Actualización: Vie, 15 / Sep / 2017 1:57 pm
Viernes, 15 / Sep / 2017
Media: 4

¿Cuál es la diferencia entre el Linfoma de Hodgkin y el Linfoma No Hodgkin?

El Linfoma de Hodgkin o LH es más frecuente en 2 grupos de edades: edades entre 15 y 40 años y después de los 55 años de edad.

¿Cuál es la diferencia entre el Linfoma de Hodgkin y el Linfoma No Hodgkin?

Mucho se ha hablado del Linfoma No Hodgkin en los últimos días, y esto ha generado una serie de confusiones frente a otro tipo de linfoma, cuyo nombre es muy parecido: el Linfoma de Hodgkin. Ambos linfomas se comportan, se propagan y responden al tratamiento de manera diferente.

Te puede interesar: 12 claves sobre la migraña que seguramente no conocías

El Linfoma No Hodgkin es una enfermedad en la cual se forman células cancerosas dentro del sistema linfático y empiezan a crecer de forma descontrolada, puede ser de crecimiento lento o de crecimiento rápido. El linfoma de crecimiento lento tiende a crecer y diseminarse de forma lenta, y presenta pocos signos y síntomas. El linfoma de crecimiento rápido crece y se disemina velozmente, y sus signos y síntomas a veces son graves. A diferencia de éste, el Linfoma de Hodgkin es un cáncer del sistema linfático, que forma parte del sistema inmunitario, en el cual las células crecen de manera anormal y se pueden esparcir más allá del sistema linfático. A medida que el Linfoma de Hodgkin avanza, compromete la capacidad del cuerpo de luchar contra una infección.

Factores de riesgo: Dentro de las características que aumentan la probabilidad de que una persona padezca de Linfoma No Hodgkin se encuentran: 

- La exposición a ciertos químicos como el benceno, o a ciertos herbicidas e insecticidas.

- Estar en tratamiento con medicamentos para la artritis reumatoide, como el metotrexato, o los inhibidores de necrosis tumoral.

- La exposición a la radiación.

- Tener un sistema inmunitario debilitado, por enfermedades como el VIH, o por trasplante de órganos.

- Padecer de enfermedades autoinmunes como el lupus, enfermedad de Sjogrens, enfermedad celiaca, entre otras.[4]

Por el contrario los factores de riesgo de sufrir Linfoma Hodgkin están más enfocados en la edad, ya que las personas más propensas a desarrollarlo son quienes tienen entre 15 a 40 años y los mayores de 55 años. Además, los hombres poseen una probabilidad ligeramente mayor de presentar esta enfermedad, al igual que los hermanos y hermanas de las personas con esta patología. Otra característica que aumenta el riesgo es la exposición al virus de Epstein-Barr, el cual causa mononucleosis infecciosa.[5]

Signos y síntomas: Entre los principales indicios que una persona puede manifestar cuando presenta Linfoma No Hodgkin están:

- Hinchazón en los ganglios linfáticos del cuello, la axila, la ingle o el estómago.

- Fiebre sin razón conocida.

- Sudores nocturnos que se repiten.

- Sensación de mucho cansancio.

- Pérdida de peso sin razón conocida.

- Sarpullido o picazón en la piel.

- Dolor en el pecho, el abdomen o los huesos sin razón conocida.

Cuando se presentan al mismo tiempo fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso, este grupo de signos se llama síntomas B. [6]

No obstante, las personas que padecen Linfoma Hodgkin pueden desarrollar los siguientes síntomas:

- Hinchazón indolora de los ganglios linfáticos en el cuello, las axilas o la ingle.

- Fatiga persistente.

- Fiebre y escalofríos.

- Sudoraciones nocturnas.

- Pérdida de peso sin causa aparente: tanto como un 10 por ciento o más del peso corporal.

- Pérdida de apetito.

- Picazón.

- Aumento de sensibilidad a los efectos del alcohol o dolor en los ganglios linfáticos después de beber alcohol.

Tratamiento: Los procedimientos para tratar el Linfoma No Hodgkin están dados según el tipo, la extensión y el crecimiento del linfoma, dependiendo de esto se decide qué tratamiento o qué combinación de tratamientos es la mejor para cada linfoma. Entre los tratamientos están:

- Quimioterapia.

- Radioterapia.

- Terapia dirigida.

- Inmunoterapia.

- Trasplante de células madres.

- Cirugía (en pocos casos).

De manera diferente, los tratamientos para el Linfoma Hodgkin son más específicos. Entre ellos se encuentran:

- Quimioterapia combinada

- Quimioterapia combinada con radioterapia dirigida a las partes del cuerpo que tienen cáncer.

- Radioterapia sola dirigida a las partes del cuerpo que tienen cáncer o al campo de manto (cuello, pecho y axilas).

- Terapia biológica dirigida

- Inmunoterapia

- Trasplante de células madre

La tasa de supervivencia de cinco años para las personas que padecen Linfoma No Hodgkin es de 70%,[10] mientras que para el Linfoma Hodgkin es del 86%.

Estos dos tipos de linfoma tienen tratamientos y pronósticos diferentes, de ahí la importancia de identificar cuál es el que presenta el paciente. Para ello, es indispensable acudir al especialista médico quien mediante pruebas y exámenes determine con certeza el grado en el que se encuentra la enfermedad para proceder al tratamiento.

Te puede interesar:

#Bienestar Los bombillos fluorescentes, los faros de alta intensidad y otro tipo iluminación LED emiten mayor energía de luz azul

Posted by Colombia.com on Friday, September 15, 2017

Colombia.com

Media: