Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales
12 de septiembre, 2003

Una plaga de Roya amenaza a la soya

(Santa Cruz - El Nuevo Día)

Su presencia parecía controlable. Pero no fue así, los fuertes vientos la expandieron por toda la zona norte integrado. Sin tratamiento, las pérdidas de rendimiento pueden llegar al 70%.

La detección “Roya de la Soya” (Phakospora Pachyrhizi) en tres hectáreas de soya de una pequeña propiedad de Yapacaní, fue minimizada a fines de julio por productores y autoridades sanitarias, que pretendieron solucionar el problema con una cuarentena. El caso resultó mucho más grave, pues el viento propagó la enfermedad por gran parte de los campos de soya de la zona norte. Combatirla será de ahora en adelante tarea de cada campaña y a costa de un precio adicional para el productor.

“Nadie sabe cómo llegó, pero ya está acá, está en los campos del norte y allá no hay quién la controle. Llegó para quedarse y lo único que ahora queda es controlarla lo más posible”, afirmó Hugo Landívar, presidente de Landicorp, matriz de la semillera Semexa, confirmando el arribo de la enfermedad al cultivo de soya.

La presencia regional de este patógeno, identificado como “roya asiática”, es reciente. Los primeros reportes se produjeron en 2001 en Paraguay que hoy tiene el 100% de sus cultivos afectados. La plaga se propagó también a Argentina y Brasil. La expansión en los campos cruceños, donde se sembraron 165.000 hectáreas para esta campaña, de dio por la alta velocidad de los vientos y la baja humedad atmosférica.

Según las pruebas hechas a nivel internacional, los efectos de la enfermedad sobre los rendimientos del cultivo varían entre 30 y 70%, lo que demuestra el porqué del temor y el estado de alerta planteado a través de la formación del Comité Interinstitucional en torno a la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo).

La característica de la presencia de la roya es perceptible por la formación de puntos o esporas sobre las hojas nuevas, la cuales caen prematuramente, afectando a la formación de granos en las vainas de la oleaginosa.

Por la reciente aparición del hongo, los estudios y desarrollo de variedades resistentes son casi inexistentes, por lo que las empresas e institutos de Brasil y Argentina que poseen programas de fitomejoramiento, están buscando materiales tolerantes a esa enfermedad. Lo que se evidenció es que unas variedades son más susceptibles que otras.

Para evitar que la embestida de la enfermedad sea mayor, Anapo, además de empresas e entidades como Semexa y Fundacruz desarrollan campañas informativas de información.

“Es como vivir con el enemigo”, afirmó Rolando Zabala, gerente técnico de Anapo, quién indica en el futuro los productores deberán asumir la necesidad de estar atentos y en el tiempo oportuno para adoptar medidas preventivas.

Las experiencias en los países vecinos han demostrado el efectivo control a través de fungicidas, como el Orius-25, los cuales aminoran las pérdidas. “Se está demostrando que las pérdidas se compensan con los fungicidas, incluso se incrementan los rendimientos”, acotó Zabala.

Mayor costo operativo para los productores

En el área de expansión de la zona norte que comprende poblaciones como Chané, Colonia Piraí, La Planchada, Peta Grande, la presencia de la roya de la soya es evidente. En medio de los sembradíos ya en proceso de secado se pueden advertir hojas amarillas con pequeños puntos.

“No es una plaga cuarentenaria, no se acaba con la incineración. Lo único que queda es prevenir y hacerlo nuestro en las prácticas de cultivo”, dijo Rolando Zabala. La única vía es aplicar fungicidas, una o dos veces por campaña, dependiendo del grado del efecto y del diagnóstico que se haga. Esta práctica representará una erogación de unos 20 dólares por hectárea, además cinco dólares por la utilización de maquinaria. “Veamos por el punto positivo: ese costo puede compensarse con el fungicida porque ayudará a combatir otras enfermedades”, agregó.

Cuidados para no perder con la roya

1 • Monitorear el cultivo para el diagnóstico precoz de la enfermedad. Se sugiere hacerlo dos veces por semana desde antes de floración.

2 • Evitar la ocurrencia y frecuencia del mantenimiento del periodo crítico de la enfermedad sembrando ciclos cortos y respetando las siembras tempranas.

3 • La fertilización con potasio parece disminuir la intensidad de la enfermedad.

4 • Regular los ciclos de riego evitando los periodos críticos de la infección.

5 • Eliminar la población de plantas guachas o de hospedante alternativos.

7 • Aplicación de fungicidas es la herramienta estratégica más indicada en el corto plazo. Las diferencia entre campos tratados y testigos es muy considerable. La recomendación incluye fungicidas triazoles como estrobirulinas o sus mezclas. La decisión de aplicar es a los primeros síntomas a partir de floración.




Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-225734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 

 


 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.