Fallece P.D.James, la reina de las novelas policíacas

La escritora británica P.D.James, fallecida a los 94 años, dejó un legado de una veintena de obras detectivescas que engancharon por su narrativa y estilo a miles de lectores, lo que la situó como una referencia en el género.

La escritora británica Phyllis Dorothy James durante una lectura de su libro "La muerte llega a Pemberley" en marzo de este año. Foto: EFE
La escritora británica Phyllis Dorothy James durante una lectura de su libro "La muerte llega a Pemberley" en marzo de este año. Foto: EFE

La escritora británica P.D.James, fallecida a los 94 años, dejó un legado de una veintena de obras detectivescas que engancharon por su narrativa y estilo a miles de lectores, lo que la situó como una referencia en el género.

La novelista, fallecida hoy en su casa de Oxford, sur de Inglaterra, fue famosa por obras como "Un impulso criminal", "Muertes poco naturales", "Intrigas y deseos", "Mortaja para un ruiseñor" o "Muerte de un forense".

Desde la residencia de Downing Street, el primer ministro británico, David Cameron, le rindió tributo al señalar que el Reino Unido sufre la pérdida de una de sus escritoras más reconocidas.

"Es una de las mejores escritoras británicas especializadas en la novela de crimen que emocionó e inspiró a generaciones de lectores", destacó el jefe del Gobierno en una declaración.

Phyllis Dorothy James, más conocida como P.D.James, nació el 3 de agosto de 1920 y, tras dejar la escuela a los 16 años, contrajo matrimonio a los 21 años con Ernest Connor Bantry White, un médico del Ejército, con el que tuvo dos hijas, Claire y Jane.

Pasó 30 años de su vida, de 1949 a 1979, acomodada en diversos trabajos funcionariales de servicio público, hecho que había apagado su "intención" de escribir, como explicó en 1994 en la revista literaria estadounidense The Paris Review.

El desencadenante que hizo que su vida virase hacia la escritura a una edad tardía ocurrió tras la Segunda Guerra Mundial, cuando su marido regresó de la contienda con importantes problemas mentales, lo que obligó a su hospitalización.

Debido a su estado psicológico, P.D.James tuvo que asumir en solitario la responsabilidad de ocuparse de las dos niñas.

James ocupó sus tardes y sus pensamientos rasgando con su pluma el papel del que salió el personaje que le hizo saltar al estrellato literario, Adam Dalgliesh.

Siempre fue una avezada lectora de novelas de crimen y esta traumática experiencia le hizo volcar una de sus pasiones en el papel para escapar de la realidad que le rodeaba.

Al hablar de P.D. James es obligado también citar a Adam Dalgliesh, el personaje de ficción que hizo que la escritora se situase como una de las referencias de novelas de detectives.

La escritora describió a este personaje como un hombre "alto, oscuro y atractivo", además de icono de los lectores interesados en el género detectivesco.

Muchas de las obras de P.D.James fueron adaptadas al cine y la televisión, por lo que la figura de Dalgliesh cobró vida y quedó en la retina de miles de espectadores.

En 1991 fue reconocida con un título nobiliario como es el de baronesa de Holland Park, en reconocimiento de su trayectoria y aportación a la literatura británica, y tenía derecho a ocupar un asiento en la Cámara de los Lores.

La editorial Faber & Faber, que publicó los libros de James desde su primera novela, en 1962, definió a la escritora como una persona "excepcional, una inspiración y una gran amiga para todos".

P.D.James era tan apasionada por la literatura que el año pasado llegó a decir a la BBC que estaba trabajando en una nueva historia de detectives y que para ella "era importante escribir una más".

"A medida que te haces más mayor escribir se vuelve más complicado, ya que la inspiración tarda más en llegar. Sin embargo, el hecho de ser novelista hace que tengas que seguir escribiendo", aseguró entonces la autora en su entrevista con la BBC. EFE/Adrián Blanco Ramos

Artículos Relacionados

+ Artículos