Bolivia.com Sao Paulo Jueves, 10 / Jul / 2014

Uno de los grandes admiradores de la escuela alemana

El seleccionador argentino Alejandro Sabella, es un admirador de la escuela futbolística germana, a la cual tendrá que enfrentar en la final de la Copa Mundo.

El director técnico Alejandro Sabella entrena con la selección de Argentina. EFE
El director técnico Alejandro Sabella entrena con la selección de Argentina. EFE

El entrenador argentino Alejandro Sabella es un admirador de la escuela futbolística de Alemania, a cuya selección se enfrentará el domingo, en el estadio Maracaná de Rio de Janeiro, por el título Mundial.

Será la tercera final entre argentinos y germanos: en 1986, Argentina venció 3-2 y en Italia 1990 ganaron los europeos.

"Hay dos escuelas futbolísticas a las que admiro: la de Brasil y la de Alemania", ha destacado Sabella, que tras vencer en la tanda de penaltis por 4-2 a Holanda, en el estadio Arena Corinthians, de Sao Paulo, puede convertirse en el tercer entrenador argentino que levanta un título mundial, junto a César Luis Menotti y Carlos Bilardo.

Sabella destacó que las grandes selecciones alemanas tuvieron jugadores de riqueza técnica y citó varios de ellos, como Lothar Mattheus y Franz Beckenbauer.

"Siempre han demostrado gran poderío físico, táctico, fuerza mental y siempre ha tenido cierto tinte sudamericano en sus jugadores clave con los cuales hizo historia. Ahora se le suma que pueden jugar los hijos de extranjeros nacidos en Alemania", analiza.

Sabella destaca que Alemania es un "país del primer mundo de verdad que sabe lo que es trabajar a mediano y largo plazo y el trabajo en equipo".

El entrenador que fue campeón de la Copa Libertadores de América con Estudiantes de La Plata en 2009 en Brasil ante Cruzeiro, antes de tomar las riendas de Argentina en 2012, sostiene que Alemania llega más descansada a Maracaná.

Los germanos golearon a Brasil 7-1 el martes y tendrán un día más para prepararse a la final. Además, considera que la facilidad con la que resolvió su choque contra Brasil (5-0 en el primer tiempo), le permitió no emplearse a fondo en el segundo tiempo de la semifinal.

El técnico recuerda que esa distorsión, la diferencia de un día, ya la sufrió en Francia 1998, y condicionó un partido lastrado por el calor de Marsella. Sabella era ayudante técnico de Daniel Passarella y fue eliminado por Holanda en los cuartos de final.