Bolivia.com La Paz Martes, 13 / Mar / 2018

Mitos y realidades de la endometriosis

El 30% de las mujeres que sufre de dificultades para concebir o tienen dificultades con su fertilidad padecen esta enfermedad.

Mitos y realidades de la endometriosis
Foto: Archivo

La enfermedad cuyo principal síntoma es la menstruación acompañada de fuertes dolores pélvicos y lumbares, puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de la mujer y conducir a la infertilidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 10% de las mujeres en el mundo sufre endometriosis.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las enfermedades más comunes en las mujeres?

La endometriosis es una enfermedad crónica y benigna que afecta a mujeres en edad reproductiva. Consiste en la aparición de tejido menstrual en los ovarios, las trompas de Falopio o los intestinos. No se conocen las causas exactas, pero según Andrés Gutiérrez, Médico especialista en infertilidad, una de las opciones por las que se puede producir en algunos casos es genéticamente “puede transmitirse de madres a hijas e inicia, probablemente, cuando la mujer comienza a tener los primeros periodos desarrollando un flujo retrógrado por el que las células, a través de las Trompas de Falopio, pueden regresar a la pelvis y una vez allí, se fijan y se multiplican, es por esto que se manifiesta con mayor impacto y severidad cuando la paciente está en su tercera década de la vida o se acerca a su deseo de conseguir un embarazo”.

Hoy, existen muchos mitos y falta de orientación sobre la misma, es por esto que en el marco del día mundial de la endometriosis es indispensable revisar los mitos más frecuentes sobre esta enfermedad.

Mito: El dolor en el período menstrual es normal.

Realidad: Muchas mujeres y niñas experimentan dolor en el momento de su período. Sin embargo, un dolor que interfiere con la vida cotidiana no es normal, y es a menudo debido a la presencia de una condición subyacente, como la endometriosis. Cualquier niña o mujer con severo dolor debería acudir a un especialista para determinar la causa de este dolor.

Mito: El uso de tampones o la copa menstrual son factores de incidencia en la endometriosis.

Realidad: El uso de tampones o copas menstruales no influye en que la endometriosis se produzca o altere. No existe ninguna evidencia científica que valide a esta afirmación.

Mito: La endometriosis equivale a infertilidad.

Realidad: Entre 30 y 40 por ciento de mujeres que consultan por infertilidad tienen endometriosis, pero no todas las mujeres que tienen endometriosis o dolor pélvico van a sufrir de infertilidad.  Sin embargo, este cuadro clínico debe alertar a la paciente, su médico y su familia, para promover una consulta al ginecólogo que oriente y asesore de manera juiciosa sobre la severidad de la enfermedad y el impacto en su capacidad de conseguir un embarazo. En la actualidad contamos con avanzadas técnicas de tratamiento para ayudar a las parejas con esta condición a conseguir un embarazo. La fertilización in vitro ofrece una alta probabilidad de lograr un embarazo a pesar de la severidad de la endometriosis.

Mito: El uso de métodos anticonceptivos como el dispositivo medicado (Implanón) o implante subdérmico promueve la endometriosis.

Realidad: El uso de este tipo de anticonceptivos generalmente impide que el tejido menstrual baje, sin embargo, no causan la enfermedad. Estos métodos mejoran los síntomas, fundamentalmente el dolor, y frenan o retardan en muchos casos su evolución.

Mito: Si tengo quistes ováricos tengo endometriosis. 

Realidad: La formación de quistes en los ovarios obedece a múltiples condiciones médicas, desde tumores de origen embrionario hasta quistes simples, por una alteración menor en la ovulación de la paciente. Los quistes producidos por la endometriosis se llaman endometriomas. Son el resultado de una colección de tejido de endometriosis en la superficie del ovario y la formación de un quiste llamado “chocolate”. Estos quistes se pueden confirmar vía ecografía y requieren un cuidadoso manejo por parte de su médico. Hoy en día, los ginecólogos promovemos NO operar la gran mayoría de estos quistes de “chocolate” por tener un gran impacto en la capacidad posterior de las pacientes para lograr un embarazo.

Mito: La endometriosis no afecta a mujeres jóvenes y adolescentes.

Realidad: La endometriosis es un trastorno que sufren 15 de cada 100 mujeres entre los 20 y 40  años. Usualmente se manifiesta como cólicos menstruales de gran severidad en niñas jóvenes y adolescentes. El médico debe tener en mente la posibilidad de una endometriosis en la mujer joven que no responde a los tratamientos usuales y poder recomendar un  cuidado especial, teniendo en cuenta su futura capacidad reproductiva.

Mito: El embarazo cura la endometriosis.

Realidad: La endometriosis no tiene cura. Sin embargo, el embarazo ya sea logrado naturalmente o por tratamiento de fertilización asistida, tiende a disminuir la actividad de la enfermedad. No es raro que algunas pacientes logren un segundo embarazo de manera espontánea, luego de haber requerido para el primero una Fertilización In Vitro.  

Mito: La endometriosis siempre se opera.

Realidad: La cirugía laparoscópica se requirió por muchos años para lograr un diagnóstico exacto, en muchos casos fue primera línea de tratamiento para la paciente con sospecha de endometriosis. Hoy en día su utilidad es cuestionada ya que existen técnicas de imágenes que son más exactas y eficientes que nos permiten acercarnos al diagnóstico de manera adecuada.

El beneficio de la cirugía en el manejo del dolor también se cuestiona en estos momentos, ya que el tratamiento complementario para el manejo del dolor será beneficioso para la paciente en el largo plazo protegiendo su fertilidad. Cuando nos enfrentamos a un cuadro de dolor severo con un gran impacto en la calidad de vida de la paciente, este requiere una aproximación multidisciplinaria, se debe pensar en que se someterá a la paciente a una cirugía única, con la mayor precisión posible, porque de esta se desprende un manejo integral, idealmente para toda la vida de la paciente.

Hoy en día no pensamos en cirugías múltiples como se planeaba antiguamente. La cirugía de los quistes de endometriosis, llamados endometriomas , actualmente  es muy discutida. La extensión de la cirugía produce en muchos casos una severa disminución de la reserva de los óvulos que se producen en el ovario, y limitar de manera definitiva la capacidad para obtener óvulos en un tratamiento de Fertilización In vitro.

Mito: La endometriosis no mejora al llegar a la menopausia.

Realidad: La menopausia es el cese de la menstruación, consecuencia de la falla ovárica y por lo tanto, de la producción de hormonas (estrógenos y progesterona). Como las hormonas resultan fundamentales para el mantenimiento de los implantes endometriales, al desaparecer las hormonas, también lo hace la endometriosis.

Mito: El aborto causa endometriosis. 

Realidad: No hay evidencia científica que vincule el aborto y consecuentemente el desarrollo de la endometriosis. Los que afirman lo contrario puede estar confundiendo “endometriosis” con “endometritis”.

Para Andrés Gutiérrez, Médico especialista en infertilidad “esta enfermedad en particular afronta no solo mitos, si no tabúes, falsas esperanzas y prejuicios. Hoy en día suele alterar la calidad de vida de muchas mujeres que la padecen, afectando a sus relaciones de pareja, familiares, laborales y también de reproducción. Por eso es importante resolver inquietudes como estas y transmitirles que no están solas y que deben buscar ayuda y consultar.” Agregó.  

Te puede interesar: 

¡Después de un largo día o semana, tu piel merece que la consientas!

Posted by Colombia.com on Tuesday, March 13, 2018

Colombia.com