Actualización: Mar, 09 / Jul / 2019 11:13 am
Bolivia.com La Paz Mar, 09 / Jul / 2019 11:12 am

Justicia italiana condena a responsables de la dictadura boliviana

La dictadura boliviana acompañó a la de países como Uruguay, Chile y Perú, que hicieron parte de la Operación Cóndor, plan con el que se buscaba establecer una ideología neoliberal en Sudamérica.

Luis García Meza (der), dictador boliviano entre 1980 y 1981, junto con su ministro del Interior, Luis Arce Gómez (izq). Foto: Twitter
Luis García Meza (der), dictador boliviano entre 1980 y 1981, junto con su ministro del Interior, Luis Arce Gómez (izq). Foto: Twitter

La sentencia de la Justicia italiana a cadena perpetua para responsables de la ‘Operación Cóndor’ fue recibida este lunes en Bolivia con la esperanza de que ayude a abrir en el país juicios pendientes por crímenes de las dictaduras.

"Necesitamos que la Comisión de la Verdad establezca responsables materiales e intelectuales de crímenes de lesa humanidad y que se inicien los juicios correspondientes", declaró a los medios Ruth Llanos, presidenta de una asociación de víctimas.

La responsable de la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional (Asofamd) compareció en La Paz, junto con la Defensora del Pueblo de Bolivia, Nadia Cruz, para pronunciarse sobre la condena del Tribunal de Apelación de Roma.

El tribunal condenó este lunes a cadena perpetua a 24 jerarcas y militares de Bolivia, Chile, Uruguay y Perú acusados de la desaparición de italianos en la Operación Cóndor, el plan represor en América Latina durante las décadas de 1970 y 1980.

Ruth Llanos recordó que el dictador boliviano Luis García Meza y su ministro del Interior, Luis Arce Gómez, ya fueron condenados en 2017 en Bolivia, pero "lastimosamente" el primero de ellos murió en 2018, mientras que el segundo está encarcelado en el país tras ser sentenciado a 30 años de prisión.

Por ello, consideró que la sentencia en Roma, que afecta a ambos, "es un paso más" para que en Bolivia no queden impunes crímenes de las dictaduras, porque "los años van ocultando a veces todos los destellos de memoria".

Apoyo internacional

Llanos calificó de "histórico" que un tribunal europero haya investigado durante años desapariciones en países como Bolivia, al mostrar que estos casos pueden "convertirse en justicia internacional".

La presidenta recordó que estos casos figuran en un informe al que será sometida en noviembre próximo Bolivia ante Naciones Unidas, cuya respuesta por parte del país confió en que contribuya a revelar "dónde están los desaparecidos, a cuántos nos pueden entregar, porque necesitamos saber dónde están".

En busca de la verdad

Por su parte, la Defensora del Pueblo valoró la sentencia como "una señal de lucha contra la impunidad" en Bolivia, con la esperanza de que "va a marcar la línea que debería hacer el resto de países".

Cruz agregó que en Bolivia "lastimosamente" están pendientes muchos juicios por crímenes durante las dictaduras, ya que hubo procesos por desapariciones forzosas pero existe "aún impunidad" en casos de "genocidio, asesinatos, torturas".

Al respecto, demandó que la Comisión de la Verdad en Bolivia dé pie a juicios por crímenes de lesa humanidad.

Llanos y Cruz hicieron estas declaraciones en la sede de la Defensoría del Pueblo de Bolivia tras participar en una videoconferencia con abogados, representantes de la Comisión de la Verdad y del Gobierno boliviano desplazados a Roma.

Un paso hacia la justicia

El tribunal italiano cambió de este modo una sentencia en primera instancia de enero de 2017, que estableció ocho cadenas perpetuas, entre ellas las de García Meza y Arce, pero absolvió a 19 imputados por haber prescrito los delitos.

El proceso comenzó con la denuncia hace veinte años en Italia de familiares de una veintena de desaparecidos latinoamericanos con orígenes italianos.

La Comisión de la Verdad tiene la tarea de investigar lo acontecido en cada dictadura en Bolivia, para remitir sus conclusiones a la Fiscalía, que será la que establezca responsabilidades.

Se cree que durante el periodo 1964-1982 las dictaduras militares provocaron 1.392 personas asesinadas, 486 desaparecidos y 2.469 exiliados en Bolivia, según datos del jesuita español Federico Aguiló que son referentes de la investigación.

Te puede interesar: Morales recibe cartas credenciales de embajadores de 16 países

EFE - Bolivia.com