Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales
16 de agosto, 2004

Okinawa unió a bolivianos y japoneses

(Santa Cruz - El Nuevo Día)
El presidente Carlos Mesa participó del acto de conmemoración. Recibió distinciones de los japoneses y les agradeció por el aporte que hacen a la economía del país. La colonia cumplió 50 años.

Un plato de patasca y un vaso de chicha hechos por manos japonesas reflejan la fusión de dos países. Japón y Bolivia se muestran a plenitud en Okinawa, donde las tierras labradas, las lagunas artificiales y los letreros en dos idiomas (español y japonés) dan la bienvenida a los forasteros.

La ahora capital de la segunda sección municipal de la provincia Warnes celebró sus 50 años de existencia, junto a autoridades nacionales y japonesas.

En los distintos escenarios dispuestos por los organizadores para la celebración se dieron cita centenares de descendientes japoneses, cambas y collas, habitantes y visitantes de las colonias. El año en que los inmigrantes japoneses llegaron al norte cruceño fue rememorado ayer en la sede de la Asociación Boliviana Japonesa (ABJ).

El solemne acto empezó minutos después de las 11.00, cuando llegó el presidente de la República, Carlos Mesa, acompañado de su hija Giomar, cinco ministros de Estado, el prefecto Carlos Hugo Molina, el embajador de Estados Unidos, David Greenlee, y autoridades japonesas que hicieron de guía para que el Presidente conociera la construcción del monumento al que los colonos japoneses consideran "Padre de la colonia Okinawa”, el ex presidente Víctor Paz Estenssoro.

Fue Paz el que el 18 de junio de 1954, a petición de los japoneses que vivían en Riberalta, concedió el permiso para que nuevas familias japonesas migren a Bolivia en busca de mejores días después de haber sufrido las secuelas de la Segunda Guerra Mundial. El convenio del ex presidente y el gobierno japonés establecía dotar de 50 hectáreas de tierra a cada familia, hecho que Mesa resaltó como una ayuda que se hizo recíproca, pues a lo largo de este medio siglo el gobierno nipón ha brindado un apoyo económico importante a Bolivia y en especial a los colonos. Sin mencionar, además, lo que significa la producción agrícola y ganadera de Okinawa que cada año aporta más de 100 millones de dólares a la economía boliviana.

Los quince inmigrantes que murieron como víctimas de una epidemia de origen desconocido en esos años (luego se comprobó que fue por el hanta virus), también fueron homenajeados con la construcción de la "Torre en Memoria de los Difuntos".

Hace 50 años, un 15 de agosto llegaron los japoneses a la colonia Uruma; después de sufrir la epidemia se trasladaron a la zona de Palometillas, cerca de Portachuelo. Finalmente, las 390 familias originarias tuvieron un último traslado, donde actualmente se encuentran. Así lo relató Hiroshi Kochi, presidente de las fiestas conmemorativas.

Al respecto, Mesa resaltó el trabajo que realizaron los primeros migrantes japoneses que ya no están, pues también contribuyeron con el engrandecimiento de la actual Okinawa cruceña.

Seizen Hokama, presidente de los Parlamentarios de la Prefectura de Okinawa, dijo que esa prosperidad trajo a muchos conciudadanos bolivianos hasta Okinawa y agradeció el hecho de que desde 1998 cuentan con una subalcaldía.

David Greenlee, embajador de Estados Unidos en Bolivia, indicó que los tres países guardan estrecha amistad. "Estados Unidos y Japón han desarrollado las dos mayores y quizás más eficientes economías del mundo y acompañamos a Bolivia en el camino hacia su prosperidad", dijo.

En el acto central, que duró casi dos horas y captó la atención de los visitantes, Mesa recibió distinciones de parte de las autoridades japonesas. El Gobernador de la Prefectura de Okinawa Japón, Keiichi Inamine, también fue distinguido. Cuarenta de los originarios japoneses de más edad (mayores de 80 años), que actualmente viven en las colonias, también fueron condecorados.

Los okinawenses compartieron un almuerzo buffet en el coliseo de Okinawa, donde degustaron además del tradicional saque japonés. En ese momento, autoridades nacionales y japonesas tomaron unos mazos de madera y los golpearon sobre el turril que contenía la bebida.

La ceremonia conmemorativa fue traducida al japonés y español, pues muchos de los antiguos inmigrantes aún conservan su lengua materna como idioma exclusivo.

Para tomar en cuenta

Procedencia • Vienen de la isla Okinawa, ubicada al sur de Japón.

Actividad • Se dedican a la agricultura y ganadería.

Producción • Genera anualmente 100 millones de dólares. Cuenta con 30 mil hectáreas de cultivo, entre los que se destacan la soya, el maíz, el sorgo, entre otros. Y tiene 15 mil cabezas de ganado.

Instituciones • Son importantes en el desarrollo de la zona: la Cooperativa Agropecuaria Integral Colonias Okinawas (Caico), la Asociación Boliviano Japonesa (ABJ) y el Comité de Fomento de Desarrollo.

Descendientes • Los primeros migrantes japoneses comenzaron a llegar el 15 de agosto de 1954 sumando 3.385 personas provenientes de la isla de Okinawa.

Obras conmemorativas • Museo Histórico, monumento al “Padre de la colonia Okinawa” Víctor Paz Estenssoro y la Torre en Memoria de los Difuntos.

Joshi Kimyou (84 años de edad)
“Hablamos dos idiomas para mantener las raíces”


Cuando llegué a Bolivia todo era monte, no habían caminos ni nada de lo que hay ahora. Yo llegué con mi esposo y dos de mis hijas. Ahora tengo siete en total, cinco son bolivianas porque nacieron acá, el resto somos bolivianas de corazón.

Nosotros nos dedicamos a la agricultura, yo sólo atiendo las cosas de mi casa porque ya estoy mayor de edad, pero algunos de mis hijos se dedican a la agricultura mientras otras ya están casadas con bolivianos y viven en la ciudad de Santa Cruz.

Pese a que a veces se extraña su tierra vivimos felices en Bolivia. Tratamos de conservar nuestras raíces, por eso hablamos en japonés y les enseñamos o tratamos de enseñarles a las nuevas generaciones de okinawenses. Mis hijos y mis nietos, por ejemplo, todos hablan en los dos idiomas.

Santa Cruz nos abrió sus puertas y nos ha tratado muy bien, estamos muy agradecidos con los bolivianos.

Me imagino que los logros que hemos tenido hasta ahora se deben al trabajo, a lo que tuvimos que sufrir y a la perseverancia que le pusimos al trabajo que iniciamos.

Algunos de los que en un principio vinieron se fueron a otros países porque no soportaron lo que se sufría en un principio, epidemias, sequías e inundaciones, por eso digo que este progreso es fruto de la perseverancia que le pusimos los que nos quedamos.




Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-225734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 
 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.