Bolivia.com Redacción Miércoles, 06 / Feb / 2013

Sochi levanta junto al mar un anillo olímpico a estrenar para la F-1

Archivado en Deporte Internacional

La ciudad rusa, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno 2014, ultima detalles de su villa y del nuevo circuito que recibirá a la Fórmula Uno.


La franja costera del Mar Negro junto a la ciudad rusa de Sochi, una zona considerada de clima subtropical, acogerá dentro de un año las pruebas de hielo de los Juegos Olímpicos de Invierno en un inmenso parque levantado desde la nada, que reúne ocho estadios a estrenar.

A 48 kms. de la estación de montaña de Krásnaya Polyana, donde se disputarán las pruebas de nieve, un Parque Olímpico completo ha crecido en el distrito de Adler, cerca del aeropuerto de Sochi. Después de los Juegos tres de los estadios serán desmontados y trasladados a otras ciudades y el anillo se convertirá en un circuito de Fórmula Uno, que hará posible que el Mundial tenga parada en Rusia.

Apenas una calle o una zona ajardinada separa unos estadios de otros: el mapa de instalaciones se considera el más concentrado de la historia de los Juegos de Invierno.

La construcción con mayor capacidad es el Estadio Olímpico Fisht (40.000 personas), bautizado como una de las principales cumbres de la cordillera del Cáucaso. Allí se celebrarán las ceremonias de inauguración y clausura y las de entrega de medallas. Estará cubierto por una original cubierta transparente y después de los Juegos será un estadio de fútbol.

El pabellón estrella es el Bolshói (12.000 personas), donde se disputará el torneo masculino de hockey y la fase decisiva del femenino.

Tiene una pista de competición y otra de entrenamiento, y su tamaño es tan grande que permitirá instalar 16 vestuarios. Así, cada una de las doce selecciones masculinas participantes en el torneo olímpico tendrá su propio espacio asignado durante toda la competición.

Será mañana el escenario de la fiesta que celebrará la cuenta atrás de un año para los Juegos. Después de ellos se transformará en pabellón polideportivo y sala de conciertos.

Su cubierta en forma de gota será una gran pantalla blanca sobre la que se proyectarán imágenes en movimiento.

A pocos metros se sitúa el segundo estadio de hockey, el Shayba Arena (7.000 espectadores), con una pista de competición para la primera fase del torneo femenino. Está terminado a falta de amueblar. Incluso las porterías llevan meses puestas en su sitio.

El complejo de hockey se completa con una pista adicional de entrenamiento.

El estadio Adler, con capacidad para 8.000 personas, aguarda, también acabado, a los patinadores de velocidad. Como homenaje a los grandes momentos de la historia de este deporte, el reloj multihorario de la sala de conferencias de prensa no alude a las metrópolis de referencia (Nueva York, Londres, Tokio...), sino a ciudades que han hecho historia en el patinaje: Heerenven (Holanda), la 'meca' de este deporte; Calgary (Canadá), donde se disputaron los Juegos de 1988; Nagano (Japón), ciudad organizadora en 1998; y Sochi como nueva anfitriona.

Está listo para acoger los Campeonatos del Mundo de distancias individuales el próximo marzo y después de los Juegos Olímpicos se transformará en centro de convenciones.

"El cubo de hielo" es el nombre elegido para el estadio de curling (3.000 personas), también desmontable y que será llevado a otra ubicación después de su uso olímpico.

El Parque se completa con una pista de entrenamiento para patinaje artístico y con el Palacio Iceberg (12.000 espectadores), donde se disputarán las pruebas de esa disciplina y de patinaje en pista corta. Fácilmente distinguible por la gama de azules de sus paredes, desaparecerá igualmente de su actual emplazamiento después de los Juegos.

La preparación y gestión de la instalación está a cargo de una campeona olímpica, Svetlana Bazhanova, oro en 3.000 m. de patinaje de velocidad en 1994.

La zona del Parque Olímpico se complementa con la Villa de los atletas y con el centro de prensa, ambos a muy corta distancia de los estadios.

Dentro de un complejo con tanta vida futura, las nuevas construcciones han sabido respetar el pasado al preservar la existencia de un minúsculo cementerio en pleno centro del Parque Olímpico, en una glorieta arbolada que será tapiada durante los Juegos. EFE