Bolivia.com La Paz Jueves, 15 / Nov / 2012

Marco Bulacia se prepara para el Dakar en Baja California

Archivado en Deporte Nacional

Desde este jueves 15, el piloto boliviano Marco Bulacia forma parte de la competencia Baja 1000, como parte de su preparación de cara al Rally Dakar que se competirá desde enero.

El piloto boliviano, Marco Bulacia
El piloto boliviano, Marco Bulacia
El varias veces campeón boliviano de automovilismo, Marco Bulacia, competirá en la clase 5 hasta 1600 c.c. a bordo de un buguie, acompañado del español Óscar Montaño. “Hemos llegado con anticipación para conocer la máquina y la forma de disputa de esta carrera que forma parte de la preparación para el Dakar”, manifestó Bulacia quien junto a su navegante y los miembros del equipo Lechudos Racing deberán cumplir con las verificaciones administrativas y técnicas, además de la reunión informativa.

La carrera Baja 1000 atrae a competidores de todo el mundo

(EFE) Más de 300 equipos provenientes de 34 ciudades de Estados Unidos y otros 23 países compiten hoy en la tradicional carrera todoterreno Baja 1000, que recorre la península de Baja California.

Los organizadores del evento, que este año celebra su 45 aniversario, anticipan la presencia de 250.000 espectadores para esta competencia que parte de Ensenada, Baja California, hacia La Paz, Baja California Sur.

La popular carrera ha llamado la atención de pilotos principalmente estadounidenses, aunque recientemente hispanos y mexicanos buscan formar parte de la competencia.

Este interés aumentó tras la edición 2010, cuando por primera vez un equipo mexicano, formado por Gustavo Vildósola y su hijo, 'Tavo' Vildósola Jr., logró ganar la división "trophy truck", la categoría más llamativa de Baja 1000.

"Como en todo deporte hay sus tabúes y aquí uno de ellos era que un mexicano no podía ganar. A pesar de que es una carrera en México, la mayoría de los competidores son extranjeros", dijo a Efe Gustavo Vildósola.

El piloto enfatizó que poco a poco los hispanos están descubriendo las maravillas de este deporte, único en su tipo.

"Considero que en los últimos diez años los hispanos han aumentado e intensificado su participación con mucho mejores vehículos, mayor dedicación y éxito", agregó.

De acuerdo con los organizadores de la carrera, alrededor del 30 por ciento de los competidores son de origen latino, principalmente de estados como California, Nevada, Nueva York, Nueva Jersey, Arizona y Texas.

Juan Domínguez, miembro del equipo Pirruñas Racing, viajó al puerto de Ensenada desde Yuma (Arizona) para probar suerte con su motocicleta.

Junto con su equipo conformado por seis personas, el joven de 21 años ha practicado en distintas carreras en Estados Unidos aunque, asegura, ninguna se compara con la Baja 1000.

"Es la más grande del mundo. Desde la llegada es una experiencia, es un sueño participar en algo tan grande", afirmó Domínguez.

Sin embargo, el corredor consideró que la percepción de inseguridad en México es un factor para que el número de hispanos en esta carrera no sea mayor.

"Hay algunos pilotos que no quieren venir porque creen que no es seguro. En mi caso no veo ningún peligro en México, he venido por años y nunca me he sentido inseguro", agregó.

En este sentido, Óscar Ramos, representante en México de Score International, empresa organizadora de la prueba, informó de que tanto el Gobierno federal mexicano como el estado de Baja California han realizado operativos para garantizar la seguridad tanto de los corredores como de los asistentes.

Este posible temor no amedrentó a Stefano Palacios, residente de Los Ángeles y que tendrá este año su primera experiencia en la prueba, la cual tiene especial significado para él, debido a que terminará en Baja California Sur, de donde es originario.

Para cumplir su meta de participar junto a su equipo, Palacios Racing, el piloto tuvo tocar muchas puertas que conseguir patrocinio para sufragar los gastos que esta carrera implica.

"Es parte de la preparación, invertimos 300 horas en un carro que vamos a utilizar por espacio de 30 horas, eso además del equipo de remolque que necesitamos", comentó.

Motocicletas, vehículos todo terreno y camionetas recorrerán una ruta de 1.125 millas (unos 1.800 kilómetros) a lo largo de la península de Baja California en un trayecto que puede durar alrededor de 35 horas.

El representante de la prueba adelantó lo que espera a los competidores: "Es una ruta muy competitiva, hay áreas muy rápidas, otras muy difíciles. Hace dos semanas tuvimos un huracán ("Paul") y eso le va a traer un sabor especial. Los terrenos que tiene la península de Baja California son incomparables".

Esta carrera representa una importante inyección económica a la región, como explicó el Secretario de Turismo de Baja California, Juan Tintos Funcke, que adelantó una total ocupación hotelera, así como ingresos extra porque "todos los equipos cargan combustible y compran provisiones".

Asimismo, señaló que se acreditaron alrededor de 130 medios de comunicación de todo el mundo y anticipó que el certamen proyectará una imagen positiva tanto de Baja California como de México.