Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Cultura y sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Foros
Tienda virtual
Tv Bolivia
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales

7/22/2002

Milton Melgar, el "profe" que enseña fútbol en Argentina

(Santa Cruz - El Nuevo Día)
  Hace dos años dejó Bolivia para retomar sus estudios y recibir el título de entrenador. Hoy, anclado en Escobar, realiza un servicio digno de ejemplo.

Carlos Jordán P. Enviado especial

Está tan lejos de su terruño, pero se mueve en un mundo que le es familiar. Buenos Aires no es Santa Cruz ni Argentina es Bolivia, pero salvadas las diferencias ya sea en la capital bonaerense como en tierras grigotanas ha sabido ganarse el cariño de la gente gracias a su talento dentro de un campo de fútbol.

José Milton Melgar está otra vez en la patria de Diego Maradona, el crack que hizo más famoso al fútbol rioplatense y a Boca Juniors, el también equipo del “Flaco” en 1987 y 1988.

Atrás han quedado etapas difíciles para el ex volante de la selección nacional, que hace dos años interrumpió sus estudios en la Asociación de Entrenadores de Argentina para asumir el desafío de dirigir a Oriente Petrolero y meses después a Blooming, los clubes más populares de Santa Cruz.

Para Milton esas dos experiencias le llevaron a ratificar el concepto de que en el fútbol a veces se comienza bien y en otros casos mal, aunque él confiesa que los resultados en muchos casos dependen de otros factores que influyen directamente en una labor.

“Le pasó a Batista que jugó un Mundial y fue un jugador exitoso, a Gallego, pero eso no significa que siempre le irá mal”, sostiene Milton, quien hace poco recibió el título de entrenador y como trabajo paralelo dirige una escuela de fútbol en Escobar, zona en la que vive junto a su familia y además es vecino de una colectividad boliviana que lo tiene como a un héroe, capaz de formar a una niñez que antes pasaba más tiempo en las calles y sin control alguno debido a que sus progenitores están obligados a redoblar las horas de trabajo para sobrevivir en un país que sufre por la crisis económica.

Escobar es una población que está a 50 kilómetros de la Capital Federal y en auto se llega en una hora. Es una zona de “finqueros” dicen los que la conocen (por las fincas). Ahí vive Milton, el boliviano que hizo vibrar a los hinchas de Boca y River a fines de la década de los 80 y que pese a los años hay quienes lo recuerdan como aquel “bolita”, que hizo maravillas en la Bombonera y en el Monumental.

Sus alumnos de Escobar lo saben muy bien, aunque en esas épocas ni habían nacido. Sin embargo la foto que está prendida en la secretaría de la Escuela es un testimonio del éxito del “Flaco” en Argentina.

“Chiri, al centro y dirija la práctica”, le dijo a uno de sus pequeños discípulos de 7 años cuando fue visitado por El Nuevo Día, orden que fue bien asumida por el argentino boliviano, quien con sobrada personalidad cumplió a cabalidad la misión.

La escena fue inolvidable, tomando en cuenta que Melgar está ya bien metido en este proyecto y que de alguna manera le significa el haber hecho realidad un sueño que en Bolivia estaba lejos de concretarse.

“Siempre quise hacer esto porque considero que de aquí se debe partir para tener jugadores bien formados. En Bolivia no ocurre ni se trabaja con condiciones, entonces es difícil pensar en que pronto llegaremos a un Mundial. Para conseguirlo hay que trabajar desde abajo y así podemos hablar de proyectos a largo plazo”, sostuvo este seguidor de la filosofía futbolística que predican el argentino César Luis Menotti y el español Xabier Azkargorta, ambos sus entrenadores en su etapa de jugador.

Un día con el “Flaco” es poco para conocer su nueva labor y sus inquietudes, sin embargo claro está que hoy por hoy hace Patria en tierras extranjeras.

Entrevista

“En la vida nunca se termina de aprender”

José Milton Melgar, ex jugador de la selección nacional de fútbol.

Han pasado dos años desde que tuvistes la experiencia de dirigir en una misma temporada a Oriente y Blooming a la vez, ¿cómo recordás ese tu debut como entrenador?

Han sido cosas favorable porque uno está saltando a otro campo. Fue positivo en el sentido de haber estado al frente de dos importantes grupos, de poder conocer muchos futbolistas y dirigentes a la vez. Dentro de lo futbolístico uno siempre está supeditado a los resultados, pero lo que uno evalúa son los errores y aciertos y las condiciones en que se trabajó.

¿Volverías a asumir un reto similar?

Sí, cómo no. Pocos entrenadores han tenido esa oportunidad y hay muchos que desean trabajar en Blooming y Oriente al margen de los resultados. Yo no tuve suerte con los resultados, pero lo supe siempre porque el fútbol es así y además porque lo viví como futbolista. Pero esto no significa que uno tenga que arrepentirse como entrenador.

A Tucho Antelo le fue bien en su debut y ¿por qué a vos no?

En esto hay de todo un poco, porque no sé en qué condiciones trabajó Tucho o cómo entró en el campeonato, pero prefiero no hablar de otras personas. Pero haciendo un análisis, aquí en Argentina pasan muchos casos parecidos. Hay entrenadores que salen campeones dirigiendo por primera vez. Ejemplos hay como Passarella cuando dejó el fútbol y lo mismo le pasó a Gallego y al “Pelado” Díaz, como también están los que no consiguieron resultados. Es el caso del “Checho” Batista o un Carlos M’Callister. El éxito del fútbol no sólo depende de la capacidad del entrenador, sino también de otras cosas que realmente escapan al técnico.

Entonces, de los errores también se aprende...

En el fútbol no se termina nunca de aprender aunque es una frase muy trillada. El que cree conocer todo está muy equivocado. Un ejemplo es lo que le ha pasado a la selección argentina; fue al Mundial como favorita pero cuando uno se confía mucho, pasan esas cosas. Su eliminación temprana de alguna manera le servirá para revisar su situación y así empiecen a reestructurar lo que está mal. Yo ahora como coordinador o manager de Puerto Nuevo Boliviano he aprendido muchas cosas, como también estoy aprendiendo de los niños en mi escuela.

En Bolivia, hay poca confianza en los entrenadores nacionales ¿qué opinas sobre esto?

Los técnicos extranjeros en primer lugar no tienen la culpa de esto porque somos nosotros los bolivianos los que contratamos y además han habido muchos que han sido muy capaces. El tema pasa por el convencimiento de los dirigentes de que hay valor humano en Bolivia y que puede hacer lo mismo que un extranjero. Lo que pasa es que no somos creíbles todavía porque no hay una escuela; ahora están empezando a salir y eso es bueno. Lo de Tucho ha sido importantísimo como lo ha sido en su momento también lo que hizo Aragonés, Messa, Galarza.

¿Hace falta apoyo?

Yo creo que a partir de que el dirigente empiece a valorar un poquito más a estos entrenadores y el fútbol sea un poquito más profesional, y que haya respeto hacia los entrenadores, hacia los futbolistas y viceversa; a partir de ahí vamos a tener entrenadores fiables y serán contratados con más continuidad.

¿Es difícil dirigir a futbolistas nacionales?

Es como en todas partes; hay futbolistas responsables, disciplinados dentro y fuera de la cancha como también existen los que tienen carencias. Pero en este tema podemos hablar de la formación del jugador, que en Bolivia no la tenemos. Muchos jugadores nuestros rinden en sus equipos después de tres años en primera división, cosa que no sucede en Argentina porque se incorporan a un equipo de primera con una buena formación futbolística.

Cambiemos de tema ¿Cuándo volverás a dirigir?

Tengo muchas ganas y el mismo hecho de retornar a Argentina para terminar mis estudios ha sido precisamente porque quiero tener el título. Ahora nunca se sabe cuándo tocará, pero también aparecen otras cosas como la de ser gerente o coordinador de un club como lo estoy haciendo con Puerto Nuevo. Mi anhelo es volver a dirigir lo más pronto posible.

¿Te han hecho alguna oferta de Bolivia?

Sí, ahora tengo una, pero la estoy analizando; de todas formas, aunque no se dé es muy probable que regrese pronto al país con mi familia.

Dirige una escuela de fútbol que cualquier club envidiaría

LABOR • Está construida sobre un perímetro de 9 hectáreas en Escobar. Consta de ocho canchas, de las cuales tres son de pasto artificial.

Cuando Milton tomó la decisión de retomar sus estudios en Buenos Aires para sacar el título de entrenador, desconocía el proyecto de atender una escuela de fútbol en la capital argentina y mucho menos a iniciativa de una colectividad boliviana.

El cuenta que esto pasó cuando ya alistaba maletas. La idea partió de Alberto Vaca, un ex Tahuichi que radica desde varios años en esta ciudad, y además fue quien le presentó a Benjamín Villafuerte, hasta el año pasado presidente de la Colectividad Boliviana de Escobar, una entidad conformada por 600 socios, la mayoría horticultores de la zona.

“Como estaban dadas las condiciones empezamos desde mayo del 2001, gracias a Dios con éxito porque cada vez llegan más niños”, sostiene el ex jugador de la selección nacional.

Y en esto tiene mucha razón el “Flaco” porque lo pudimos comprobar al visitar el complejo, que en Bolivia cualquier club, incluidos los grandes, envidiarían.

Está construido sobre un perímetro de nueve hectáreas; consta de cinco canchas, de las cuales tres son de pasto artificial (valuada en 70 mil dólares), más una sede en la que funcionan las oficinas de la Escuela que es administrada por la esposa de Milton, Ruth Mery Cuéllar de Melgar, quien es una especie de segunda mamá para los aproximadamente 300 niños que se forman en este centro en dos turnos.

¿Y quién solventa todo esto? le consultamos al ex mediocampista de Boca y River. “La colectividad y ahora como la situación se ha puesto crítica por la crisis que golpea a todos, hacemos distintas actividades con los padres para competir y hacer viajes con los alumnos que pocas veces salen de este lugar”, sostuvo. Y cómo van a salir, si la mayoría proviene de familias pobres y que incluso llegan a entrenar sin desayunar. “Por eso es que implementamos el desayuno los días sábados”, acotó Milton, quien para sus niños es el ídolo que jugó en los equipos más grandes de Argentina y en la selección boliviana.

“Siempre tuve la intención de armar escuelas de fútbol en Bolivia pero no se me dieron las condiciones. Es muy lindo y la verdad que a mí me enorgullece estar en Argentina y que se valore lo que estamos haciendo”, puntualizó este joven estratega, quien además de la escuela de fútbol, forma parte de un proyecto que es el de consolidar a Puerto Nuevo Boliviano como un equipo de bolivianos en la serie D del fútbol argentino.





Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : (591-2) 222-5734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 

 

 


 
 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.