Economía Lunes, 26 / May / 2003

Abapó-Camiri La vía se entregará en octubre de 2004

(Santa Cruz - El Nuevo Día)
A 14 meses de iniciadas las obras de la construcción de la vía Abapó Camiri, en los 189,7 kilómetros entre ruta principal y ramales que forman parte de la ruta No 9 de la Red Fundamental de carreteras del país, el avance de las obras ejecutadas por el consorcio Ferrovial-Apolo-Agroman alcanza al 26% y es previsible que las obras se entreguen en septiembre u octubre de 2004.

Ayer jueves, una comisión del Servicio Nacional de Caminos (SNC) al mando de su presidente, José María Bakovic, realizó una inspección a las obras que se desarrollan en seis tramos.
La obra fue adjudicada en el segundo semestre de 2001 tras las medidas de presión ejercidas por las entidades cívicas de la región chaqueña. Dividida en seis tramos, cinco encargados al consorcio colombo-boliviano-español Ferrovial, Apolo-Agroman y el último a Ica Bolivia, la carretera está presupuestada en 100,8 millones de dólares, de los cuales ya se utilizaron, al 30 de abril pasado, 26,1 millones.

El nivel de avance de los tramos varían entre 21 y 36% por lo que los fiscalizadores
prevén que la obra entera se entregue en octubre de 2004, plazo que se ajustará al cronograma de contratos.
Aunque los contratistas se muestran optimistas por el avance en la preparación previa al pavimento con asfalto flexible, no dejan de ocultar que la fase más crítica ya pasó el término de las negociaciones sobre el derecho de vía a propietarios de viviendas y propiedades agrícolas que fueron afectados por el proyecto. Para estas operaciones, se hizo uso de 400.000 dólares. Pero aún resta la reubicación de ductos petroleros, labores a las que se destinará unos 100.000 dólares.

Pero los conflictos no acaban allá. Según Bakovic, las organizaciones indígenas de guaraníes se han convertido en un obstáculo por cuanto pretenden exigir iguales compensaciones que las que cedieron los proyectos de tendido de ductos petroleros por concepto de impacto ambiental. “Los impactos de la carretera respecto a un gasoducto son distintos; la demanda no es racional”, dicen los ejecutivos de las constructoras.
A la construcción de la vía se prevé que las
exportaciones que transitan por la región con dirección a los mercados de Argentina y Paraguay por un valor de unos 20 millones de dólares, se incremente hasta 2005 en un 40%.

Según la Cámara de Transporte del Oriente, el 30% del transporte internacional que se registra a diario transita por esta ruta, por lo que el asfaltado es esencial, hará más competitivos a los productos bolivianos, ahorrará tiempo y dinero, y el flujo comercial aumentará.

La Doble Vía se queda sin proponentes

La Comisión Calificadora del Gobierno municipal, declaró desierta la tercera convocatoria de la Licitación Pública para el cobro del peaje en el kilómetro 14 de la carretera Doble Vía Santa Cruz- La Guardia, porque las empresas no cumplieron con las especificaciones técnicas del pliego de condiciones.

Osvaldo Gutiérrez, oficial mayor administrativo del municipio, dijo que mediante informe de calificación del sobre “A” del 8 de abril del 2003, se evidencia que la empresa TOLL S.A. fue inhabilitada en la revisión legal y técnica. Asimismo, las empresas Amazonas Inversiones y Esin fueron inhabilitadas por causas legales y técnicas, quedando como único proponente para la presentación del sobre “B” (propuesta económica) la empresa Cono Sur.
Gutiérrez explicó a través de una comunicación interna del 20 de mayo, la alcaldesa interina Romy Paz, instruyó, en su calidad de máxima autoridad ejecutiva de la Autoridad Responsable del proceso de Contratación se revise todo el proceso de licitación.
La Comisión revisó minuciosamente la documentación de los proponentes y en el mismo se hallaron algunas situaciones. Se confirmó la inhabilitación de las tres empresas, tal cual se estableció inicialmente.

Pero a la inhabilitación también se suma Cono Sur, ¿La razón? En la parte de requisito de servicio la ex operadora de peajes de Santa Cruz fijó un monto fijo semanal de 73.510 bolivianos, monto que en su parte literal indica “sesenta y tres mil quinientos diez bolivianos”, lo que da lugar a una confusión. Esa situación llevó a la comisión calificadora a inhabilitar al único proponente.