Brasil fue el Goliat que todos esperaban

Brasil recuperó ese juego que parece más un baile en el campo de juego

Brasil recuperó ese juego que parece más un baile en el campo de juego

Brasil parecía la de Ronaldinho, Ronaldo y Rivaldo... No, esa generación es incomparable. Digamos entonces, que esta fue la Brasil de Neymar, la que todos esperan, la que definitivamente recupera la memoria de las generaciones pasadas y por fin comienza a dejar una huella que puede empezar a ponerse a la altura de su historia, de su esencia y su ADN.

Puedes leer: James Rodríguez y una esperanza de que juegue

Siempre existe la posibilidad que aquel rival que en el papel es más débil, muestre fuerte brazo y se dedique a rebelarse durante los 90 minutos. Bolivia, como todos, tenía esa oportunidad. Pero para empezar, esa idea debe estar en la cabeza y en los músculos y hoy, la verde no tenía ganas de incomodar a nadie... Brasil no pierde tiempo, nunca lo ha hecho porque, puede que la pentacampeona mundial se le olvide el juego, pero su eficacia y peligro es parte de su espíritu y no se evaporará nunca. A los 11 minutos, la estrella, Neymar, ponía a bailar zamba con el balón a los bolivianos.

Con pelota en pie, con el manejo del juego, Brasil y su hinchada pretendían, al menos por esta noche, dejar atrás esas actuaciones que hacían pensar que ese 'jogo bonito' estaba en peligro de extinción. Pero Coutinho no quiere pertenecer a esa generación que extravíe el sabor de su fútbol, tampoco lo desea y tomó cartas en el asunto para anotar en el minuto 28. Brasil volvía a ser ese Goliat que siempre ha sido en suramérica... por ahora.

La gente pensó que ya se trataba de un trámite, uno muy vistoso y gustoso, cuando a los 39, Filipe Luis, con asistencia de Neymar, anotaba el tercero... y aún más cuando Gabriel Jesús puso el cuarto a los 44. En el primer tiempo, Goliat había hecho su trabajo y la samba futbolera movía sus caderas para hacer gritar y bailar a un país que necesita el balón para que su vida sea normal.

Seguramente dicen que Brasil hacía magia con el balón porque hacía desaparecer a sus rivales y hoy, nuevamente, el encanto llegó y Brasil desapareció a Bolivia. ¿Dónde estaban los verdes? Nadie lo sabe. Magia. Y ese tipo de actos merecen un aplauso, así que Roberto Firmino en el minuto 75 marcó el quinto y las palmadas llenaron el estadio con esos gritos de gol que son tan familiares para los brasileros y que siempre hacen falta... es parte importante de su idioma. Marcador final: Brasil 5 - 0 Bolivia. 

Bolivia tuvo su oportunidad, pero no pudo ser 'David', simplemente fue una víctima de un Goliat que lo puso a bailar samba en el césped, con una magia digna de las tradiciones brasileras y que empieza a filtrarse en el miedo de los rivales que se van a encontrar con Neymar y su generación... Aunque puede que no funcione con todos.

Mira los goles

Te puede interesar

#EliminatoriasRusia2018 La Tricolor se l...

Ver publicación completa

Colombia.com