Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales
9 de marzo, 2004

Prostíbulos: Gays cobran fuerza en Santa Cruz

(Santa Cruz - El Nuevo Día)
El mercado del placer también es homosexual; se publicita en la prensa y hasta en Internet. Las ofertas son de jóvenes entre 18 y 25 años. El costo del servicio varía de Bs 100 a $us 50 la hora.

Un anuncio en un diario llevó a Gonzalo hasta el lugar. Fue comisionado por El Nuevo Día para descubrir qué tipo de hombres eran los que ofrecían servicios sexuales a otros hombres, incluso por Internet. Estaba nervioso, con cierto miedo ante lo que podría encontrar, aunque la persona que lo atendió cuando llamó por teléfono para pedir la dirección tuvo un trato amable; era natural, estaba tratando de vender.

El taxi lo deja a la medianoche en cierto punto de la calle Ñuflo de Chávez, muy cerca de la iglesia Jesús Nazareno. Ve el número indicado y le sorprende que no haya luces, música o gente afuera. Casi temblando toca a la puerta, con su corazón palpitando a mil por hora. En seguida un hombre flacucho, moreno, de lentes que dejan ver unos ojos achinados lo atiende, con acento occidental se presenta, dice llamarse José; sonriente le indica que es bienvenido en su boliche.

El lugar es una casa acondicionada para recibir visitas; de hecho, sus tres ambientes comunicados entre sí tienen juegos de living, están decorados con jarrones con flores secas, velas aromáticas. A pesar de la luz tenue que producen lámparas tipo araña, en sus paredes se pueden apreciar cuadros con fotografías de hombres desnudos y máscaras que seguramente fueron puestas en carnaval.

En la habitación de la entrada, un bar es atendido por un tipo gordo cuya mirada aviva su nerviosismo. Al escuchar la canción de Thalía “A quién le importa” Gonzalo se distiende un poco y sonríe, le parece increíble que hayan lugares así en Santa Cruz.

Una vez sentado, con un vaso de cerveza que le fuera servido por cortesía de la casa, José se sienta a su lado y expone su singular mercancía: “Tengo los mejores chicos de Santa Cruz. ¿Qué busca mi amigo? Tengo blancos, morenos y trigueños... Todos son muy cariñosos y están bien equipados”.

Este tipo de prostíbulos que funcionan como bares en la ciudad evidencian que la prostitución masculina ha cobrado fuerza, a pesar de la intolerancia de la sociedad ante el homosexualismo. El auge de avisos en diarios y sitios webs delatan un problema o una nueva visión de la sexualidad en los varones. ¿Cuál es el objetivo de este negocio? ¿Qué se busca en ese encuentro entre varones en el que no media ninguna otra relación que no sea la establecida por los servicios prestados y el dinero pagado? Seguramente la misma que debe existir entre amantes heterosexuales: simple satisfacción sexual, o, según los mismos putos: experimentar una nueva forma de amar, y en muchos casos por gusto al mismo sexo. Porque algo que caracteriza a mujeres y varones es su perenne búsqueda de lo gratificante y de lo placentero. Pese a la enfermedad y el sufrimiento, al ser humano le mueve el deseo de lograr el bienestar total y el goce absoluto. Sin lugar a dudas, cada mujer y cada varón viven múltiples situaciones placenteras, que proveen de sentido a la vida. Pero la relación sexual suele representar la más gozosa de las experiencias.

Entre chicos y tentadoras propuestas

En el boliche, José insiste en venderle a Gonzalo sus muchachos. Éste le indica que sólo fue a conocer el lugar para volver en otra oportunidad con más tiempo, obviamente finge estar interesado. El hombre le cuenta las mejoras que ha realizado en la casa: el living del fondo tiene aire acondicionado y sólo es para clientes vip. El muy zalamero lo invita a ir hasta allí: siente el cambio, el calor que no alivian los ventiladores se disipa de repente con el frío. Entonces nuestro curioso se anima a que le presente a los chicos, que tras unas palmadas aparecen al instante con sus torsos desnudos. Desfilan frente a él y mueven sus caderas sensualmente. José dice sus nombres, los que usan para este trabajo. A simple vista hay de diferentes edades, algunos aparentan ser adolescentes. Sonríen, quizás están más nerviosos que el visitante o ansiosos de ser elegidos.

El dueño del boliche insiste en que todos son buenos, que podría conocer más a cada uno mientras consume del bar un sinfín de bebidas que oferta en una carta. Gonzalo le dice que no es preciso, que se tiene que marchar. Entonces dos muchachos se sientan a su lado y toman sus manos temblorosas. “Te garantizamos que no te vas a arrepentir”, le asegura el primero. “Con nosotros la van a pasar súper bien”, aduce el segundo. José le hace una tentadora propuesta: “Mi amigo: los dos por 40 dólares”.




Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-225734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 
 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.