Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales
30 de enero, 2006

La seguridad del Presidente

(La Paz - Bolivia.com)

Bolivia.com/La Prensa

Edecanes, guardaespaldas y militantes del MAS forman parte del esquema. En la seguridad de Evo, los edecanes siempre se ubican detrás del dignatario de Estado.

El presidente Evo Morales se mueve seguro en el Palacio de Gobierno y en las calles. Un primer anillo de su seguridad lo forman sus cuatro edecanes; el segundo, los guardaespaldas; y el tercero, trabajadores y campesinos, hombres y mujeres, todos voluntarios, que lo resguardan en todos los actos públicos.

Desde la fundación de la República, ningún Presidente prescindió de la compañía celosa de sus edecanes ni de su cuerpo de seguridad especializado, ambas funciones se encuentran a cargo de la Policía y de las Fuerzas Armadas. El edecán de Morales es el mayor Rómulo Delgado Rivas.

Una fuente relacionada con la seguridad gubernamental dijo al periódico paceño, La Prensa, que si bien el Presidente de la República se mostraba desconfiado de los hombres que cuidarían de su vida, ya ha cambiado de opinión.

Los edecanes que el aún líder cocalero escogió para su seguridad personal provienen del Ejército, la Fuerza Aérea, la Fuerza Naval y la Policía Nacional; todos ellos bajo el mando de un jefe de Seguridad, en este caso el teniente coronel DEAP Jorge Saravia Castillo.

Los dos primeros anillos del resguardo presidencial están en manos de militares y policías profesionales; en cambio, el tercero lo conforman voluntarios del Movimiento Al Socialismo (MAS), y estos últimos no trabajan por una remuneración sino por la convicción de que el Jefe de Estado no debe correr ningún riesgo, o sea, cumplen su función ad honorem. ¿de qué viven?

Al respecto, fuentes de la Policía Nacional anunciaron que el “tercer anillo” puede diluirse con el transcurrir del tiempo porque no cuenta con ningún tipo de apoyo gubernamental ni económico.

Evo Morales eligió como edecanes a los mejores de sus promociones, en el grado de mayor y capitán de corbeta en el caso de la Fuerza Naval.

RESPONSABLES DEL PRESIDENTE

Un ex jefe de edecanes dijo que ser edecán de un Presidente de la República es un cargo de extrema responsabilidad y confianza. “Un edecán debe estar dispuesto a dar la vida por el Presidente, en este caso por Evo Morales”, anotó el militar.

Explicó también que un edecán no sólo es responsable de la integridad física del Primer Mandatario de la nación, sino también de su estabilidad emocional porque ahuyenta a sus visitas desagradables tanto como inesperadas.

Asimismo, recordó que la actitud de Waldo Ballivián, edecán del ex presidente Gualberto Villarroel que murió junto a él en 1946, es un digno ejemplo.

“Aunque parezca un extremo, nosotros (los edecanes) sabemos que por encima de nuestras vidas está la del Presidente. Cuando Gualberto Villarroel le dijo al mayor Ballivián que se retire del Palacio porque era asediado, él se negó a hacerlo, en cumplimiento de su misión”, contó el ex jefe de edecanes.

La caída y colgamiento de Villarroel ocurrió el 21 de julio de 1946, cuando una turba tomó el Palacio después de que el 20 de julio se decidiera nombrar un gabinete militar dejando fuera del Gobierno al MNR.

Villarroel fue asesinado en el interior del Palacio y su cadáver fue lanzado desde un balcón del Palacio y arrastrado por la calle hasta un farol de la plaza Murillo y allí fue colgado junto a sus compañeros. Su edecán Waldo Ballivián, fue reconocido en la calle Ayacucho y fue llevado a rastras hasta la cárcel de San Pedro, de donde dos días después fue sacado por otra turba y ahorcado (vivo) en un farol de la Plaza de San Pedro.

Desde Napoleón

Estos ayudantes o edecanes aparecen desde la época de Napoleón Bonaparte, en Francia, quien delegó para esta tarea a un pequeño grupo de sus colaboradores.

Para distinguirlos de la tropa, Napoleón ordenó que los edecanes llevaran un cordón encima del uniforme. De un extremo de los cordones colgaban lápices para tomar nota de todo lo que ordenaba el comandante.
Ahora como antes, ser edecán es considerado “un privilegio” para los militares y policías, porque les significa un alto puntaje para sus carreras.

Ética, moral y lealtad es la trilogía elemental de todo edecán, puesto que además maneja información reservada del Primer Mandatario.

Por esto, no proporcionan ningún dato a las fuerzas que representan. La subordinación es directa al Presidente de la República.

Su misión y destino militar están traducidos en una absoluta lealtad al dignatario de Estado. Asimismo, se preocupa por el éxito de todas las actividades particulares y públicas de su superior y se convierte en un obligado y permanente acompañante, las 24 horas del día.

Los edecanes de las Fuerzas Armadas y la Policía no se limitan a cumplir su misión de seguridad con el Primer Mandatario de la nación, sino también con todos los ministros de Estado y los presidentes de la Cámara de Diputados y la de Senadores.

LA POLICÍA SINDICAL NO ESTÁ PREPARADA

Según fuentes militares y policiales que tienen que ver con la práctica de dar seguridad a los dignatarios de Estado, la policía sindical y los grupos de civiles voluntarios no son una garantía por no conocer técnicas de protección.

“La seguridad es una disciplina que se la aprende en la Policía y las Fuerzas Armadas”, añadió la fuente consultada.

La primera línea de seguridad del presidente Morales estará supeditada al mando del Jefe de la Casa Militar, cargo que recaerá en un general, y los edecanes recibirán órdenes directas del jefe de edecanes.

La selección de los edecanes del Primer Mandatario de la República tomó en cuenta estado físico, conocimientos técnicos sobre seguridad y el equilibrado estado psicológico.

Un militar dijo que la elección del sujeto es importante porque, “cuando las balas silban”, debe tener serenidad y sangre fría para cuidar la seguridad del Presidente.

“Un civil —informó un ex edecán—, por mucho que sea un especialista en defensa personal, no sabe cómo actuar cuando atacan a un Presidente de frente o por atrás al ingresar en su auto o desde un edificio o cerro”.

Normalmente, hay cuatro edecanes que permanecen las 24 horas del día junto al Presidente, que tienen un día de descanso a la semana.

Uno de los edecanes permanece en la Residencia Presidencial con la función de coordinar las actividades presidenciales, fuera y dentro de su domicilio.

Otro, el edecán de avanzada, suele visitar con anticipación el lugar a donde llegará el dignatario de Estado. Si el mandatario tiene que viajar, el personal de protocolo y seguridad se anticipa para que todo quede listo y sin riesgos de ninguna naturaleza.

Los edecanes visten el uniforme de sus respectivas fuerzas, por lo que se esfuerzan en sobresalir en su tarea y misión para destacar a la fuerza militar o policial a la que representan en el Palacio de Gobierno.

Servicio

El Presidente, el Vicepresidente y los presidentes del Congreso tienen edecanes.

Los ministros tienen ayudantes de órdenes, sólo de algunas fuerzas o la Policía.

El Ministro de Defensa cuenta con dos ayudantes del Ejército.

El Ministro de Gobierno tiene dos ayudantes policías (grado de mayor).

La seguridad de los ministros de Gobierno, Defensa y Hacienda tiene prioridad.

Las unidades están especializadas en la seguridad de autoridades gubernamentales.

La lealtad y los sentimientos también cuentan

Algunos ex edecanes coincidieron en señalar que la despedida del Presidente y de su familia es la parte más dolorosa al finalizar su trabajo, porque en los dos años que dura el destino militar o policial surgen una amistad y una relación estrecha.

“Los edecanes llegamos a ser parte de la familia del Presidente porque comemos con ellos; dormimos en la misma casa, aunque con un ojo abierto; atendemos sus llamadas y estamos pendientes de toda su agenda”, sostuvo un ex edecán militar.

Otro militar informó que un edecán está obligado a conocer los gustos del Primer Mandatario.

Por ejemplo, el ex presidente Carlos Mesa no bebía ni una sola gota de alcohol y en todos los brindis se cuidaba que a él sólo le sirvieran gaseosa fría.

Además, Mesa era un fanático del fútbol, añadió la fuente castrense, y cuando decidía ir al estadio se debía realizar un operativo especial de seguridad porque prefería compartir con el público en los partidos. La afición por el fútbol era tal que cuando se encontraba en una reunión llamaba a su edecán para preguntarle quién ganaba el partido, particularmente cuando jugaba la Selección boliviana.

Entre otras anécdotas, que pasaron de generación en generación, están las que se cuentan del general Hugo Banzer Suárez, quien acostumbraba almorzar en el comedor del personal del Palacio, haciendo que muchos se sintieran incómodos.

Recuerdan que Banzer entraba en el comedor diciendo: “¿Qué hay de comer?”. Luego se sentaba a cualquier mesa para comer junto a la cocinera o los edecanes, como si se tratara de una gran familia.

A la par, la educación y sencillez del ex presidente Eduardo Rodríguez fue otra de las cosas que impactaron en la Casa Militar, puesto que se interesaba de sobremanera por el personal que cuidaba de él y de su familia.

Los edecanes, una vez cumplida su misión de dos años, retornan a la institución del orden a la que pertenecen.





Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : 591-2-2225734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 


Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.