Actualización: Jue, 21 / Sep / 2017 5:31 pm
Jueves, 21 / Sep / 2017
Media: 4

7 cosas que te suceden cuando dejas de usar brasier

Estas son las siete cosas que le suceden a tú cuerpo cuando dejas de usar brasier. 

7 cosas que te suceden cuando dejas de usar brasier
Foto: Referencia/ Pixabay

No es más que una regla social el usar brasier porque antiguamente las mujeres no lo usaban y la verdad es que no había mucha diferencia, a excepción de lo felices que eran claro sin tener esa presión en el pecho y en la espalda durante el día.

Hoy en día le atribuyen grandes beneficios a su uso que pasa a ser ya decisión de cada mujer. Puede ser por presión social o por costumbre, cualquiera de los dos motivos son válidos así que no te sientas mal si lo usas.

Te puede interesar: ¿Por qué nunca debes dormir en un avión?

Sin embargo, hay razones que pueden hacerte cambiar de opinión, como estas increíbles situaciones que pasan si dejas de usarlo por un tiempo.

1. Aumenta la circulación

Como constantemente usas sostén, una vez que lo dejas provocas que tu cuerpo deje de sentirse aprisionado y la circulación corra de mejor manera. Y lo puedes notar desde el primer momento en que te quitas el sostén.

2. Mejora tu hábito de sueño

Se dice que este hábito puede propiciar la aparición de un cáncer mamario, aunque no ha sido probado del todo. Pero lo que si esta comprobado por muchas es que resulta muy incómodo dormir con el brasier puesto.

3. Refuerza tus senos

Los sostenes están diseñados para darle firmeza a tus senos para que no se caigan, sin embargo, si dejas de usarlos eso no pasará. Cuando tus senos deben combatir la gravedad por sí solos sus músculos trabajan el doble para fortalecerse.

4. Mejora la forma de tus pechos

Estas equivocada si crees que tus pechos se deformarán y caerán si dejas de usar brasier. De hecho, un estudio afirma que los pechos suelen perder su forma cuando usas mucho el sostén, pues debilita el músculo. Así que, déjalos cuidarse por si solos.

5. Mejora tu respiración

Estar constantemente aprisionada por un sostén no te hace respirar bien, y eso no es nada raro. Estás todo el día usando algo que te aprieta y puede que hasta te quite un poco la respiración. Si lo analizas, cuando te quitas el sostén por las noches, verás que respiras mejor y con más calma.

6. Ahorras un poco de dinero

No es un secreto que gastamos mucho dinero comprando el ideal para cada prenda y el que ‘nos dure más’ que en realidad termina siendo igual que todos. Imagina si no tendrías que comprarlos, ahorrarías un montón para otras cosas.

7. ¡Te sientes más cómoda!

Sí, finalmente esta esta gran razón que podría valer más que cualquiera porque la comodidad no tiene precio. Si no te gusta andar presionada en tu casa o en la calle, no uses brasier, hay mejores ideas para eso.


Fuente: Whatthegirl.com
 

Media: