a los 65, se separe completamente.

El hexano es una sustancia controlada y de mucho cuidado en el manejo, al igual que la soda cáustica. Es más inflamable que la gasolina. Se importa de la Argentina y Brasil, pero es sustancia controlada por la FELCN. Cada compra requiere de un trámite especial.

“Hacemos una mezcla de agua con el aceite en determinadas condiciones de presión, y cuando pasa por el centrifugado salen los fosfátidos llenos de agua”. Así se depura el aceite que está listo para ser vendido como aceite crudo.

El aceite de mesa

Para obtener un aceite comestible refinado se realizan tres procesos básicos: el neutralizado, el blanqueado y el desodorizado.

El neutralizado consiste en eliminar toda sustancia tóxica y residuos saturados que hubiesen quedado. El blanqueado significa uniformar el color hasta los parámetros fijados por cada empresa.

Oscar Salvatierra explica el tratamiento para eliminar olores. “El desodorizador maneja líquidos a muy altas temperaturas sin oxígeno y sin contacto con el aire, eliminando todas las sustancias que tienen mal olor. Si un aceite huele a rancio es que fue mal desodorizado. Mientras mejor desodorizado esté, mayor vida útil para el producto. El desodorizador continuo procesa 100 toneladas al día, las 24 horas. Por un lado, obtenemos producto y, por el otro, entra la materia por elaborar aún”.

Una vez refinado, el aceite pasa a la planta de envasados, donde la última tecnología de envases PET, un tipo de plástico totalmente transparente y resistente a los golpes, ha desplazado a los tradicionales PVSC y polietileno. En las plantas de Fino, Rico y Sabrosa se fabrican las botellas de los granos de PET. Estos pasan a una máquina que, a través del calor, hace las preformas, unos tubos en forma de bulbos. Una vez enfriadas, pasan por otra máquina que las somete al calor y las moldea en las botellas de 0,9 ó 0,45 litros. Necesitan 48 horas de refrigeración.

Para el buen control de calidad, las plantas están aclimatadas a temperaturas bajas, a fin de evitar el sudor y la presencia de insectos.

Los envases pasan por unas máquinas que hacen el trabajo mecánicamente. Los empleados sólo inspeccionan el proceso. La máquina hace la botella, la saca, la ventila, la llena, la etiqueta, le pone la fecha de expiración y la tapa. Durante el proceso, el aceite adopta un color blanquecino debido a que se lo envasa bajo nitrógeno, que le da mayor vida útil porque le saca el aire. Pasado un momento, recupera su color de oro.

Las botellas de Fino se cierran con unas tapas francesas que dan mayor seguridad al sellado. La tapa no se desprende del todo y se puede volver a utilizar, y tiene otro cierre que asegura la inviolabilidad con unos bigotes plásticos (dosificador), para que el producto no salga a borbotones y el borde no gotee, lo que garantiza incluso que la última gota entre en la botella.

La misma máquina va depositando, bajo los ojos vigilantes de los controladores, las botellas en las cajas y las sella.

En la recta final...

Luego del embalado, pasa a los almacenes. En ADM-SAO se usa el sistema de palets (soportes de madera en que se colocan pilas de cajas), donde el montacarga puede levantar cinco pisos de cajas distribuidas en cubículos.

Entre cada proceso, se realiza el control de calidad. Para Oscar Salvatierra, éste consiste en una inspección continua. “Sus funciones son descubrir los detalles u olvidos de cada sector. Así garantizamos que si alguien falla, lo esta- mos observando. Se trata de detectar las omisiones”.

Para la distribución, la industria aceitera moviliza unos 112 mil fletes en transporte con más de 2.800.000 toneladas al año. Esto significa el 26 por ciento de las exportaciones del país. El consumo de oleaginosas en Bolivia es de 72 mil toneladas métricas, 12.000 son importadas, sobre todo de Argentina.

Luis Fernando Paz Rivero es el encargado administrativo de Crisol, que trabaja con 290 personas incluyendo a La Paz y Cochabamba. Para la empresa que buscaba el negocio del azúcar, empezar con el aceite fue un reto. Aprendió con cada tropiezo. “En la planta recibíamos amenazas. Una persona nos llamó durante seis meses para que botemos a un tipo y nos dio dos meses. Llamé al empleado para interrogarle. Este hecho nos obligó a identificar llamadas. Descubrimos que era de Montero... Ahora tenemos muchísima más seguridad. Antes éramos muy confiados”.

En Fino, las exigencias de la exportación les hizo producir aceites de marcas y tamaños dife- rentes. Y para exportar a Chile incluso están obligados a adicionar un porcentaje de aceite de pescado, ya que al paladar costero le encanta ese toque en el sabor.

Sólo quedan aguas residuales. Para tratarlas, Crisol tiene un proceso anaeróbico donde los compuestos orgánicos se degradan. Sigue el periodo de reposo en una laguna para pasar a otra de aireación, donde se inyecta oxígeno dentro del agua para producir burbujas. Un sistema de cascadas refuerza el proceso. Cinco lagunas hechas con arcilla y capas de plástico evitan que el agua ingrese a la tierra. Cuando estas aguas recuperen la vida, el aire las recogerá por evaporación para bajar luego a regar los campos de soya y girasol. Y así, todo comenzará de nuevo.

La lecitina de soya

La lecitina de soya es un residuo de la obtención del aceite. Se trata de un líquido viscoso, con la consistencia de la miel y de color ocre oscuro. Es un agente activo de superficie fosfolípido sólido con propiedades físicas únicas que se fabrica a partir del aceite de soya extraído por solvente (hexano).

Desde el punto de vista químico, la lecitina está constituida por una mezcla de triglicéridos, agentes polares (fosfo y glicolípidos) y carbohidratos.

No es soluble en agua y al contacto se dispersa en forma de grumos. Sólo es soluble en grasas y aceites.

La lecitina es producida en Bolivia por IOL.

Se elabora separándola del aceite crudo de soya, aumentándole agua (hidratación de fosfátidos). Luego se somete a la centrifugación, secado, enfriamiento y almacenamiento.

La lecitina tiene un sinnúmero de usos, tanto a nivel comestible como técnico. Como comestible es un agente emulsionante que se utiliza en panificación y confitería para que los ingredientes que intervienen en la preparación de alimentos no se separen. Como tensoactivo, en coberturas de chocolate y productos farmacéuticos, permitiendo que la superficie al secarse se mantenga homogénea y no tenga rajaduras. En nutrición, para uso medicinal y dietético, debido a la ausencia de grasas saturadas y al contenido fosfórico que permite la creación del llamado colesterol bueno, que favorece a la circulación. Como agente antisalpicante se utiliza en las margarinas. Como estabilizador es útil para conseguir que las grasas mantengan su consistencia.

La lecitina es determinante en la alimentación porque es una sustancia rica en fosfolípidos insaturados, importantes para mantener las membranas celulares y fortalecer la memoria.

En el campo técnico se utiliza en la industria como agente antiespumante para la levadura y el alcohol. Como dispersante, en la fabricación de tintas, insecticidas y gomas, permitiendo que los compuestos pesados se estanquen al fondo. Como humedificante, en cosméticos, pigmentos para pinturas, sustituto de la leche de becerro, metales en polvo y textiles; evitando que se sequen y ampliando su vida útil. Como estabilizante, en emulsiones y antidetonante en la gasolina.

Margarina

La margarina es el paso que sigue a la manteca vegetal. En la Planta de Hidrogenados en Fino Cochabamba se somete el aceite refinado a un proceso en que reacciona con hidrógeno, gas que le da una estructura sólida al aceite. Este aceite hidrogenado se bate y mezcla con leche y vitaminas junto al emulsionante que dejará una pasta homogénea. Se le echa sal, dependiendo de la variedad del producto, y se refrigera por tres días en una cámara para que sea consistente. Los envases, en varios tamaños y colores, se los hace en la misma planta. Eh ahí la clásica tacita que terminada la margarina sirve a las amas de casa. Se elaboran margarinas con especificaciones diferentes para el trópico, valle y el altiplano, debido al distinto punto de fusión en los diferentes climas. También se produce margarina a granel para usarse en repostería. No lleva leche.

Tortas o harinas

La torta o harina de soya y girasol son productos utilizados en la elaboración de alimento balanceado para el consumo animal. Un 20 por ciento de esta producción se vende en el mercado nacional y el 80 por ciento restante es para la exportación. Los principales mercados extranjeros están en Venezuela, Colombia, Chile y Perú.

La harina es el producto residual que queda después de extraer el aceite con hexano. Luego, la materia prima pasa a una máquina para ser molida y embolsada. Primero se acondiciona a una temperatura de 60 a 80 grados para homogeneizar la masa y que las estructuras internas del grano se debiliten. Entran en una prensa tornillo, donde se hace una extracción mecánica a través de presión. De ahí se separa una parte de aceite y una torta que todavía contiene algo de aceite.

A esa torta se le extrae el residuo de materias grasas. Otra máquina seca y tuesta la harina para matar una toxina natural de la soya para animales, luego se la deposita en silos.

La manteca

La producción de la manteca vegetal es sencilla, pues requiere de un solo proceso. Es una fase previa a la preparación de la margarina. Una vez obtenido el aceite refinado, pasa a una máquina que le inyecta hidrógeno para que tome consistencia. Los tanques-pulmones se ocupan del proceso. La manteca sale a través de unos conductos programados por computadora con el peso exacto para llenar los envases. La única empresa aceitera que cuenta con una planta de hidrogenados es IASA, que también produce el aceite Fino. La manteca estrella es Karina, que se vende en envases plásticos, desde un kilo hasta a granel. Para el consumo popular, cuentan con la

marca Gordito en lata y balde, Faro y otras más. Una vez envasada la manteca, se pone 72 horas en un ambiente con sistema de refrigeración para su cristalización. Luego es despachada. Caben 60 TM en los tres días de almacenaje en frío.

Otros productos

Entre los subproductos de la industria oleaginosa se encuentran el aceite crudo de soya y girasol, el jabón, la pulpa de algodón y el semihidrogenado.

El aceite crudo de girasol tiene aplicaciones no comestibles: es materia prima industrial en el área oleoquímica, sirve de combustible, puede sustituir al aceite mineral en la formulación de plaguicidas y es parte de la fabricación de tintas de impresión.

La materia prima para el jabón se obtiene al terminar el refinado del aceite crudo, que aún conserva grasas pesadas o altamente saturadas. Para el proceso, el aceite entra a 9.000 revoluciones por minuto para el centrifugado, del cual sale el jabón, la borra que es la materia prima para el detergente. De este primer lavado el aceite sale blanco porque eliminó jabón y agua. Las empresas venden esta borra a Quimbol para la fabricación de jabones. Fino fabrica su propio jabón: Oso. En esa empresa también se procesa la pulpa de algodón, que es materia prima para la fabricación de billetes. Sólo se exporta al Brasil.

También se elabora el semihidrogenado, que es un producto intermedio entre la manteca y el aceite. Se mantiene en un estado coloidal. Su uso es exclusivamente industrial para la elaboración de galletas.




Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-225734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 

 

 

 
 


 
 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.