Bolivia.com La Paz Domingo, 01 / Abr / 2018

Palmasola, la peor cárcel del sistema boliviano

Creado en 1989, este penal es considerado el más superpoblado del sistema carcelario de Bolivia.

SIGUENOS EN:

Google News
Foto: AFP
Foto: AFP

Este centro reclusorio posee los peores índices estadísticos en el sistema carcelario boliviano, siendo la más poblada del país, con la mayor cantidad de hacinamiento, debido a su capacidad de albergue.

Este penal fue creado en 1989, con una capacidad para 600 varones, pero hoy en día, se encuentran recluidos 5.294, lo que implica una superpoblación del 782%. También existe un espacio destinado para mujeres, en el cual se ubican 385 reclusas, a pesar de que estaba destinado para 200 nada más.

El exdirector de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos, manifestó “Las cárceles hacinadas generan dinero, generan cobros millonarios, pronto saldrá una investigación de este problema. En el caso de Palmasola, es la cárcel más superpoblada del país y por eso hay corrupción”.

En el departamento de La Paz se encuentran cinco cárceles, de las cuales, la más hacinada es la de San Pedro, ubicada en el centro de la capital, construida en 1895, con una capacidad para 400 presos, y actualmente se encuentran 2.512 recluidos, representando 528% más de lo normal.

En el área de seguridad, está Chonchocoro, la más segura del país, edificada en 1992, tiene una capacidad para 103 reos, pero ahora habitan 384, lo que provoca un 273% de superpoblación carcelaria.

Te puede interesar: Segunda explosión en Oruro: ¿Fue para detener la investigación?

El penal más moderno es el Qalauma, ubicada en La Paz, creada en 2011. Cuenta con una capacidad para 150 personas, pero en la actualidad están recluidos 245. En este caso hay un 63% de hacinamiento.      

Entre las cárceles de menor hacinamiento se encuentran, Miraflores, centro femenino, en la cual viven 65 internas en un complejo construido para 100 recluidas.  

Seguida por Obrajes, en el sur de la ciudad de La Paz, con un 29% de superpoblación, ya que existen 317 reclusas en un penal diseñado para mujeres.

El gobierno presidido por Evo Morales, ha implementado una estrategia para reducir el hacinamiento, la cual consiste en la aplicación de manillas electrónicas para personas con detención preventiva, que hasta 2017 alcanzaba a 16.000 en todo el país.

Anteriormente, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, explicó que estos objetos forman parte del Plan de Seguridad Ciudadana BOL-110, y serían aplicadas en el transcurso de este año, lo cual podría ayudar a descongestionar los 63 centros penitenciarios del país. Un estudio refleja que el 70% de los privados de libertad no cuentan con sentencia condenatoria, es decir están con detención preventiva.

Otra de las alternativas para combatir esta peligrosa realidad es construir nuevos complejos penitenciarios. En la actualidad, el Gobierno se encuentra en proceso de estudios de prefactibilidad para edificar nuevas cárceles en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. 

Bolivia es el cuarto país latinoamericano con mayor sobrepoblación el mundo, con un 256% de hacinamiento en sus cárceles, la situación de sus reos es precaria e infrahumana.

El defensor del pueblo boliviano, David Tezanos-Pinto, expresó lo siguiente al respecto de esta triste realidad. “La situación es precaria, en su mayoría, infrahumana, como en la mayoría de los países del mundo. Lo más negativo es el hacinamiento, que excepcionalmente no existe en algunas cárceles de mujeres; asimismo, se evidencia la falta de condiciones para las terapias de estudio y trabajo en términos generales, aunque en una parte de las cárceles un número importante de personas puede acceder”.

Conozca un poco más de esta terrible realidad.


Bolivia.com

 

 

 

SIGUENOS EN:

Google News