Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales
2 de abril, 2004

Muerte de una menor descubre una red de prostitución de niñas

(Santa Cruz - El Nuevo Día)
La niña de 13 años murió por una fuerte infección. Una agencia de empleos fue clausurada. Investigan la posibilidad de una red de prostitución.

La violación y muerte de una adolescente de 13 años desnudó ayer la prostitución de menores en algunas chicherías de Montero. El hecho ocurrió en uno de esos locales que funciona en Villa Virginia, zona marginal de esa ciudad, a 50 kilómetros de Santa Cruz.

Según las primeras versiones, la muerte se debió a un paro cardiaco; sin embargo, Lidia -madre de la víctima-, denunció en medio del llanto “a mi hija la mataron a golpes”.

A simple vista se trataba de una denuncia más, pero cuando las autoridades pusieron sus ojos en el caso empezó a develarse un secreto a voces en ese barrio marginal, al este de Montero y frente al mercado Germán Moreno.

“Aquí hay varias chicherías que funcionan de lunes a lunes y que para atraer clientes contratan a chicas para que diviertan a los que van ahí”, aseguró un vecino.

La menor asesinada, oriunda de La Paz, llegó a Montero hace un año junto a su madre y sus dos hermanos. Nadie sabe quién llevó a la niña a la chichería de “doña Toya”, o Victoria N., al frente de la cancha del barrio, pero los vecinos dicen que estuvo “laburando” durante un mes hasta que el pasado 6 de marzo, el marido de la patrona se aprovechó que estaba borracha para dormirse con ella y “doña Toya” los encontró juntos. Según las primeras investigaciones, la patrona habría tomado venganza del hecho introdujendo una botella de cerveza en el ano de la menor. Esa versión coincide con el informe médico que señala que el cuerpo de la chica presenta desgarro en el ano y el recto.

Desde entonces, la vida de la menor cambió. Caminaba lento y sufría constantes dolores, hasta que fue contratada en otra chichería, la de “doña Julia”, situada a media cuadra de la cancha.

Ahí la menor también tuvo otro problema. Se peleó con la dueña, Julia Fernández, por haberse llevado unas sandalias de su propiedad. Los vecinos indican que también la golpearon.

“Doña Toya” no ha declarado todavía, pero Julia Fernández ha deslindado responsabilidad. “Conmigo trabajó apenas dos días y es cierto que discutimos por el tema de las sandalias, pero yo no le pegué ni le hice nada”, dijo.

El dirigente de los vecinos, Juan Carlos Algarañaz, acusó a la mujer de saber que “le metieron un fierro o algo al ano”, pero a ciencia cierta no sabe dónde ni quién fue.

¿Cuáles fueron las lesiones que le provocaron la muerte?, es la pregunta que se hace el fiscal Freddy Sánchez, quien al momento de tomar el caso se vio imposibilitado de proseguir las investigaciones, porque la madre de la chica se opuso a que trasladen el cadáver a Santa Cruz para una autopsia legal.

Sin embargo, existe materia justiciable con el informe preliminar del médico que la atendió, considerando que en los pueblos donde no hay forense, ese documento tiene validez legal.

“Murió por una septicemia (infección generalizada)”, explicó el director del hospital Alfonso Gumucio Reyes, Julio Vaca Arredondo, mientras mostraba la historia clínica de la paciente.

Ella fue internada el pasado sábado a las 14.00 por su madre Lidia, quien argumentó no tener recursos económicos, pues tras examinarla dispusieron que sea trasladada a Santa Cruz.

“Estaba grave y así estuvo hasta que le hicimos un análisis bajo anestesia y descubrimos que tenía desgarro en el ano y el recto, además de secreciones vaginales”, reveló el médico al indicar que a pesar de los esfuerzos, la niña murió debido a la infección.

“Ella me decía que estaba trabajando y ya le iban a pagar de su mes”, relató su madre Lidia, una mujer de pollera lila y chinelas, que ayer en la mañana acudió al Concejo Municipal de Montero para pedir justicia.

La menor tenía una infección generalizada en el cuerpo

CRIMEN • La madre sindica a sus patrones de haberla golpeado porque fue a reclamar la ropa y unas sandalias que las otras empleadas le robaron. Hoy se tomará declaración al resto de las chicas.

En el pórtico de una casa sin barda, protegida por alambre de púas cuelga un letrero que dice: “Chicha buena”. En ese inmueble, ubicado en el barrio Villa Virginia de Montero, fue donde golpearon a una menor de 13 años después de prostituirla y de hacerle trabajar como dama de compañía para unos cuantos borrachines que frecuentan el tugurio.

Después del crimen en el local de “Doña Toya” la gente sigue frecuentando como si no hubiese ocurrido nada, mientras tanto la familia de la chica vive todo un drama.

E.CF. falleció el martes a las 10 de la mañana a causa de una infección generalizada de su cuerpo. Es hija del orureño, que trabaja ayudante de arenero, y de la comerciante paceña Lidia. Tenía dos hermanos, uno de 18 años y otro de 9 años de edad.

“Por unas sandalias me la golpearon donde “Doña Toya” o donde “Doña Julia. Otras amigas que también trabajaban en el local le robaron su ropa y sus sandalias y cuando mi hija fue a reclamarles le hicieron eso”, relata la madre.

Algunos de los clientes de lachichería “Doña Toya” indicaron que la menor nunca trabajó en ese local. La presencia de periodistas de El Nuevo Día molestó a los presentes.

“Yo no sé nada, en mi casa solamente trabajó dos días y siempre venía con sueño”, dijo cautelosa la cochabambina Julia Fernández, propietaria del establecimiento, poco después de prestar su declaración en la Policía Técnica Judicial de Montero acompañada de su abogada Raquel Pinto. Con araños en la cara, la mujer se quejó de haber sido culpada en vano y por eso la tarde del miércoles apedrearon su chichería que ya estaba cerrada.

“La contraté para que me ayude porque preparo charque, pique macho, chicharrón, vendo cerveza y chicha, y yo sola no podía atender a todos los clientes, por eso acudí a una agencia de empleos de Santa Cruz para contratar a otras chicas”, reveló.

Tres menores encontradas en la chichería fueron interrogadas por la Defensoría de la Niñez de Montero y contradijeron la versión de la dueña. Denunciaron que les pagaban 300 bolivianos al mes. Según el testimonio de las adolescentes eran obligadas a acostarse con los clientes y que por cada cerveza que lograban vender ganaban un boliviano de comisión.

El hecho tiene conmocionado a los montereños.

Agencias de empleo en la mira

El funcionamiento irregular de la agencia de empleos Milenium ha puesto una vez más en tela de juicio el rol que juegan estas oficinas. No ofrecen ninguna seguridad a los empleadores y tampoco a las empleadas. Las menores fueron contratadas como trabajadoras del hogar.

“Por el momento se dispuso el cierre definitivo de Milenium; hoy tendremos una reunión con representantes de la Asociación de Agencias de Empleos. Vamos advertirles que si no cumplen con las normas serán clausuradas”, informó Julio Rendón, defensor de la Niñez de Santa Cruz

Recordó que está prohibido ofrecer en contrato a menores de edad sin la autorización escrita de los padres y la certificación de la oficina a su cargo.

Las menores que fueron obligadas a prostituirse denunciaron que fueron contratadas por Julia Fernández y ésta les pagaba un boliviano por cada botella de cerveza que vendían, además de 300 bolivianos de sueldo mensual y 10 bolivianos cuando ingresaban a la pieza con algún cliente. Rendón señaló que hoy serán llevadas a las oficinas de la Defensoría para que se les practique un examen sicológico y se les ayude a superar el trauma que les ha causado la explotación.

Código Penal

Artículo 251, Homicidio • El que matare a otro será sancionado con presidio de cinco a veinte años.

Artículo 308, Violación de niña, niño o adolescente • Quien tuviera acceso carnal con personas de uno u otro sexo, menor de 14 años, penetración anal o vaginal, o introdujere objetos con fines libidinosos, será sancionado con privación de libertad de 15 a 20 años, sin derecho a indulto, así no haya uso de la fuerza o intimidación o se alegue consentimiento. Quedan exentas de esta sanción las relaciones consensuadas entre adolescentes mayores de 12 años.

Artículo 321, Proxenetismo • Quienes mediante engaño, abuso de una situación de necesidad o de relación de dependencia o poder, violencia o amenaza, o por cualquier otro medio de intimidación, para satisfacer deseos ajenos o con fines de lucro, facilitare o contribuyere a la corrupción o prostitución de una persona de uno u otro sexo, será sancionado con privación de libertad de tres a siete años.




Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-225734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 
 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.