Martes, 07 / Feb / 2006

Morales sostiene que las transnacionales complotan

(La Paz - Bolivia.com)

El Presidente se reunió con los militares, quienes le alertaron de un eventual complot. Hoy se reunirá con los campesinos para diseñar medidas de contención.

El presidente de la República, Evo Morales Aima, denunció que algunas empresas transnacionales iniciaron un proceso de desestabilización de su Gobierno y demandó el apoyo de las organizaciones que lo respaldaron en las elecciones de diciembre para contrarrestar eventuales medidas de presión en su contra.

“Ya hay algunas conspiraciones de algunas transnacionales. Esta mañana (lunes) ya tuvimos reuniones con el Alto Mando militar en las que nos daban información de cómo están preparando eso (la conspiración)”, dijo el mandatario a los dirigentes campesinos reunidos en la Federación Departamental de Campesinos de La Paz Túpac Katari.

Hay que movilizarse “para nacionalizar (los hidrocarburos). Tenemos que estar organizados y vamos a convocar a todos los sectores”, señaló en medio de los aplausos de la concurrencia.

Al lado de Morales Aima se encontraba el vicepresidente de la República, Álvaro García Linera, quien también demandó la movilización de los campesinos para rechazar la presión. “Ya no va a ser movilización contra el Presidente, sino será para proteger al Presidente, para defender la nacionalización, para defendernos de los gringos, para defender la Asamblea (Constituyente)”, arengó García Linera.

Es la primera vez que el Presidente de la República denunció un complot de empresas transnacionales.

El 29 de enero, transcurrida una semana de la posesión de Morales Aima, el presidente venezolano Hugo Chávez denunció que su colega boliviano era “víctima de actividades conspirativas” y que tenía evidencias “de sectores en Bolivia moviéndose, viendo cómo le impiden a Evo gobernar”.

Ante esa “amenaza”, el Presidente y el Vicepresidente reclamaron el apoyo del campesinado, al que consideran el bastión de la defensa de los “intereses del país”.

García Linera dijo que la unidad de los campesinos será importante porque “los oligarcas quieren hacer daño al Gobierno del hermano Evo Morales” y por eso será necesario actuar en bloque. “Hay que movilizarse contra los que quieren hacer daño, porque van a presionar las petroleras, los gringos”, insistió.

Aseguró que esa unidad será no sólo para proteger al Presidente de la República, sino también las medidas de cambio que prepara el Gobierno.

“Tenemos que unirnos para proteger, y podremos gobernar 500 años”, dijo.
Por su parte, Morales Aima explicó a los dirigentes campesinos que es necesario tener en cuenta dos cosas: “Llegar al Gobierno y tener el poder”.
Así, dijo que los indígenas llegaron al Gobierno, pero tienen que ejercer el poder. “Tenemos el Gobierno, pero nos falta, no hemos ganado el poder político, por eso tenemos que trabajar con todos los sectores”, aclaró.

Luego el gobernante dijo que la tarea es aún larga y que los que representan el modelo neoliberal intentarán trabar todos los emprendimientos que tiene planificados el Gobierno.

Invitó a la dirigencia campesina a una reunión para las 05.00 de hoy. Anunció que esa cita sería para diseñar las estrategias en defensa de las nuevas medidas que está a punto de ejecutar el Gobierno. Sin especificar fechas, el Jefe de Estado dijo que la nacionalización será una de las taras más difíciles que tendrá su administración.

También invitó a los dirigentes a presentarle pruebas fehacientes en caso de que tengan algunas denuncias contra las autoridades de su Gobierno. “No puedo darme cuenta de todo lo que pasa, ustedes háganme notar, dicen que hay una persona que antes no estaba y ahora está en el Gobierno, por favor, háganme notar”, reiteró.

Asimismo, se refirió a la elección de los presidentes de las dos cámaras legislativas y dijo que ambos, Edmundo Novillo en Diputados y Santos Ramírez en Senadores, son representantes de los quechuas. “Para no defraudar a los aymaras quería pedir nombres, pero a veces, cuando uno pide nombres, todos quieren ser (ministros). Entonces, para no equivocarme yo he decidido personalmente designar a un aymara en la Cancillería, está el hermamano David Choquehuanca como canciller, primer canciller aymara de nuestro país”, afirmó.

Según Morales Aima, sólo la fuerza y movilización de los mismos sectores que lo llevaron a la Presidencia terminarán presionando para que el Congreso Nacional apruebe la Ley Especial de Convocatoria de la Asamblea Constituyente.
Según García Linera, existe un error en el movimiento campesino que debe ser resuelto cuanto antes. Así, planteó la unidad de las dos confederaciones de campesinos. Sin citar nombres, dijo que debe ser un “compañero combativo” el que haga esa tarea.

PARA DERROTAR A OLIGARQUÍA

El triunfo de Evo Morales Aima como el primer presidente de origen aymara no tendrá razón de ser si no se da el segundo paso para derrotar a la oligarquía, dijo ayer el vicepresidente Álvaro García Linera a los campesinos reunidos en la Federación Departamental de Campesinos de La Paz Túpac Katari.

“La lucha no ha terminado, tenemos que dejar sin aire a los adversarios, no hay de dejar respirar a los oligarcas. Para dar el segundo paso, y el segundo paso es la Asamblea Constituyente”, dijo la autoridad gubernamental.

Añadió que este enfrentamiento aún no tiene fin. “Los k’aras todavía siguen, no se han acabado, siguen teniendo la fuerza y el poder”, recordó.

Para eso —dijo— la movilización de todos los sectores es un hecho. “Tenemos que ser claros, van a haber movilizaciones”, insistió.

“Ya hemos festejado el triunfo, hemos bailado, pero la guerra sigue. ¡Entonces, esta Federación de Campesinos tiene que mantener la guardia para otro paso importante!”, arengó el Vicepresidente.

Aseguró que la federación que aglutina a las 20 provincias paceñas será el bastión de defensa de la Asamblea Constituyente.

Por su parte, el Jefe de Estado precisó que el Congreso tiene “hasta fines de febrero, máximo hasta la primera semana de marzo”, para aprobar la Ley de Convocatoria a la Asamblea Constituyente. “Si no se aprueba en ese tiempo, la Asamblea corre el riesgo de fracasar”, alertó.

Explicó que la propuesta del Poder Ejecutivo, que será remitida hoy al Congreso Nacional, tiene como ejes la elección de tres asambleístas por cada circunscripción y de al menos una mujer necesariamente.

García Linera demandó el apoyo de los campesinos para dar cada paso. “Es como si estuviéramos en el Illimani, estamos subiendo un cerro alto”, precisó la autoridad, quien pidió además no retroceder en la lucha por conseguir el pleno poder político en el país.

Román Loayza, CSUTCB: Es un golpe.

Los militares, en la reunión con el Presidente, han alertado de que las empresas están preparando un golpe. Nosotros, el sector campesino, ya nos hemos declarado en estado de emergencia y estamos convocando al Estado Mayor del Pueblo que está funcionando desde hace cuatro años.

Miguel Majluf, senador del MNR: Sin comentarios

Muy poco yo podría decir sobre las palabras que supuestamente el Presidente de la República hubiera dicho. Por eso, no puedo hacer ningún comentario al respecto. Ahora yo estoy en mi distrito (Beni), y desde aquí es difícil conocer las declaraciones del mandatario Evo Morales.

Tito Hoz de Vila, de Podemos: Es descabellado

No conozco las declaraciones del Presidente. Pero eso (lo de una conspiración de las transnacionales) me parece un absurdo, es algo descabellado que haya una cosa así. No puedo hacer más comentarios porque no sé bien acerca de las palabras de don Evo Morales en El Alto.

José Villavicencio, de UN: Confidencial

Seguramente el Presidente tiene informes confidenciales que permiten establecer los contratos con las empresas transnacionales. Entonces, él sólo tiene que aplicar las leyes y decir qué empresas están conspirando contra el Gobierno, creo que es de gravedad la denuncia.

Jaime Solares, de la COB: Con las empresas

No creo en esa versión porque Evo Morales está trabajando para las empresas. Entonces, no pueden conspirar contra el que los defiende. Nosotros queremos ver si (el Presidente) es capaz de nacionalizar sin indemnizar, recién vamos a creer que hay una conspiración transnacional.