Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales

El Sistema de partidos quedó en estado de coma

(La Paz - La Razón)


Prebendalistas, subordinados a intereses sectarios y corruptos, colapsaron junto al gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.
Tuvo que ocurrir. Después de más de dos décadas de usufructuar del poder, el sistema de partidos colapsó en octubre de 2003. El desenlace se venía venir mucho antes, desde que los bolivianos comenzaron a perder confianza en los gobiernos pactados, en los presidentes elegidos al calor de forzados argumentos como el del "triple empate" y en los partidos que hicieron del "cuoteo" una lógica de subsistencia.

En noviembre de 2001, el 51 por ciento de la población opinaba que los partidos no eran necesarios para la democracia boliviana (Encuestas y Estudios). En febrero de 2003, el porcentaje subió un punto. Seis meses después se caía el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada y comenzaba una atípica gestión de gobierno en la que desaparecieron del escenario político las bancadas oficialistas y de oposición.

Como los anteriores gobernantes, el movimientista había accedido a la silla presidencial de la mano de un acuerdo político, pero esta vez lo hizo cuando la democracia pactada ya comenzaba a dar señales de defunción. Para sostener su gobierno, un mes y medio antes de huir tuvo que incluir en su lista de aliados a la Nueva Fuerza Republicana, que en las elecciones nacionales había conseguido el tercer lugar con el 20 por ciento de votación, sólo dos puntos por debajo de lo que obtuvo el MNR.
El MIR, que lo acompañó desde el primer momento, pese a que existía una deuda pendiente por el caso de los narcovínculos —un juicio por narcotráfico contra sus principales dirigentes—, despidió a Sánchez de Lozada con lágrimas de su jefe nacional, Jaime Paz Zamora, quien años antes había "cruzado ríos de sangre" para sostener el gobierno democrático del ex dictador Hugo Banzer Suárez.

A partir de octubre del año pasado, los partidos enfrentan una crisis interna producto del desgaste del sistema, pero también de su temor a enfrentar

procesos reales de renovación, que consigan relegitimarlos ante la población.

Contrariamente, pese a la lección de octubre, aún subestiman a la gente y optan por artimañas como la de pretender renovarse mediante agrupaciones ciudadanas, nuevos actores que para estas elecciones municipales postulan a viejos políticos, entre ellos, una veintena de parlamentarios y concejales.

Como el barco que se hunde, algunos dirigentes y militantes han tomado la decisión de saltar antes de ahogarse. En el MNR, por ejemplo, además de Goni, el secretario ejecutivo, Carlos Sánchez Berzaín, prefiere dar instrucciones desde algún lugar en Estados Unidos, mientras el primer subjefe renunció a la conducción de su partido y el segundo se excusó para evitar el problema. Ahora, Mirtha Quevedo tiene la responsabilidad de revitalizar un MNR dividido entre gonistas y antigonistas.

El MIR también está fraccionado y no se libró de las renuncias. Hace poco lo hizo el ex ministro de Desarrollo Económico, Jorge Torres. La NFR expulsó hace un mes a tres parlamentarios que criticaron el manejo vertical de su jefe, Manfred Reyes Villa. ADN, para evitar la extinción de su sigla, en las próximas elecciones municipales sólo presentará candidatos en los municipios donde aún mantiene cierto nivel de respaldo.

La socióloga María Teresa Zegada manifiesta que se trata de "una crisis que se fue generando y acumulando en los últimos diez o quince años, y tiene que ver, de un lado, con un manejo ineficiente (que hicieron los partidos) de la política y del sistema público".

"De otro lado, ha respondido a una lógica instrumental del poder, propiciada por los partidos políticos; esta lógica de la democracia pactada —que ha sido la base de la estabilidad de nuestra democracia— ha mostrado sus límites, el principal de ellos la imposibilidad de hacer al país gobernable excluyendo a las grandes mayorías".

Y es justamente ese alejamiento de la gente el problema que ahora intentan

resolver los partidos. La anterior semana, el MIR concluyó una elección abierta de sus dirigentes departamentales, en la que participaron militantes y todos los ciudadanos que así lo quisieron. Sin embargo, en Santa Cruz se mantiene una dirigencia elegida en un proceso que no fue abierto y que incluso fue observado en su momento por la jefatura nacional.

El MNR tiene planeado elegir nuevos dirigentes en marzo del próximo año y la NFR mantiene sus mandos dirigenciales surgidos de un proceso de elección interna.

El mirista Óscar Eid, que inventó el "triple empate", ahora habla de "ciudadanizar la política", mientras para las elecciones municipales su partido propone una lista de postulantes confeccionada con pocos candidatos-ciudadanos.

Pero, además de la crisis de los partidos, octubre de 2003 sirvió para que los ciudadanos comiencen a socavar el monopolio partidario en el manejo del poder. Más de 200 agrupaciones ciudadanas y pueblos indígenas registrados en la Corte Nacional Electoral así lo confirman, aunque ciertamente muchas fueron penetradas por los partidos políticos.

Ahora, la ciudadanía tiene la posibilidad de conducir el destino de sus regiones, aunque por tratarse de la primera experiencia se encuentran en desventaja frente a los partidos, que durante años han perfeccionado sus estrategias para la administración del poder, la elaboración de propuestas de gestión y para enfrentar las costosas campañas electorales, con una facilidad adicional: el soporte económico del Estado.

En todo caso, como sostiene el analista Róger Cortes, no estamos asistiendo al funeral de los partidos políticos, que en todas partes del mundo son el cimiento del sistema democrático. La probabilidad de supervivencia de los principales frentes es alta, aunque la aprobación de la gente en septiembre de este año apenas llegó al 24% (Apoyo SRL).

Bolivia tiene un Presidente que tiene el apoyo de más del 50% de la población, pero el país no se gobierna

con el apoyo de la gente, sino con el aval del Poder Legislativo, ese que alberga a los partidos políticos. Falta un mes y medio para saber si los bolivianos los ratifican o, de lo contrario, los eliminan del mapa político.

El monopolio de los partidos aún sobrevive en el Parlamento.

LA CRISIS PARTIDARIA

MNR. En las últimas elecciones nacionales obtuvo el respaldo de 624.126 electores, el 22% del total de la votación. Ahora está dividido en tres fracciones: los gonistas, los antigonistas y los transversales. Su jefe nacional, Gonzalo Sánchez de Lozada, es el político con la peor imagen. Elegirá nuevos dirigentes en marzo de 2005.

MAS. Fue la sorpresa en las últimas elecciones nacionales. Consiguió 581.884 votos, el 20 % del total, y se convirtió en la segunda fuerza partidaria en el país. Su líder, Evo Morales, aparece en las encuestas de imagen con el 36% de apoyo. Encabezó la oposición durante el gobierno del movimientista Gonzalo Sánchez de Lozada.

NFR. En las últimas elecciones disputó el segundo lugar con 581.163 votos (20%). En el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, pasó al oficialismo un mes y medio antes del 17 de octubre. Su líder, Manfred Reyes Villa, aparece con el 17% de respaldo en las encuestas de imagen. Le faltaron candidatos para las municipales. MIR. Con 453.375 votos (16%) en la última elección nacional, cogobernó el país en alianza con Gonzalo Sánchez de Lozada, a quien su líder, Jaime Paz, respaldó hasta el último momento en octubre. La anterior semana concluyó una elección abierta de dirigentes departamentales, con el objetivo de acercar el partido a la gente.

ADN. Su agonía comenzó con los escasos 94.386 (3%) votos en la última elección, que le pusieron al borde de perder su personería jurídica. Ahora se encuentra dividida entre la vieja guardia y la corriente tutista, que impulsa un plan de renovación vía grupos ciudadanos. Para las municipales no presentó candidatos en siete capitales.

 

 

Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-2225734

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 

 
 


 
 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.