Jacobo Libermann reflexiona acerca de  la Revolución del 52

Este es el resultado de una comp¡lación de artículos escritos por el  historiador y politólogo Jacobo Libermann, publicados en el periódico “La Razón”.

Para Libermann la Revolución de 1952 significó un nuevo rumbo en la sociedad boliviana, que marca la frontera  entre el “antes” y el después” en la historia del país.

“La revolución  desplazó patéticos actores, caducas preminencias, cambió la fisonomía del país, nada sería lo mismo y quedarían atrás, por supuesto transitoriamente, generales, coroneles y doctores de pechera almidonada y de exquisitos modales”

A raíz de que Mamerto Urrulagoitia  desconoció el resultado electoral  a favor del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y entregó el gobierno al Gral. Hugo Ballivián, los indios y cholos ingresaron al panorama nacional y se alzaron  en armas para hacer respetar lo que el pueblo  había decidido con su  voto en 1951.

El artífice

Para este politólogo, Hernán Siles Zuazo fue un infatigable  y brillante jefe  de la conspiración que concluyó en la movilización de una revolución multitudinaria.

El Dr. Víctor Paz Estenssoro fue el consumador,  la pieza cumbre en el proceso de la Revolución Nacional, que después  de la victoria del pueblo tuvo que controlar la euforia  y encaminar  las energías  en una dirección constructiva e individual.

La obra

En los últimos 48 años, 20 pertenecen  a los gobiernos del MNR, de 1952-1964, 1985- 1989 y 1993-1997, en los cuales se han realizado transformaciones importantes que han cambiado el rumbo del país.

Libermann parte de este hecho para reflexionar acerca del avance del país a partir de esa fecha. Sostiene  que a pesar de las múltiples transformaciones y planes de desarrollo, Bolivia aún se encuentra sumergida en una  rezagada pobreza; sin embargo se hace “inimaginable la escalofriante realidad” que vivía el país antes del cambio de orientación.

“Aquella era la patria de un grupo de privilegiados jugando al espejismo del progreso de la gran minería y los latifundistas  beneficiados con mano de obra gratuita”

Sobre las transformaciones

Como consecuencia  de esta revolución se introdujeron importantes medidas como la nacionalización de las minas, el voto universal   y la Reforma Agraria.

Desde el análisis que realiza Libermann todas resultaron positivas, a pesar de las insuficiencias y críticas que sufrieron.

“Para su época la nacionalización  de las grandes empresas mineras fue una decisión acertada. Con parte de sus recursos se abrieron los caminos y tierra orientales, donde está el futuro”, apunta Libermann

Añade que la Reforma Agraria con  la distribución de tierras y la liquidación de la servidumbre campesina se inscribe  entre las mayúsculas medidas libertadoras, que con el pasar del tiempo se convertiría  en una barrera contra el extremismo guerrillero.

De igual forma, argumenta que  con el voto universal  millones de seres humanos ocupan su lugar en una sociedad,  que no los puede excluir, ignorar o despreciar.

Los errores

¿Se cometieron errores, retrocesos, hubo transfugios políticos  de dirigentes  y militantes desde 1952?, es  la pregunta que se plantea Libermann,  a la que él mismo responde: “Todo eso sucedió a lo largo de la vida partidaria sin llegar a la destrucción del MNR. También hubo corrupciones, perfidia, deserciones, ignorancias y toda una serie de hechos que  retratan características, estilos  y ancestros que salieron a la superficie”

Volver