Bolivia.com La Paz Martes, 12 / May / 2020

Japoneses demostraron lo fácil que es contagiarse por coronavirus

El no lavarse las manos puede ser perjudicial para ti y las personas a tu alrededor.

Un líquido fluorescente representó el coronavirus. (Captura video)
Un líquido fluorescente representó el coronavirus. (Captura video)

Sin duda alguna, la noticia más importante de este 2020 (aún sin siquiera llegar a la mitad del año) es la pandemia de la COVID-19, que ya se encuentra en más de 180 países a escala mundial.

Desde que se encontraron los primeros casos a finales del año 2019, las autoridades internacionales pidieron (primero en China y luego al resto del mundo), priorizar el lavado de manos como forma temprana de prevenir el contagio.

De acuerdo con expertos, el simple hecho de lavarse las manos cada vez que se tenga contacto con el mundo exterior, es decir, fuera de la cuarentena, reduce hasta en un 50 % el contagio por coronavirus. Matar el virus al primer contacto con nuestro cuerpo, podría no solo salvar nuestra vida sino también la de las personas a nuestro alrededor.

Sin embargo, después de varias campañas a favor de esta iniciativa, son muchas las personas que aún no toman conciencia de esta medida de higiene, así como de no pasarse las manos por el rostro, pues es precisamente por las vías nasales por donde ingresa el virus al cuerpo.

Por esto, el canal público japonés, NHK, decidió realizar un experimento social con el cual demostrar la incidencia que tiene el no lavarse las manos en la cadena de contagio dentro de una población particular.

Para la actividad, fueron reclutadas varias personas que se reunieron en un pequeño local para participar de un buffet. En el lugar hizo presencia un joven al que le fue aplicado un líquido que solo se puede ver bajo los efectos de una luz ultravioleta, pero que podía ser fácilmente untado en los elementos del cuarto y de las personas en éste.

Así, al transcurrir 30 minutos de lo que podría ser tildado como una dinámica social normal, los gestores del experimento apagaron las luces y pusieron al descubierto los “estragos” del ‘primer infectado’: al menos 10 personas más se habían “contagiado” con el líquido y evidenciaban rastro del mismo, tanto en manos como en su ropa e, incluso, algunos hasta en sus rostros.

La conclusión del ejercicio es simple: la facilidad de contagio del coronavirus es tal, que una sola persona infectada, en un ambiente de vida “normal”, puede contagiar a diez más, en tan solo media hora.

Recuerda seguir todo nuestro contenido en Google News

Christopher Ramírez - Bolivia.com