13 de diciembre, 2005

¿Por qué no debatió Evo Morales?

(La Paz - Bolivia.com)

Por Cayo Salinas

Gran parte de la estrategia electoral del MAS se basó en criticar al sistema tradicional de partidos, colocando en una misma bolsa a todos sus contendientes. Hizo uso de un discurso nacionalista y patriotero, aquel que le gusta al que asiste a una concentración o al que en este momento, fruto del desgaste del sistema de partidos políticos, acepta como válido y opción

El gran ausente en los debates presidenciales fue el candidato del MAS. Anoté en otra oportunidad que esta elección tiene connotaciones especiales y que el programa de gobierno esbozado por cada candidato debía servir de base para que cada ciudadano analice por quién votar.

En ese marco, los debates eran los únicos instrumentos capaces de complementar a los programas de gobierno, en el entendido que los mismos posibilitaban observar a los aspirantes a la Presidencia confrontando ideas unos con otros, y sosteniendo argumentos a fin de justificar determinada postura.

Resulta esencial que en la dinámica pre electoral se siga una norma que moralmente obligue a todo candidato a debatir ideas y sostener frente a otros, los pilares de su oferta.

Aquello es elemental y no puede disimularse o tomarse como estrategia el no asistir a debates porque a alguien no le gusta lo que dice el otro de uno. Los electores tenemos el derecho de escuchar y ver, frente a frente, debatiendo, a quienes se arrojan para sí el derecho de ser electos, nada más y nada menos, que para la Presidencia de la República.

No existe cálculo electoral que justifique que alguno de los candidatos no acepte debatir, y que coloquen como excusa, como lo hizo el Sr. Morales, no hacerlo con Jorge Quiroga si éste no se disculpaba públicamente.

Más que disculpas públicas, que solo sirven para satisfacer el ego del supuesto agredido, lo que sirve es que el electorado boliviano tenga la posibilidad de confrontar programas y proyectos de gobierno, y que lo haga, particularmente al final de la contienda, entre los que con posibilidades reales y materiales, pueden resultar vencedores de la justa.

Es por tanto reprochable la actitud asumida por el MAS y por el Sr. Evo Morales Ayma, de haber evadido asistir sistemáticamente a citas nacionales donde se encontraban otros candidatos y donde seguramente se hubieran tocado temas vinculados al quehacer nacional, que interesan a todos respecto al manejo que se piensa de ellos por cada partido político o agrupación ciudadana en caso de ser gobierno.

En ese sentido, ¿por qué no quiso debatir Evo Morales con Jorge Quiroga y Samuel Doria Medina?

Pudo suceder que el aire triunfalista que exterioriza el MAS haya repercutido para evitar que su candidato a la Presidencia sea expuesto en una confrontación de programas, planes y proyectos. Quizá se pensó que el Sr. Evo Morales podía haber salido mal parado si le tocaba debatir con Jorge Quiroga por ejemplo, sobre asuntos relacionados al manejo macroeconómico de la economía nacional o a planes concretos de generación de empleos, en la perspectiva que el candidato Morales Ayma está acostumbrado a un discurso más de plazuela, con cierto corte demagógico y poca consistencia en algunos asuntos donde precisamente la demagogia y el discurso de plazuela no sirven.

Gran parte de la estrategia electoral del MAS se basó en criticar al sistema tradicional de partidos, colocando en una misma bolsa a todos sus contendientes. Hizo uso de un discurso nacionalista y patriotero, aquel que le gusta al que asiste a una concentración o al que en este momento, fruto del desgaste del sistema de partidos políticos, acepta como válido y opción. Ese discurso carece del análisis de asuntos que en este momento son centrales, quizá entonces, otra razón para evitar la presencia del Sr. Morales en los debates, haya sido que a la hora de debatir, iba éste a carecer de los elementos y argumentos necesarios para controvertir en asuntos relacionados a temas de corte más técnico y de conocimiento obligatorio. Es más fácil salir en TV y decir "que mueran los gringos y la petrolera", "abajo Chile", o como este último fin de semana ocurrió cuando el Sr. Morales y su candidato a Vicepresidente señalaban en proclamas proselitistas en referencia a su principal contendiente "basura de la historia", "subastadores de Bolivia", "camarilla de ladrones vendepatrias", etc, que ir a un set de TV y debatir qué hacer con la inversión privada extranjera; cómo generar desarrollo en Bolivia aprovechando la coyuntura que nos ofrece principalmente China e India; cómo crear y ser parte de bloques de integración económico, etc.

Desde donde se mire, al Sr. Evo Morales le era muy incómodo aceptar (aunque tácitamente lo hizo con su ausencia a todos los debates llevados a cabo) que debatir con Jorge Quiroga y Samuel Doria Medina le podría traer problemas.

Estos episodios no pueden suceder nuevamente. Espero logremos institucionalizar que cualquier aspirante a un cargo electivo, esté obligado a debatir por respecto al ciudadano.



Correspondencias, sugerencias e informaciones a: prensabolivia@interlatin.com
Fax: (591-2) 222-5734

Exprese su opinión en los Foros de Bolivia.com