Bolivia.com La Paz Viernes, 20 / Abr / 2018

César Farías, el indicado para detonar cambios en el fútbol boliviano

La salida de la dirección técnica de Mauricio Soria de la selección Bolivia causa dudas e inquietudes entre los bolivianos.

César Farías, el indicado para detonar cambios en el fútbol boliviano
Foto: AFP

La salida de la dirección técnica de Mauricio Soria de la selección Bolivia que, poco menos, se cae de madura, después de un episodio violento en que agredió a un exempleado y que se viralizó en las redes sociales, podría ser, paradoja, el motor para que el nuevo presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, detone el anhelado cambio de estructuras del fútbol nacional tras décadas de ostracismo en el fútbol sudamericano.

Te puede interesar: Selección Bolivia cayó 10 puestos en el ranking FIFA

¿Nuevos cambios?

El venezolano César Farías, que entrena al The Strongest, uno de los más poderosos de Bolivia, que viene de reinventar el fútbol profesional en su país con resultados impecables en base de un proceso serio.

Esto, en el umbral de que la FBF, en cabeza de Salinas, ponga manos a la obra a la constitución de la nueva FBF, en cuyas oficinas aún rezuman los olores de los apóstatas de la corrupción. 

Con una fuerte presión de los hinchas, dirigentes y aficionados para que no se disculpe a Soria por otra muestra de su comprobado temperamento iracundo, Salinas podría allanar el camino de nuevos horizontes, favorecido además con el cambio en el organigrama de la FBF, que supervisó la FIFA y la Comenbol, y que terminó con la era de la Liga y de las asociaciones, un  venenoso cóctel vigente desde 1977, acusadas de formar las tres cabezas de un ente irresoluto que frenó el desarrollo del balompié nacional.

¿Qué dicen los dirigentes?

Los dirigentes consideran que es la mejor oportunidad para poner en práctica los cambios globales que piden todos los amantes del fútbol.

No se trata sólo del cambio del director técnico, como sucedió hasta ahora, tomando en cuenta que son selecciones nacionales y no sólo la absoluta de la que hasta ahora se han ocupado, aunque también a medias, sin planes ni programas, como se mueven otras selecciones de la región y a mil años luz de distancia de lo que pasa en el primer mundo del fútbol.

Por principio de cuentas, Bolivia, que entre los '90 y 2000, sobrevivió con los aportes de academias privadas tales como la Tahuichi Aguilera y Enrique Happ, carece de un programa serio divisiones inferiores los 41 años que la Liga del Fútbol Profesional Boliviano extendió su metástasis.

Otras selecciones

Las selecciones de Colombia, Ecuador y después Venezuela, emergentes en el fútbol sudamericano, tomaron ese camino, contratando formadores en divisiones inferiores, para la selección y los clubes, con los resultados que hoy por hoy se ensalzan y que han puesto a sus selecciones en un plano estelar.

Venezuela ya no es la 'cenicienta' del fútbol sudamericano, ha dejado prácticamente ese lugar a Bolivia y tiene el halago de coronar ese proceso estructural y sostenido con la disputa de una histórica final mundial juvenil el año pasado frente a Inglaterra, los creadores del fútbol, y de dar dura pelea en las últimas eliminatorias mundialistas.

¿Que dicen los medios?

Los medios aseguran que el venezolano César Farías, precisamente uno de los autores del repunte del fútbol de la "vino tinto", será el elegido para dirigir la selección boliviana, pero con la actual estructura, él solo o el mejor técnico de Europa o del mundo, no podrán cambiar la historia del enquistado balompié nacional, sin un cuerpo técnico multidisciplinario y uno propio para cada categoría, sin campos de juego adecuados, sin apoyo logístico de los clubes, sin partidos amistosos y financiamiento, privado y estatal.

En esas condiciones, se escucha decir a los hinchas en las tribunas que "ni Mandrake el mago" podría hacerlo, porque no es cuestión de agitar la varita mágica, sino de trabajo, planificación e institucionalidad.

Como ocurre en cualquier actividad de la vida, en la que el trabajo, la perseverancia y la dedicación garantizan el éxito.

Hacen falta los 'reclutadores', cuya tarea es viajar por todo el país para descubrir talentos y para que lo de selección nacional no sea sólo un slogan, sino una representación real de todos los departamentos del país.

Puedes ver:

Estadio Hernando Siles, la casa de todos.

#OrgulloBoliviano Estadio Hernando Siles: Nuestra casa es la casa de todos.

Posted by Bolivia.com on Wednesday, December 13, 2017

Bolivia.com