4 de febrero, 2005

Sexo y trago, una mezcla de doble filo en Carnaval
(Santa Cruz - El Nuevo Día)


Un llamado a la conciencia. Es lo que hicieron las autoridades a dos días del inicio de las fiestas carnavaleras, para que la ciudadanía evite los excesos , especialmente en el consumo del alcohol y la práctica sexual desenfrenada. Aunque el exceso es una de las características tradicionales del espíritu festivo en Carnaval -al decir de los propios historiadores-, las autoridades consideran que la gente no debe perder de vista los peligros que conllevan cada actividad.

Los informes de la Unidad Operativa de Tránsito muestran que los accidentes causados por el estado de ebriedad, se incrementan durante los tres días de Carnaval con relación al resto del año, así como las relaciones sexuales promiscuas que terminan provocando enfermedades venéreas y de transmisión sexual como el Síndrome de Inmuno- deficiencia Adquirida (Sida) que es mortal.

“Nosotros podemos desplegar todos los planes de seguridad, tratando de proteger a la gente, pero si la ciudadanía no coopera y no asume con responsabilidad su propia seguridad, muy difícilmente podremos evitar accidentes, robos, atracos y otros delitos”, advirtió el comandante de la Policía, Federico Gonzales.

“El alcoholismo y la drogadicción son responsables de graves accidentes de tránsito. Por ejemplo, de un total de 2.971 hechos registrados el año pasado, 949 fueron provocados por conductores en estado de ebriedad, lo que representa el 32 por ciento de accidentes”, dijo el jefe de Tránsito, Humberto Gutiérrez.

Como consecuencia de esos hechos, 53 personas perdieron la vida y 1.033 resultaron heridas.

Teniendo en cuenta que el Carnaval es la época del año en la que más casos de ebriedad se presentan, incluso por encima de Año Nuevo, la oficina de Servicios Públicos controlará calles y avenidas antes y durante esta fiesta. Los conductores que sean sorprendidos manejando en estado de ebriedad serán puestos a disposición del Ministerio Público para recibir una sanción de acuerdo al artículo 210 del Código Penal, que tipifica el hecho como conducción peligrosa. Mientras tanto, pasarán las fiestas entre rejas.

Por su lado, el fiscal Henry Hilton Flores advirtió que los choferes ebrios no sólo permanecerán en las celdas de Tránsito, sino que serán remitidos ante un juez cautelar. “Esa gente puede llegar a convertirse en un sujeto más peligro que un delincuente armado, porque los daños ocasionados son de gran magnitud”, sostuvo el representante del Ministerio Público.

La Policía comenzó la distribución de volantes con recomendaciones y advertencias sobre el alcohol y la promiscuidad.




Correspondencia, sugerencias e información, escriba a:
prensabolivia@interlatin.com

Tel-Fax: (591-2) 222-5734
 
Especial desarrollado por el equipo de Bolivia.com
Envíe sus comentarios a: prensabolivia@interlatin.com
2005 © Todos los derechos reservados