Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
 
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales
9 de diciembre, 2005

Chipayas: joya de Los Andes en peligro de extinción

(Bolivia.com)

La cultura chipaya, hoy en peligro de extinción, es una de las más antiguas del continente y a pesar de sucesivas invasiones hasta la colonia ha logrado subsistir gracias a la fuerza de su cosmovisión y respeto a sus tradiciones.

Las investigaciones, según una nota de prensa del Consejo Nacional de Cine (Conacine), evidencian que se trata de una cultura más antigua que la aymara, pero lamentablemente sigue viviendo arrinconada en medio de la adversidad de un ecosistema adverso y sin ningún tipo de apoyo estatal, por lo que lamentablemente hoy está en peligro de extinción.

En cada hogar los mayores instruyen a sus descendientes en las técnicas de trenzado, tejido y caza, y en el uso del idioma "Puquina" para evitar la influencia del castellano, el aymara o el quechua. Se alimentan con preferencia de la carne del "Tujo", animal típico que vive en madrigueras horadando el suelo arenoso. Se dedican a la crianza del ganado porcino. Igualmente por conservar intacta su sangre y su estirpe, no mezclan con ninguna otra cultura y tienden a desaparecer como los "Urus".

Tienen una ancestralidad de más de 2.500 años A. C. Pertenecen a la llamada Cultura Wankarani. Estas etnias originarias pueblan en la zona aledaña al lago Poopo/provincia Atahuallpa al Norte del lago Coipasa, a 188 kilómetros de la ciudad de Oruro, señala la nota.

CULTURA PRESOLAR

La información antropológica y etnohistórica da cuenta que los Chipayas se consideran una cultura presolar que se ha mantenido a lo largo del tiempo, pese a las adversidades de la naturaleza. Los chipayas habitan en cercanías del salar Coipasa, al sureste de Oruro. Originalmente ocuparon la parte norte del antiguo lago Coipasa, así como en parte del curso y desembocadura de los ríos Lakajahuira, Chollqan Khota, Lauca y Sabaya.

Son considerados los primeros pobladores del altiplano en inmediaciones de los lagos Titicaca y Poopó y según el investigador Xavier Albó es probable que esta cultura exista desde el año 1000.

Desde entonces los putukus (viviendas en forma de conos típicas) siguen erguidos en los salitrales orureños y como hongos, se los sigue viendo dispersos en el área rural de Chipaya. Sin embargo, hoy buena parte del pueblo central se urbanizó y cambió su fisonomía; porque la dinámica de la modernidad ha hecho que cedan paso a las calaminas, a estructuras rectangulares y ventanas con vidrio.

Sin embargo en el territorio chipaya la estructura organizacional sigue siendo comunitaria y si bien muchos de sus habitantes tienen una vivienda en el pueblo, conservan su putuku en el campo, en los que pastorean a sus animales y siembran algunos cereales, particularmente quinua, a pesar de las condiciones de extrema adversidad por la aridez y salinidad del ecosistema.

El corregidor de Chipaya, Nicolás Felipe, calcula que hay 1.500 personas en su territorio. "Vivimos de nuestro ganadito, sembramos quinua y a veces papa, pero siempre venciendo la adversidad de la falta de agua, la falta de lluvia", sin embargo, su población no crece aceleradamente y debido a las duras condiciones de subsistencia muchos de los pobladores jóvenes migran a distintos puntos del país y norte de Chile. Los Chipayas están arrinconados en una inhóspita parte de la geografía nacional y en vías de ser asimilado por la cultura moderna.

Los más ancianos se resisten a salir de los ranchos y no quieren saber de cambiar sus tejidos de lana por la ropa de algodón o de nylon; las mujeres siguen haciéndose decenas de simbas en el pelo y, como antes, caminan descalzas. Tampoco han cambiado las condiciones de vida en el campo; los putukus mantienen sus estrechas dimensiones y dentro duermen los chipayas sobre los cueros de ovejas tendidos en el suelo; ahí mismo procesan y consumen sus alimentos, no poseen ningún tipo de mueble. Lamentablemente los servicios básicos son inexistentes en las viviendas rurales.

FORTALEZA DE ESA CULTURA HACE POSIBLE SU EXISTENCIA

Sin embargo, uno de los factores que ha posibilitado su existencia es la fortaleza de su cultura y cosmovisión; ya que desde hace siglos sus habitantes siguen recreando mitos, leyendas y fábulas, mediante las que tratan de reconstruir su historia perdida.

Anselmo López se ofreció para relatar, brevemente, una de sus leyendas: "Mi abuelo me contaba que nosotros éramos hombres especiales; decía que éramos del agua y que nos convertíamos en ranas. Parece que practicábamos mucha magia", dijo.

La información etnohistórica da cuenta que en el territorio que hoy habitan los Uru Chipayas lo obtuvieron desde 1572, durante las reducciones del Virrey Toledo, que en esa época creó el pueblo y lo denominó Santa Ana de Chipaya. Actualmente, los chipayas han presentado una demanda territorial de 168.000 hectáreas para sus tierras comunitarias de origen (TCO), sin embargo el saneamiento de tierras aún no ha llegado.

Por otro lado, las investigaciones existentes dan cuenta que desde mucho antes de la conquista española los Uru Chipayas fueron rechazados y diezmados. Marginamiento y repudio que persistió durante la colonia y, desde la creación de la República ha permanecido en el más completo abandono.

Sin embargo, la fuerza chipaya ha logrado subsistir en medio de la histórica adversidad, muchos jóvenes hoy trabajan por el rescate de su identidad, siguen revalorizando sus costumbres, su lengua puquina, sus mitos y su historia. Una de ellas es Sebastiana Quespi, "Búsquen a Sebastiana, la de la película, ella trabaja en el rescate de la cultura chipaya", recomiendan a quienes visitan su comunidad.

Gracias a ello los chipayas son vistos como un modelo cultural que está redefiniendo su espacio vital, sus milenarias creencias desde el periodo presolar, sus prácticas religiosas mezcladas con las cristianas como una muestra de resistencia y lucha contra más de 500 años de opresión, aculturación y sometimiento ejercidos primero por los aymaras, luego por los españoles y hoy por los bolivianos.

Así como ha mantenido vivos muchos rasgos de su cultura, el pueblo Chipaya tiene un nivel de educación superior al de otras comunidades originarias de Oruro y del país. El profesor Alberto Guerra Gutiérrez, en una de sus publicaciones sobre los chipayas, apuntó que la comunidad registra un 10% de analfabetismo. Destacó que sus habitantes se comunican con su lengua originaria, con sus vecinos, hablan aymara; y, cuando viajan a la ciudad de Oruro, hablan el quechua.

Desde mediados del 80, tienen el colegio "Uru Andino", con los ciclos de primaria y secundaria.

DIVIDIDA EN TRES Y DISPERSA.

Actualmente, se identifican tres grupos dispersos que pertenecen a la cultura Uru Chipaya, de los cuales dos están en Oruro (Chipaya y Murato) y uno en La Paz (Irohito).

Murato e Irohito son grupos susceptibles de desaparecer. Los primeros están luchando contra las adversidades de la naturaleza a orillas del lago Poopó (suroeste de Oruro), vertiente que, por estar contaminada, ya no les provee peces. Los segundos tratan de sobrevivir en el borde del río Desaguadero (hay poca información reciente sobre ellos): históricamente, los irohito fueron los más grandes constructores de balsas de totora y ahora están siendo absorbidos por la cultura aymara. Un grupo irohito que estuvo a orillas del lago Titicaca ya desapareció, probablemente se volvió aymara.

La información para la elaboración de esta nota, fue proporcionada por la Fundación Jorge Ruiz, Conacine, Xavier Albó, Gregorio Iriarte y Juan Carlos Luján, aclara el Conacine.



Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-225734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 


 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.