Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales

3/1/2004

Nuevo Conservatorio. El latido de la música

(La Paz - La Razón)


La guitarra clásica encuentra a
la eléctrica en un pasillo
Una restaurada casona de 1910 albergará a los maestros y alumnos de ese centro musical, quienes lograron su meta de forma silenciosa.

A una cuadra de El Prado paceño una casona señorial de 1910 aguarda el segundo en el que verá la luz cuando en su seno empiecen a latir los sonidos del Conservatorio Nacional de Música.

Ostenta orgullosa el número 50 en la calle Reyes Ortiz casi esquina Bravo. Se yergue sobre 740 metros cuadros y aún respira aires republicanos a través de sus paredes de adobe. Perteneció a Manuel Vivado y Eliana Vivado hasta que pasó a custodia del Estado.
Entonces se convirtió en una dependencia médica de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), que aprovechó los amplios techos para crear escondrijos y recovecos que permitieron explotar al máximo cada rincón, poniendo en juego los amplios pasillos y un coqueto patio solariego.
Con la capitalización, sólo quedó un edificio solitario que ya no era habitable por la excesiva humedad que devoraba sus venas de adobe y el deterioro de la madera, los suelos y las bajantes que recolectaban cascadas en medio del ya totalmente sombrío patio.
La casona había sido condenada a una muerte segura, pero una singular protesta callejera de los músicos cambió su fatal destino.

Se busca una sede
En 1999, una original protesta callejera de los estudiantes y maestros del Conservatorio de Música logró arrancarle al Gobierno una nueva sede en vista de lo estrecha que había quedado la antigua casa en la avenida 6 de Agosto y el posible desalojo del inmueble en el que funciona el departamento de música moderna en la calle Colón. Un concierto silencioso con carteles y una marcha de estatuas para protestar por la carencia de una sede movió las fibras del Estado —con ayuda de los aguijones de los medios de comunicación–, que no tardó en ofrecer la casona que agonizaba

Un ensamble de maderas
practica en el segundo piso
cerca de El Prado.

El conservatorio fue creado el 30 de agosto de 1907 durante la presidencia de Ismael Montes. Su objetivo era impartir educación musical básica y superior para promover la profesionalización de instrumentistas, cantantes, compositores y directores de coro. Los géneros y el crecimiento de las áreas se dieron con los años.
Con la pequeña sede de la avenida 6 de Agosto, su propósito de difundir el arte musical mediante conciertos, concursos, seminarios, talleres y la organización de cursos de capacitación quedó reducido a la mínima expresión.
Desde su fundación, el “Conser” —como lo llaman con cariño sus más de 750 alumnos— estuvo bajo la tutela de instituciones como la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), el desaparecido Ministerio de Cultura, Informaciones y Turismo y la ex Secretaría Nacional de Cultura. Ahora es una unidad descentralizada y depende del Viceministerio de Cultura.

Las necesidades empezaron a hacerse notorias cuando las dos sedes —ubicadas en la avenida 6 de Agosto No. 2092 y en la calle Colón No. 379— no bastaron para recibir los sonidos de la flauta, el oboe, el clarinete o el fagot de la escuela clásica o el órgano, la guitarra eléctrica, la batería, el teclado y el saxo del departamento de música moderna. Se necesitaba más espacios para los alumnos de los niveles de Probatorio —donde ingresan los niños y jóvenes aspirantes—, Básico, Medio y Superior.

Con 72 docentes en los departamentos de Cuerdas, Vientos, Piano, Canto y Práctica Coral, Guitarra, Música Moderna, materias teóricas y Psicopedagogía musical, el hacinamiento empeoraba y el funcionamiento del conservatorio se complicaba más. Pero fue el deterioro de sus inmuebles el que colmó y rebalsó el vaso. El conservatorio salió a las calles para decirle a la gente que la música necesita una nueva casa. Este 2004, su sueño

El patio central destinado a
la realización de conciertos
es una realidad.

La complicada refacción

Trasladar la biblioteca especializada en música más importante del país será una de las tareas más arduas. Los siete mil ejemplares —entre partituras, libros y grabaciones— ya tienen un lugar reservado en el nuevo edificio de la calle Reyes Ortiz. Lo mismo sucede con la donación del Gobierno japonés que renovó el instrumental didáctico.
“Hicimos la restauración y refuncionalización en un año, gracias a la inversión pública y a fondos propios del conservatorio que se presentaron en contraparte”, explica el director de ese centro de enseñanza musical, Nicolás Suárez Eyzaguirre.

El Estado dio 100 mil bolivianos y el conservatorio, 30 mil bolivianos. Sumando la habilitación de la casa adyacente —estimada en unos 20 mil bolivianos—, suman a estas alturas 150 mil bolivianos.
Al tomar posesión del inmueble, la empresa Churroarrin —que ganó la licitación pública— se percató del deplorable estado de la construcción. Abandonada la casa, el deterioro carcomía el techo de calamina agujereada, mientras que un ramillete de palomas muertas en el patio hizo de cortejo de recepción. La humedad era increíble, al igual que la parásita vida vegetal que se alimentaba de las paredes.

El arquitecto Ramón Pradel hizo los estudios necesarios para la resurrección de los dos pisos y emprendió el proceso de recuperación de moldes, reparación de la estructura y un estudio minucioso para que la antigua mansión de los Vivado recuperara el brillo de antaño.
“Se reformuló todo en base a las características originales de la casa”. Se recuperaron las columnas de hierro fundido. Se proporcionó mayor simetría al patio. Se copiaron y construyeron las rejillas originales de fierro y se mandaron a hacer réplicas exactas de los mosaicos en la ciudad de Cochabamba. El esplendor de la madera de pino recuperó sus

El edificio en la calle Reyes Ortiz
constriuda el año 1910
pasillos, y los portones, castigados por los años y las plagas, recobraron su forma original.

Los frisos republicanos y las molduras en los techos se repararon y se descubrió, mientras se lijaba la pintura en uno de los techos, un fresco original que tendrá que ser recuperado a través de una restauración que implicará un presupuesto no consignado.

La casa de la música

El aire que ahora se respira en el nuevo hogar del conservatorio huele a nostalgia y arte. La primera palpable en los acabados de toque ecléctico y el segundo, en los detalles que hacen de ésta, la casa de la música de los bolivianos.

Para que la acústica sea óptima, se aislaron los muros. Las luminarias fueron adecuadas para que los alumnos cuenten con la luz necesaria para pasar clases y las puertas, aseguradas para que no se pierda ninguno de los valiosos materiales didácticos. Con el asesoramiento de arquitectos y diseña- dores, colores especiales fueron elegidos. Para la fachada se buscaron los colores más cercanos a los originales de 1910, mientras que en el interior ahora se lucen sobrios tonos pensados en el incentivo a la atención, la serenidad y la concentración a través de los estudios sobre el color que hay.

Se recuperaron los baños y se preparó un patio muy especial: allí, bajo el techo de vidrio templado, se realizarán los conciertos de la Orquesta del Conservatorio Nacional de Música —integrada por estudiantes jóvenes bajo la batuta del maestro Willy Pozadas—, el coro infantil y juvenil, el ensamble de guitarras, la banda sinfónica de vientos, flautas traversas, clarinetes, flautas dulces, música moderna y la orquesta juvenil e infantil.
“Con tanto tiempo dedicado a la refacción, nos dimos cuenta de una cosa”, comenta el director del querido “Conser”: “Los músicos son quienes lo llenan todo. La vida de esta casa es y será la música”.

 

 

Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-2225734

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 

 


 
 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.