Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales

Milagro en Cochabamba hará posible beatificación de madre Ravasco

(La Paz - La Razón)
Dejó de caminar a los 3 años y era imposible que lo hiciera otra vez. Pero cuando ingresó al colegio, sus maestras y compañeros oraron a la madre Ravasco y en un año sanó.

Postrada en cama, sin esperanzas, Eilen recuerda que Jesús se le apareció en sueños y le llamó por su nombre el 31 de diciembre de 1996. “¿Quieres caminar?” le preguntó el Redentor sin saber que su vida ya no sería la misma.

Sorprendida, la niña respondió: “Sí, quiero caminar y correr como mis otros compañeros”, y entonces Jesús le ordenó: “Párate y ve al cuarto de tu abuelito”.
Aquel día, “la enfermedad que me tuvo postrada hasta los ocho años desapareció por un milagro”, recuerda con una sonrisa que le ilumina el rostro.

El Vaticano reconoció el milagro, que ahora se atribuye a la madre Eugenia Ravasco (1845-1900), fundadora de la Congregación de las Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y María, motivo por el que el papa Juan Pablo II beatificará a la religiosa el domingo en Roma.

Con 14 años, Eilen Natali Jiménez Cardozo cursa el sexto de primaria en el colegio particular Eugenia Ravasco. Sin embargo, hoy y mañana faltará a clases pues emprenderá viaje a la Santa Sede porque en tan importante evento, ella también consagrará el sacramento de la Comunión.

Los primeros síntomas de una enfermedad incurable se manifestaron en Eilen al cumplir tres años, en 1992. Perdió fuerzas y dejó de mover las piernas; caminar era clínicamente imposible.

Un año después fue internada en el Hospital Albina Patiño y hasta 1996 la sometieron a una serie de análisis y tratamientos.
Un año antes había superado un coma. Fue internada hasta 10 veces por parálisis hipokalémica, mal que produce la disminución de potasio en los huesos.

En febrero del 96, Eilen y tres de sus cuatro hermanos ingresan al Colegio Ravasco. Yolanda Mercado, su primera maestra, recuerda que su aparición fue impactante, pues con ocho años aparentaba tener ocho meses. Ingresó al aula en un carrito de bebé; sus nuevos compañeros la recibieron con aplausos, mientras a ella le caían las lágrimas.

Sor Dominga Fontana, delegada de la congregación en Bolivia, la llevó entonces hasta el busto de la madre Ravasco a pocos pasos de la capilla, donde los alumnos y religiosas pidieron a Dios por su curación.

Desde ese día, cada año, al inicio de clases se oró en el aula, la capilla y ante el busto por su salud. Sus compañeros, según recuerda su mejor amigo Ricardo Torres, también rezaban en casas y los domingos en misa.

La oración que más se repitió decía: “Eterno Padre, por los méritos de los dulcísimos Corazones de Jesús y de María, dígnate glorificar en la tierra a tu humilde sierva Eugenia Ravasco, escuchando nuestra súplica. Por Cristo nuestro Señor. Amén”.

Así, Eilen aprendió a olvidar el dolor. En clase, la profesora la tomaba en brazos para que escriba en el pizarrón y en recreo sus compañeros la paseaban.

En agosto de 1996 su salud recayó y el doctor Silvestre Arce ordenó su internación en el Hospital Belga. Una junta médica diagnosticó que la niña adolecía de osteomalacia severa, raquitismo renal, acidosis tubular renal y parálisis hipokalémica.

Las radiografías tomadas entonces muestran sus huesos como cristal, por la descalcificación, y señas de varias fracturas.
La “paciente de cristal” debía ser atendida con extremo cuidado; el médico Jaime Fiorilo había declarado que “con Eilen debemos usar guantes blancos de seda para no dañarla”.

En diciembre de ese año su madre soñó que la niña caminaba hacia ella “en un hermoso jardín de flores; parecía un ángel porque batía una especie de alas”. Pensó que moriría. En tanto, la comunidad Ravasco seguía con las oraciones. Al poco tiempo, Eilen soñó con Jesús y recuperó movilidad. En febrero de 1997, ingresó al colegio caminando, otra vez en medio de aplausos.

A la ciencia le costó comprender la recuperación de la niña por el grave deterioro que alcanzó su salud. El doctor Arce —que ya está en Roma— reconoce en un informe que la curación de la niña es una manifestación del poder de Dios. Para la Iglesia, la madre Ravasco hizo de intermediaria ante Dios para lograr el milagro. Redacción Cochabamba

El viaje y los actos en la santa sede

Jueves 24 • Eilen parte a Roma con una delegación de 40 personas, entre ellas el ex arzobispo René Fernández, el padre Miguel Manzanera, tres profesores y alumnos de la promoción. El médico que la vio ya está allí.

Sábado 26 • Se hará una vigilia que llamaron “Conociendo a la Madre Eugenia”. Luego presentarán a la juventud “Ravasquina” de todos los países. Representa a Bolivia un grupo de alumnos que bailará la cueca chapaca.

Domingo 27 • A las 10.00 de la mañana se realizará la beatificación en la plaza de San Pedro, a cargo del Papa, donde Eilen hará su Primera Comunión.

Lunes 28 • A las 08.30 se dará una Misa en San Pedro. A las 11.00 el Papa recibirá a la delegación boliviana.




Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-225734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 

 


 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.