4/9/2002

El voto universal, una puerta que aún no usarán 500 mil bolivianos

(La Paz - La Razón)

La última elección por voto calificado se realizó el 5 de mayo de 1952. En ésta, Víctor Paz Estenssoro obtuvo la victoria con unos 70.000 votos escrutados sólo en las capitales de departamento de un padrón electoral que sólo alcanzaba a 120.000 electores.

El país avanzó en darles a las mujeres y los campesinos la posibilidad de elegir sin ninguna restricción. Empero, ya han transcurrido 50 años de aquella medida democrática y hasta ahora no todo el país sufraga; aunque esto no se deba a prohibición alguna, sino a la falta de documentos de identidad de la ciudadanía. Y a pesar de que el sector femenino ya vota, sigue siendo parte de una población que se encuentra marginada.

Antes de 1952 el voto se restringía a la gente letrada. Los electores debían recibir una renta económica y poseer algún bien.

Aproximadamente el seis por ciento de la población en Bolivia, equivalente a 500.000 personas de 8.274.325 habitantes registrados en el último censo poblacional, no podrá votar en las elecciones del 30 de junio debido a que no tiene los documentos de identificación correspondientes.

Son los sectores empobrecidos los que no pueden acceder a documentos como la libreta de Servicio Militar, el pasaporte o la cédula de identidad. Toda esa gente está desperdigada en las laderas de las capitales de departamento, una mayoría en el área rural y en las tierras bajas del territorio nacional habitadas por poblaciones indígenas.

Pero, la cantidad de excluidos en el proceso de votación desde el retorno a la democracia en 1982 no es comparable a los sectores que no tenían el derecho al voto hasta antes de la Revolución del 9 de abril de 1952, cuando se instauró el Voto universal.

Esta medida revolucionaria dio paso a que los campesinos sean declarados ciudadanos bolivianos y posibilitó, además, la participación de la mujer en las justas electorales sin restricciones de ninguna naturaleza, como aquella que establecía el voto sólo para quienes recibían un salario y para las personas que sabían leer y escribir.

Sin embargo, la exclusión del actual seis por ciento no deja de preocupar. Según la vocal de la Corte Electoral paceña e historiadora María Luisa Kent, los próximos gobiernos deben encontrar la vía de solución a este problema y dotar de documentos de identidad a ese seis por ciento que también tiene derecho a participar con su voto en la elección de sus gobernantes.

La historia establece que si bien ahora los marginados son sólo 500.000 de los más de 8 millones de habitantes, hasta antes de la Revolución Nacional, las cifras de los excluidos eran muy altas, precisamente por las restricciones, traducidas en leyes, que rayaban en la discriminación racial y de género.

La última elección por voto calificado se realizó el 5 de mayo de 1952, en la que Víctor Paz Estenssoro obtuvo la victoria, con aproximadamente 70.000 votos escrutados sólo en las capitales de departamento, de un padrón electoral que alcanzaba a sólo 120.000 electores. El escrutinio en las provincias no se realizó por órdenes del gobierno.

El Voto universal fue dictado luego por el gobierno de Paz Estenssoro, aún aclamado por las banderas del 9 de abril. El primer presidente elegido a través de la instauración de esa medida que amplió el espectro electoral fue Hernán Siles Zuazo en 1956. Y Ñuflo Chávez Ortiz fue consagrado como Vicepresidente de la República.

Antes de 1952 el voto era “calificado” por el hecho de que sólo podían sufragar los hombres letrados y quienes sabían leer y escribir. Era “sensitario” porque quienes votaban debían recibir una renta económica o ser propietarios de algún bien. Sólo ese conjunto de individuos que llegaba mínimamente al uno por ciento de la población podía ser calificado como ciudadano.

En ninguna ley se restringía el derecho al voto de la mujer, pero básicamente ésta no podía participar en el acto eleccionario debido a que una gran mayoría, por entonces, no percibía una renta económica.

El ex vocal de la Corte Nacional Electoral Jorge Lazarte tiene otra visión de la evolución del derecho al voto. Según su análisis, antes de la instauración del voto universal los artesanos y las denominadas clases bajas que habitaban las urbes vendían su apoyo en las urnas para recibir beneficios en favor de su sector, como leyes y decretos.

La práctica del fraude durante esos años era el común denominador y, según su criterio, estas prácticas aun después de la Revolución continuaron. La votación campesina obviamente benefició al MNR, pero no sólo por la voluntad del elector, sino porque los agentes gubernamentales se daban a la tarea de no permitir el ingreso de las papeletas de sufragio en diversas regiones campesinas.

Hoy el conglomerado electoral se ha ampliado mediante el derecho al voto otorgado a los jóvenes de 18 años. Una medida tardía en Bolivia.

Desde la segregación racial y de género hasta el voto

Antes del ’52

Campesinos y mujeres • Antes de la revolución del 9 de abril cerca del 90 por ciento de la población, campesinos y mujeres, no tenía derecho a votar.
El voto calificado • El voto era calificado porque sólo podían acceder a ese derecho quienes sabían leer y escribir.

Con el ’52

Carta de ciudadanía • El voto universal amplió el padrón electoral y los campesinos hasta entonces semiesclavos fueron declarados ciudadanos.
Sin discriminaciones • Las mujeres que hasta entonces no podían votar fueron llamadas a participar en las elecciones.

Ahora

Pocos desplazados • Los sectores excluidos están principalmente en los cordones marginales de las ciudades y en el área rural a falta de documentación.
Los nuevos electores • El voto a los 18 años incrementó el padrón electoral, éste ya tiene más de 800.000 electores nuevos.

 

 

Inicio »»»

 


Primera lección parlamentaria
La Razón
La primera sesión del Congreso Nacional muestra la necesidad de que los operadores políticos tradicionales (tanto los llamados sistémicos, como los de izquierda) cambien de actitudes si se quiere mantener la democracia.

En el nuevo gobierno ya anunció la creación de nuevos ministerios ¿Cómo se ejecutará esta medida?

Sánchez de Lozada y Mesa ya son los Mandatarios de Boliva
Sánchez de Lozada jura hoy a la Presidencia de la República
150 invitados de 32 países, dos presidentes y un príncipe estarán en la posesión

Inicio|Papeleta electoral |Candidatos|Cronograma|Recta final 2002 | Fotogalería |Pregunta del día|
| Foro virtual | Eventos en línea | Webcast | La opinión de jóvenes | Conoce la democracia |

Especial desarrollado por el equipo de Bolivia.com
elecciones@gmcsa.net

Bolivia.com  Derechos Reservados 2002