Inicio E-Mail Chat Postales Humor Especiales Horóscopo Clasificados BoliviaMall.com Turismo Fútbol
Informativos
El País
Internacional
Economía
Sociedad
Deportes
Fútbol
Ciencia y tecnología
Servicios
Amigos y contactos
Cambio de moneda
Chat
Clasificados
E-mail gratis
Postales
Encuestas
Tv Bolivia
Radios
Entretenimiento
Actualidad
Cine
Horóscopo
Humor
Juegos
Modelos
De Bolivia
Turismo
El sabor de Bolivia
Históricos
Campeones del 63
Guerra del Pacífico
Revolución del 52
Los Kjarkas
Otros especiales
Más especiales
15 de diciembre, 2003

El k’jarka Gonzalo Hermosa, un gran aporte al folklore

(La Paz - La Razón)

Ha llevado la cultura de Bolivia ya por varias naciones. Es un arduo defensor del folclore del país y con los K'jarkas ha ofrecido a la gente conciertos muy emotivos. También se metió en política, aunque luego se arrepintió más de una vez de ello.

Así es Gonzalo Hermosa, que recibió a Escape en su casa de Cochabamba para contestar a las preguntas que le hicieron varias personas: la cantante tarijeña Enriqueta Ulloa, la fan de los K'jarkas Isabel Mendoza, el columnista Puka Reyes Villa, el baterista del grupo Clímax Álvaro Córdova y la actriz de teatro Agar Deloz.

Enriqueta Ulloa (E.U.).- ¿Su realización como artista, autor y compositor fue coincidente, de alguna manera, con la realización en su vida personal?

Gonzalo Hermosa.- Entre los cantores, los músicos, los bohemios, los artistas y los folcloristas muy pocos hemos triunfado en el hogar, porque el músico, sobre todo en Bolivia, busca mercados fuera del país. Los K'jarkas, por ejemplo, hemos hecho presentaciones en un 70 por ciento en el extranjero y en un 30 en el país. Por eso, llegamos al Japón, Corea, Taiwán, Medio Oriente y otros. Por eso viajamos continuamente y, muchas veces, como remedio, hemos procurado hacer ingresar a nuestras esposas y novias en el mismo equipo como coreógrafas o asistentes. Me siento frustrado en ese aspecto, porque quise llevar un hogar y no pude. Soy separado. Otros se divorciaron y volvieron a casarse. Creo que este fracaso es atribuible a los viajes, porque las esposas e hijos se quedan. Sólo la fortaleza de muchas mujeres sostiene los matrimonios, con la confianza llevaron adelante su hogar. Sin embargo, estos parámetros no son una regla, y muchos que viajan logran tener un hogar estable.

Escape (E).- ¿Tiene algo que ver con la bohemia del artista?

Sí, pero muchos nos critican y dicen que tenemos un amor en cada puerto y no es así. Yo quiero desterrar el mito, porque un artista tiene mucho trabajo en sus giras: ofrece conferencias de prensa, entrevistas, realiza pruebas de sonido... sólo descansa en el almuerzo y en la cena. Luego se va al escenario hasta las 2.00 de la mañana, descansa tres horas y se alista porque tiene que viajar a otra ciudad para volver a actuar.

Isabel Mendoza (I.M.).- ¿Tiene algún sueño que no se cumplió?

Algunos de nuestros sueños posiblemente no fueron cumplidos, porque muchos están en camino y formación, pero hemos dejado las bases. Queremos, por ejemplo, una patria grande formada a través de los cantores y creemos que hemos dejado las bases porque hemos conversado con chilenos, ecuatorianos, colombianos y más gente de otros países. Vemos lo que nos une y nos separa. Tenemos coincidencias. Vemos los mismos chicharrones a la vereda en los caminos, vendedores ambulantes, hasta el "mocochinche" con otro nombre... queremos una nación que no tenga fronteras.

Puka Reyes Villa (P.R.).- De la formación original de los K'jarkas quedan sólo dos, los hermanos Hermosa. ¿El resto de los músicos son prescindibles?

Lo que yo quiero decir es que si el director muere, esto quedará en la nada, esto se morirá, pero como músicos siempre seguirá existiendo, y esa es la herencia de los K'jarkas. De los primeros se fueron tres, se murió uno y nos quedamos con dos. Agregamos otros y dijeron que no iba a ser lo mismo, pero mejoró. Se fueron otros y seguía mejorando. Sobre la base de los músicos hemos podido cambiar y seguir cambiando. Si se muere el grupo, que la música de Bolivia siga aunque sea con otros protagonistas, porque es bellísima.

Álvaro Córdova (A.C.).- ¿Qué opina de la falta de apoyo a la música y cultura en Bolivia por parte de las autoridades?

Siempre luché contra ello y dije que el boliviano no tiene autoestima, siempre anda copiando lo extranjero. Si hay una nueva música, copia las formas. A mí no me parece bien esperar que el extranjero haga para copiar. Hay grupos de hace 30 años que toda una vida estuvieron sobre un disco, aparece algo de moda, lo copian y tocan en todas las fiestas, a mí realmente me parece algo absurdo.

Agar Deloz (A.D.).- Como artista boliviano, ¿de qué forma puede luchar contra la piratería?

Los piratas siempre se escudan en vendedoras que ganan sólo uno o dos pesos. A mí me da pena hacerlos corretear a ellos, porque defienden su pan, su vida, su hogar... y en este país donde hay muchos desocupados encuentran al menos una manera de vender algo, aunque sean discos piratas. No es pecado llevar el pan por unas ventas. Pero detrás de estos vendedores existen grandes consorcios que amasan grandes fortunas y tienen poder político y de todo. Es difícil luchar contra ellos; sólo con leyes podemos doblegarlos para allanar y confiscar a las personas que roban, porque son ladrones y usurpan derechos a otros.







E.U.- ¿Qué sabor le dejó el haber estado en un partido?

Para mí fue de gran experiencia, pero yo soy un hombre muy puro, inocente, bohemio y pienso que la amistad, solidaridad y hermandad son palabras mayores, pero en la política no es así. Hay una diferencia entre el infierno a la gloria, y los políticos se mueven en el infierno y se mueven con otros valores. Por eso me decepcioné de los políticos y me da una gran pena por el futuro del país. Necesitamos que haya gente que haga las cosas con amor. El político procura sobre todo hacer un gran negocio y siempre lo hicieron de esa manera, porque intentan sacar la mejor tajada a Bolivia, una pobre nación esquilmada y todos los bolivianos somos víctimas de eso, porque gran parte de nuestros recursos son dilapidados todo el rato.

I.M.- ¿Qué hubiera sido de su vida si no hubiera funcionado el proyecto de los K'jarkas?

Bueno, dejé la medicina por los K'jarkas y muchos hubieran hecho lo contrario. Por esa razón me ofendo cuando me dicen doctor. Yo opté por algo que desprecian en Bolivia, la música. Procuré siempre ser músico. Si no hubiera nacido los K'jarkas también hubiera sido músico. De médico podía desempeñarme, pero siempre hubiese estado pensando en la música y soñando con ser un artista.

P.R.- Usted se hizo fama de ser fundamentalista debido a la forma en que entiende el folclore. Sin embargo, José Luis Morales, un bajista de rock, estuvo en los K'jarkas. ¿Su separación tuvo algo que ver con sus prejuicios?

Yo soy un amante de la música boliviana. Si me tratan de fundamentalista es porque digo que primero está Bolivia y después cualquier otra cosa. Ni nosotros le dimos al país todo lo que tendríamos que darle. Yo le dije a Morales, él es excelente bajista, que debemos procurar que el bajo aprenda de los caluyos, la cueca. Además, le señalé que no lo haría solo, sino entre ambos. El gran pecado es que lamentablemente a José Luis lo que le gustaba, lo que podía sacar de los K'jarkas, era más el dinero que otra cosa.

A.C.- ¿Qué opina de la usurpación de la música nacional por parte de músicos chilenos, argentinos?

Es porque nuestro Ministerio de Cultura no funciona. Nosotros defendimos el caso de la Lambada. Me costó mucho trabajo y acudí a varias instancias para salir victorioso de eso, una batalla que duró dos años.

E.- ¿Cómo pueden contribuir los artistas a mejorar la situación social de Bolivia, un país donde la amenaza y el conflicto son una cosa del día a día?

A veces, pienso que los K'jarkas pueden agarrar la canción y hacerla protesta, darle duro al Gobierno y encender las mechas y el polvorín en la sociedad. Nosotros hemos procurado, más bien, que estas cosas se vayan apaciguando para llegar a diálogos. Y podemos hacerlo porque la música tiene un gran poder de convencimiento y nadie puede escapar al embrujo de una música. El humano es dependiente de la música.

Perfil

Nació en 1950 y en el parto fue atendido por un médico judío que había llegado a Bolivia escapando de la Segunda Guerra Mundial. Vino al mundo con un lunar en la mano y el comentario de sus familiares fue el siguiente: "Este niño nació marcado, será un gran poeta, músico, escritor y, tal vez, un médico". Razón no les faltaba. El compositor aprendió la música de manera autodidacta y a los 11 años era todo un maestro en el manejo de la guitarra. A los 12 compuso ya una cueca y ha sido fundador del grupo los K'jarkas, que ha dado a conocer la música de Bolivia por un sinfín de países.





Correspondencia, sugerencias e informaciones a:
prensabolivia@interlatin.com
Fax : (591-2) 222-5734 

Exprese su opinión en los foros de Bolivia.com

 
 
 
 


 
Correspondencia, sugerencias, informaciones ingrese a: Contáctenos
Anuncia en Bolivia.com | Acerca de Interlatin | Información Corporativa | Información Legal

Visite: Colombia.com | Futbolargentino.com
Bolivia.com no está afiliado al Gobierno Boliviano. Bolivia.com es una marca de Interlatin Corp.
Bolivia.com is not affiliated with nor sponsored by the Government of Bolivia. Bolivia.com is a trademark of Interlatin Corp.