Bolívar clasificó a la Copa Libertadores de América

La Academia dio cátedra en el Félix Capriles de Cochabamba y jugará el principal torneo continental el 2002. Cerca de 30 mil personas presenciaron el partido de desempate que terminó a favor de Bolívar
por 1-0. Oriente falló un penalty y no pudo reaccionar de ese golpe.

Escribe: Fernando Cabezas (Enviado especial)

El árbitro René Marcelo Ortubé levantó la mano, hizo sonar su silbato, señaló el centro de la cancha y desde las tribunas tronó el cántico. Y ya lo ven, y ya lo ven, somos campeones otra vez los muchachos que viajaron desde La Paz, que mantuvieron el optimismo pese a las 2 horas y media perdidas en el fría madrugada del  
altiplano, porque los campesinos decidieron bloquear el paso de al menos 50 flotas, aquellos jóvenes que sólo viajaron a la llajta para ver a su Bolívar y emprender el inmediato retorno porque la plata que tenían era justa para el transporte y la entrada, revoloteaban sus banderas, gritaban hasta quedar sin voz, miraban al cielo, se
abrazaban con el de su lado, saltaban y se volvían a abrazar. Bolívar había ganado el torneo Apertura y por ello era el campeón.

Otra vez campeón del fútbol boliviano; la copa Libertadores tenía ya al primer representante boliviano, y como no podía ser de otra manera, ese primer representante era el Bolívar. El  viejo y querido equipo académico volvía a dar una vuelta olímpica.

Las autoridades de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano aguardan a un costado del campo de juego  a los jugadores para entregarles el trofeo que acaban de ganar, pero tendrán que esperarlos porque los celestes no tienen tiempo, están festejando como si fuera su primer trofeo . el fútbol es lindo por eso, porque en la cancha no hay pergaminos y Sandy dio una lección de humildad. Abrazó a todos y dejó que lo abrazaran, su hombro sirvió para el gol de la gloria y para que el juvenil Algarañaz enjugara sus lágrimas de alegría, alzó el trofeo y  se lo dedicó a la hinchada.

La fiesta bolivarista resuena aun en la noche cochabambina, el Prado se tiñó de celeste. Durante el partido no hubo ningún hecho que empañara el espectáculo deportivo y hasta el momento de redactar este despacho, el festejo celeste sólo da cabida a la alegría.

Que sigan bailando, que no se les rompa la noche, Bolívar es campeón y el fútbol está de parabienes.



Especial elaborado por el Departamento de Prensa de Bolivia.com

Diseño Gráfico: 
Jose Luis Pomar

Programación: 
Boris Gutierrez

Envíe sus comentarios a:

Prensa@bolivia.com

® Bolivia.com  Derechos Reservados 2001