PAGINA PRINCIPAL CHAT E-MAIL FORUM POSTALES BoliviaMall.com - Tienda virtual RADIO BUSCADOR AMIGOS Y CONTACTOS ENCUESTAS
Detalle ::::

4 de mayo, 2005

La Fiesta de La Cruz dio bienvenida al invierno
(La Paz - La Razón)


Sólo cinco comparsas participaron de la entrada en honor del Tata Kawasiri, en la zona Alto Tacagua. El preste mayor ofreció ayer la fiesta.

La tradicional festividad de la Cruz, que se festeja cada 3 de mayo, y convoca a los pobladores de Tacagua, avenida Buenos Aires y Alto San Pedro de la ciudad de La Paz, este año se celebró con sencillez y austeridad debido a la crisis económica.

A lo largo de casi un kilómetro, desde las dos de la tarde, fieles de cinco comparsas bailaron, de bajada, por la serpenteante y empinada avenida Tacagua, en la ladera oeste de la urbe, hasta la plaza Josefa Mujía (Alto San Pedro) en honor al Tata Kawasiri o Señor de la Cruz. Más tarde compartieron la fiesta del preste mayor en la misma zona.

“La Fiesta de la Cruz no está como en los años anteriores, la crisis nos ha obligado a bajar el número de comparsas. Este año, sólo van a competir la llamerada, kullawada, tobas, pujllay y quena-quena”, informó el anfitrión del evento, ajetreado y ultimando todos los detalles, el pasante Hugo Fernández.

Nora Quispe de Patzipati, una de las cinco organizadoras de las comparsas, cargaba uno de los siete niños del Tata Kawasiri que se veneran, Éste traía un atuendo de pujllay, que identifica a su fraternidad. Este año, al menos dos niños quedaron sin comparsas que bailen en su honor. “Es la única fiesta de estas características en La Paz, tenemos un preste mayor, que es acompañado por los muñi, taita y novenantes a lo largo de la celebración”, explicó. Éstos también son creyentes que pasan una fiesta, aunque el preste mayor es, como su nombre lo dice, al anfitrión de toda la fiesta.

Los vecinos del macrodistrito uno espectaron ayer a cerca de un millar de folkloristas que participaron de la festividad pagano-religiosa del Tata Kawasiri, entronizado hace más de un siglo en esa populosa zona.

“Esta es una celebración que ya practicaban nuestros tatarabuelos y nosotros estamos siguiendo la tradición con toda fe y devoción para agradecer a Dios y los santos por todos los favores recibidos”, sostuvo Hugo Fernández, que cargaba una pesada cruz de bronce con un crisol en plata, mientras sus ayudantes transportaban otros dos relicarios menores del honrado.

Los orígenes de la fiesta o se fundan en un rito sincrético (fusión religiosa cristiano-pagana) importado por los migrantes de las regiones rurales como Zongo y el lago Titicaca, donde el pasado fin de semana se agradeció a la Pachamama (Madre Tierra) por la fecundidad y las cosechas.

Este hito marca también el inicio de la helada de la temporada de invierno y la preparación de la tierra para una nueva siembra. No obstante, en la ciudad, la fiesta de la Cruz adquiere un carácter más religioso católico, pues en medio de la celebración, este jueves se realizará una procesión, desde las faldas del Calvario, en la zona Alto Tacagua hasta la iglesia San José Obrero, en la zona 4 de Mayo.

Otras cuatro misas precederán la fiesta, entre ellas las más conocidas son la del muñi y del taita, es decir, de los otros pasantes, en la iglesia de San Pedro de los Indios. La celebración se prolongará hasta este viernes cuando se produzca el “recojo y la encomienda de similar celebración, el próximo año, a un nuevo preste, para finalizar con la tradicional ch’alla y descanso.




Correspondencia, sugerencias e información, escriba a:
prensabolivia@interlatin.com


Tel-Fax: (591-2) 222-5734
Agenda musical
Ver más