Bolivia.com Asunción Miércoles, 06 / Ago / 2014

Invasión Azulgrana en Asunción

Unas 4.000 entradas fueron adquiridas por los hinchas de San Lorenzo para asistir a la final de la Libertadores en el Defensores del Chaco, frente al Nacional paraguayo.

Hinchada de San Lorenzo invade Asunción para asistir a la final de la Libertadores. Foto: EFE
Hinchada de San Lorenzo invade Asunción para asistir a la final de la Libertadores. Foto: EFE

Unos quinientos hinchas del San Lorenzo argentino recorrieron hoy el centro de Asunción con sus camisetas y banderas rojas y negras a pocas horas de que su club se enfrente al Nacional paraguayo en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores, la primera vez que ambos equipos disputan esa fase.

Los simpatizantes del San Lorenzo han comprado las 4.000 entradas puestas a la venta para los visitantes en el encuentro que se celebrará esta noche en el estadio Defensores del Chaco de la capital paraguaya, que congregará a unas 32.000 personas.

Esta mañana unas treinta personas vestidas con los colores del San Lorenzo intentaron cortar el tránsito en la turística intersección de las calles 15 de Agosto y Estrella hasta que la Policía consiguió imponer el orden.

Unos 1.500 agentes están desplegados en Asunción para garantizar la seguridad, según la Policía.

Los alrededores del estado Defensores del Chaco serán sometidos a un "riguroso control para garantizar la seguridad de las personas y el buen desarrollo del evento", según un comunicado policial.

La Policía pidió a los aficionados del partido que respeten las normas y prohibiciones de este tipo de eventos como el porte de armas de fuego, palos o petardos.

También recordó que está prohibido el ingreso de personas en estado de ebriedad en el estadio y la venta de alcohol en los exteriores del recinto deportivo.

El Nacional y el San Lorenzo agotan la cuenta atrás del encuentro que este miércoles mantendrán en Asunción y que hará historia en la centenaria trayectoria de ambos clubes, que nunca lograron una Copa Libertadores y que ahora saborean ese sueño en el partido de ida.

Los argentinos, que llegaron el lunes a Asunción, tienen previsto reconocer el campo a dos horas de iniciarse el encuentro. EFE