Por: EFE • Bolivia.com

Ministro de Salud dice que Bolivia tiene datos esperanzadores contra la covid

El ministro de Salud, Jeyson Auza hizo un balance de las estrategias utilizadas en el Gobierno de Luis Arce.

Actualización
Bolivia reporta 175 nuevos casos y siete fallecimientos a causa de la covid. Foto: EFE
Bolivia reporta 175 nuevos casos y siete fallecimientos a causa de la covid. Foto: EFE

El ministro de Salud, Jeyson Auza hizo un balance de las estrategias utilizadas en el Gobierno de Luis Arce.

La detección de los casos de covid-19 de forma gratuita, el plan de vacunación y evitar más cuarentenas rígidas han sido parte de la estrategia que ha implementado Bolivia para hacer frente a la pandemia en estos dos años, que también ha desnudado las carencias en el sistema de salud.

El ministro de Salud, Jeyson Auza, en una entrevista con Efe hizo un balance de las estrategias utilizadas en el Gobierno de Luis Arce, pero también en el transitorio de Jeanine Áñez en estas cuatro olas de contagios por las que pasó el país, con casi 900.000 casos, más de 21.000 decesos y más de 770.000 recuperados.

Desde los primeros casos detectados en marzo de 2020 hasta esta desescalada de la cuarta ola se ha cambiado de estrategia priorizando la detección oportuna de la enfermedad e impulsando la vacunación masiva que ahora están dando "datos esperanzadores" al país, según Auza.

"La pandemia no ha concluido, el virus no ha desaparecido, tenemos datos esperanzadores, sí, pero no podemos bajar la guardia, por eso siempre vamos a recomendar aquellos elementos que permitan evitar el sufrimiento a nuestra población", expresó Auza.

Estrategias

El ministro explicó que en la primera ola de la pandemia, Áñez aplicó una "monoestrategia", que es la cuarentena rígida que solo "encerraba a las personas", pero que no estaba acompañada de otros componentes, por ejemplo, de la regulación de precios de medicamentos o la detección masiva de los contagiados.

Luego, desde el Gobierno de Luis Arce en 2020 se cambió la estrategia hacia una enfocada en el diagnóstico "oportuno y gratuito", la coordinación con los Gobiernos subnacionales e iniciar un plan de vacunación.

Esto estuvo acompañado de una "vigilancia epidemiológica activa, en la que se ha ido a buscar a las personas "casa por casa", en rastrillajes, en mercados, para que aquellos que estén enfermos reciban un diagnóstico y un tratamiento oportuno, comentó Auza.

Además destacó que también se trabajó con los "médicos ancestrales" para sacar guías de plantas medicinales que se pueden utilizar para combatir algunos síntomas de la enfermedad, que ha sido una alternativa requerida por la población.

De la misma forma, se dio énfasis en la tasa de letalidad, que en la primera ola fue de 6,2 %, en la segunda de 2,7 %, en la tercera de 2,5 % y que en esta última ola fue de 0,6 %, la más baja registrada como efecto de las vacunas, recalcó Auza.

"Vamos a centrar nuestros esfuerzos en una medicina preventiva promocional, en una medicina de uso de barbijo, de distanciamiento social, lavado de manos y de educación permanente que permita evitar la necesidad de terapias intensivas", comentó el ministro.

Consultado sobre la posibilidad de eliminar la obligatoriedad del uso del barbijo, como otros países ya han determinado, señaló que se deben "evaluar los niveles de inmunización en el país" para "apostar al retorno de una nueva normalidad".

 

Artículos Relacionados

+ Artículos